Saltar al contenido principal
Migrantes

Apatridia: el drama de nacer sin nacionalidad

Según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados, al menos 10 millones de personas en el mundo son apátridas y un tercio de ellas son niños. Al no ser considerados como nacionales por ningún Estado, los apátridas no gozan de derechos básicos como la educación o la salud. Algunos países toman medidas para que cada día sean menos las personas en esta condición en el mundo.

Anuncios

El hijo de Yuderlis Jiménez nació en Colombia pero no fue considerado como colombiano. El hecho de nacer en el país no le garantizaba la nacionalidad. Ahora, gracias a una medida del Gobierno, el bebé de esta venezolana y otros 24.000 menores dejarán de ser apátridas.

"Nos unimos para decirle a esos 24.000 niños que han estado en esa situación que prácticamente conducía a la apatridia que no van a estar en esa situación y hoy se les entrega la nacionalidad colombiana para que tengan ese derecho amparado universalmente", anunció el presidente Iván Duque el pasado 5 de agosto.

En la actualidad, Venezuela no cuenta con consulados en Colombia, por lo que los recién nacidos tampoco podían ser registrados como venezolanos. Los beneficiados serán los menores que hayan nacido en territorio colombiano desde el 19 de agosto de 2015.

Al otro lado del mundo, en Kenia, las cosas no son muy diferentes. La mayoría de integrantes de la comunidad Shona, que migró hace unas cinco décadas al país proveniente de Zimbabue, es apátrida. Allí viven 3.500 personas pertenecientes a este grupo y se considera que la mitad son menores de edad.

Con el ánimo de minimizar el número de personas apátridas en su territorio, el Gobierno keniata entregó a 600 niños apátridas certificados de nacimiento. "Las cosas cambiarán. Con este papel será más fácil para los miembros de la comunidad, mudarse a diferentes lugares y podrán ganarse la vida por sí mismos. El simple hecho de caminar con este papel, ayudará", asegura Emma Myguni, madre de seis niños y beneficiada con el anuncio.

Aunque los Estados se reservan el derecho para decidir quiénes son considerados como sus nacionales, hay que recordar que la nacionalidad es un derecho humano fundamental.

+ Y el dato de migración de la semana: En París, un grupo de refugiados encontró trabajo en la apicultura. Se trata de una iniciativa gubernamental que busca integrar a los inmigrantes a labores de relevancia para la sociedad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.