Saltar al contenido principal

Nicolás Maduro acusó al expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez de liderar un plan para matarlo

El presidente Nicolás Maduro participa de un acto de Gobierno en el Palacio de Miraflores, en Caracas, el 14 de agosto de 2019.
El presidente Nicolás Maduro participa de un acto de Gobierno en el Palacio de Miraflores, en Caracas, el 14 de agosto de 2019. Prensa Miraflores / EFE

El mandatario venezolano sugirió que Uribe Vélez encabeza una trama para ingresar mercenarios a Venezuela con el fin de asesinarlo a él y otros altos funcionarios. El Gobierno colombiano tachó las acusaciones de “delirantes”.

Anuncios

Una vez más, el presidente venezolano Nicolás Maduro denunció que un supuesto plan para asesinarlo está siendo orquestado desde Colombia y, en este caso, sería liderado por el exmandatario, Álvaro Uribe Vélez, un férreo crítico del líder bolivariano.

Según relató Maduro durante un acto de Gobierno, el objetivo sería facilitar el ingreso de “32 mercenarios” a Venezuela “para venir a intentar asesinarme y asesinar a dirigentes de la revolución”.

En ese sentido, el mandatario venezolano apuntó a Uribe Vélez como el “cerebro” de la presunta operación, con el respaldo del embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos, y del opositor venezolano Lester Toledo, quien se marchó del país en 2016 luego de que se iniciara una investigación en su contra por supuesto terrorismo y otros delitos.

De acuerdo con Maduro, que citó presunta información de Inteligencia, “Álvaro Uribe Vélez, Francisco Santos y Lester Toledo lo han discutido en el búnker en la casa donde vive” el expresidente colombiano.

Según el jefe de Estado venezolano, la operación desde Colombia también buscaría generar “actos violentos” en Venezuela, con el objetivo de desestabilizar a su Gobierno. Sin embargo, remarcó que se encuentra “protegido por Dios y por la fuerza del Estado venezolano”.

En el pasado, Maduro ya acusó al Gobierno colombiano de estar detrás de presuntos planes en su contra, incluyendo el supuesto ataque de un dron durante un desfile militar el 4 de agosto de 2018, que el mandatario catalogó como una conspiración para asesinarlo planeada por Colombia y Estados Unidos.

Maduro vuelve así a elevar las tensiones con Colombia, en momento en que las relaciones entre los países están profundamente deterioradas. El Gobierno colombiano, encabezado por Iván Duque, delfín de Álvaro Uribe Vélez, mantiene una férrea oposición al líder de la denominada Revolución Bolivariana y aboga por su salida del poder.

A raíz de la crisis socioeconómica en Venezuela, más de un millón de venezolanos han migrado a Colombia.

El Gobierno de Colombia considera “delirantes” las acusaciones de Maduro

A través de Twitter, el ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, salió al cruce de las denuncias de Maduro, a las que calificó de “delirantes y calumniosas”.

El funcionario defendió a Uribe Vélez y a Santos, a quienes catalogó de “dos colombianos que han dedicado su vida a servirle a la democracia”.

“Calumnias del dictador Maduro tienen como fin distraer la atención de la grave crisis en la que tiene a Venezuela, y de las repudiables violaciones a los DD. HH. de su régimen, sobre las cuales dio cuenta la señora (alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos) Michelle Bachelet”, escribió.

Una delegación de Noruega busca reactivar el diálogo en Venezuela

Por otro lado, el líder opositor Juan Guaidó aseguró que el Gobierno de Noruega envió una nueva misión diplomática con el objetivo de reactivar los diálogos entre la administración de Nicolás Maduro y la oposición, paralizados por el retiro de la delegación oficialista.

En una rueda de prensa, el presidente de la Asamblea Nacional explicó que “el reino de Noruega insiste en mecanismo de mediación, como lo hace el grupo internacional de contacto” y dijo que la oposición está dispuesta a “participar en cualquier espacio que aproxime una solución real al conflicto”.

En ese sentido, Guaidó aclaró que el diálogo es una herramienta más en su intento de desplazar al Gobierno de Maduro, junto con las medidas de presión internacional, y prometió insistir en todos los mecanismos que “sean útiles de cara al objetivo planteado: cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

Hace una semana, el Gobierno de Nicolás Maduro decidió retirarse de la mesa de negociación en rechazo al apoyo que la oposición liderada por Guaidó mostró al bloqueo total de bienes estatales venezolanos en Estados Unidos, que fue dictado por el presidente estadounidense Donald Trump.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.