Saltar al contenido principal

Nuevo desafío a Salvini: el barco de rescate Open Arms se dirige hacia Italia

El barco de la ONG española Open Arms navega en el Mediterráneo en una imagen de archivo, donde rescata a migrantes que intentan llegar a las costas europeas
El barco de la ONG española Open Arms navega en el Mediterráneo en una imagen de archivo, donde rescata a migrantes que intentan llegar a las costas europeas Quique García / EFE

El barco de rescate de migrantes de la ONG española Open Arms puso rumbo a puerto italiano después de que un tribunal cancelara la prohibición del ministro del Interior, Matteo Salvini.

Anuncios

El Open Arms quiere atracar en Italia. Este barco de la ONG española que rescata migrantes en el Mediterráneo lleva 147 personas a bordo desde hace 13 días tras salvarlos de un naufragio y no poder desembarcarlos en ningún puerto europeo. En la tarde de este 14 de agosto se dirigía hacia Lampedusa, una isla italiana situada al sur del país.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, prohibió que este tipo de embarcaciones llegaran a las costas italianas. Sin embargo, el Tribunal Administrativo Regional (TAR) de la región del Lacio canceló esta prohibición. Según la corte, la medida se tomó debido a "la situación de gravedad y urgencia excepcionales" con el objetivo de que "las personas rescatadas que lo necesiten reciban asistencia médica".

Salvini, líder del partido de extrema derecha Liga, anunció rápidamente que firmará otra prohibición contra la llegada del barco en las próximas horas. Tras implementar su ley antiinmigración, las embarcaciones que desafiaran las normas se enfrentaban a grandes multas y a procesos legales.

"Vivimos en un país en el que un abogado del TAR quiere dar permiso para desembarcar en Italia a un barco extranjero lleno de migrantes. Yo volveré a firmar en las próximas horas mi 'no'", afirmó el ministro del Interior. El político agregó que se está tramando un plan para "volver a abrir los puertos italianos y convertir a Italia en el campo de refugiados de Europa".

En un mensaje en Twitter, Salvini anunció un recurso urgente al Consejo de Estado y aseguró estar "dispuesto" a firmar "otra prohibición para entrar en las aguas territoriales italianas".

Según aseguraron fuentes ministeriales a la agencia EFE, el fallo del Tribunal permite que el Open Arms entre en aguas italianas, pero el desembarco dependerá de la decisión de Salvini. En otra ocasión, el ministro del Interior mantuvo retenidos durante más de cinco días a un centenar de migrantes frente Sicilia, sin dejar desembarcar ni a los migrantes ni a la tripulación.

Una decena de migrantes a bordo del Open Arms ya fueron evacuadas por motivos de salud. La ONG había advertido que se acercaba una tormenta y que la situación en la embarcación era insostenible.

El Tribunal solo admitió una excepción para el Open Arms, pero la prohibición de Salvini contemplada en la ley italiana sigue vigente para los demás barcos de rescate humanitario.

La guerra abierta de Salvini contra el rescate de migrantes

El Open Arms no es el único caso de un barco de rescate en una situación precaria. La embarcación Ocean Viking, de Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, impidió un naufragio recientemente frente a la costa de Libia y transporta actualmente 356 migrantes a bordo.

Como el barco español, el Ocean Viking no tiene donde desembarcar a los migrantes rescatados, ya que Malta también se negó a recibir a las personas a bordo.

Tras su rescate unos días atrás, Bintu, una mujer de 28 años que se encuentra en el Ocean Viking, aseguró a la agencia AFP que por fin pudo descansar en el barco: "Hacía mucho tiempo que no dormía tan bien, sin miedo, sin disparos". La joven viaja con su hijo y no duda en afirmar que prefiere "morir en el mar en lugar de regresar a Libia”, donde “te agarran donde sea y te echan a la cárcel".

Médicos Sin Fronteras aseguró que transportan a bordo "356 hombres, mujeres y niños vulnerables" y afirmó estar esperando que se les asigne "un lugar seguro que contemple los requerimientos de la ley internacional".

Como Bintu, miles de migrantes que huyen de la violencia y la pobreza intentan cruzar el Mediterráneo para llegar a las costas europeas. Sin embargo, muchos mueren en el intento al viajar en embarcaciones precarias en manos de organizaciones ilegales.

En el pasado mes de julio, las autoridades italianas detuvieron a la capitana de la embarcación Sea Watch 3, la alemana Carola Rackete. Su barco desafió la ley de Salvini y entró en un puerto italiano sin permiso, lo que le valió que fuera acusada de atacar una embarcación de la marina italiana.

Sin embargo, la Justicia la dejó en libertad al desestimar los crímenes de las cuales se la acusaba. Rackete argumentó que atracó en Italia para proteger el derecho a la vida de los migrantes, que llevaban 15 días en alta mar.

Con EFE y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.