Saltar al contenido principal

En temporada veraniega la Legion Extranjera recluta en las playas francesas

Anuncios

Berck (Francia) (AFP)

"¿Usted está de acuerdo con nuestros valores?... ¡¡¡Pues sáquese esa gorra!!!" vocifera el suboficial Sang-Jin Lee a un adolescente, que en traje de baño, chancletas y gorra se acercó a un puesto de reclutamiento de la Legión Extranjera en una popular playa francesa

"Dieciocho años, francés, soltero (...) Usted es un excelente candidato!", se entusiasma el legionario, sacando pecho bajo su corbata verde. "¿Conoce los riesgos? ¿cree que es capaz de estar sin contacto con el exterior durante seis meses, sin televisión, sin playstation?", le dice.

Bajo sus gafas de sol, el joven asiente tímidamente. "En la escuela, lo van a masacrar psicológicamente! Y va a fregar el piso", insiste.

En Berck, como en otras sesenta playas francesas, este verano "la Légion viene a mostrar que existe, a informar sobre sus misiones, sus ventajas y desventajas", explicó a la AFP Lee, jefe del puesto de información de Lille.

Cubriendo siete departamentos, su destacamento "recluta todo el año. Pero en el verano, hay menos candidatos, entonces hay que ir adonde está la gente: a las playas!", dice sonriente.

Unidad "de élite" y "de combate" con unos 8.000 hombres de 150 países, la Legión, creada en 1831 y única fuerza que incorpora soldados extranjeros en el ejército francés, debe reclutar este año "1.245 hombres, entre 17 y 40 años".

A menudo en primera línea, intervendrán en misiones internas o en operaciones en el extranjero del Ejército de Tierra.

Con 5.000 candidatos registrados desde enero, la Legión seduce a "muchos extranjeros, atraídos por su historia y su reputación", dice el soldado.

Pero sus 11 regimientos lamentablemente carecen de franceses, que son indispensables para "transmitir la lengua y la cultura", los "usos y costumbres", precisa, acordándose -divertido-, de jóvenes legionarios invitados al restaurante que habían "rociado su 'foie gras' de ketchup y mayonesa".

Además, el próximo despliegue de un nuevo sistema de información "requerirá sin duda un mejor dominio del idioma".

"Tenemos entre un 8 y un 10% de candidatos franceses", y "un 16% de francófonos (incluidos belgas, quebequenses...) en los regimientos", lamenta Sang-Jin Lee, que aspira de "un 20 a un 25% de francófonos" de aquí a 2025.

- Selección severa -

Pero, muchos vacacionistas, que a veces lanzan una mirada curiosa a los carteles y a un legionario de cartón con su tradicional quepí blanco, pasan de largo.

A pocos metros, las camionetas de gendarmes y policías tienen más éxito.

"Los entrenamientos en la Legión parecen más duros, las misiones más peligrosas que en otros lugares. Me gusta", dice Logan, de 18 años, uno de los pocos visitantes. Dos horas más tarde, Goran, de 15, se presenta buscando "pasar, física y mentalmente".

"La selección comenzará desde que llegas al puesto de información", advierte Lee. Después de una primera prueba física y psicotécnica, "van unos diez días a París", y luego "tres a cuatro semanas a Aubagne", en el sureste, sometidos a nuevas pruebas y reconocimientos médicos y viviendo "en comunidad", explica.

Los mejores ingresarán a la escuela de Castelnaudary (sur) y luego a un regimiento. Después de tres años en la unidad de combate, podrán elegir una especialidad, como mecánica, electrónica o administración.

Con una nueva identidad, para garantizar su seguridad y borrar las diferencias, los reclutas "integran una nueva familia". El salario inicial es de "1.200 euros netos (1.350 dólares)", agrega Lee.

Único cuerpo militar que acepta a expresos, excepto a los condenados por "violación, crímenes de sangre y tráfico de drogas", la Legión es "a menudo un medio para empezar de nuevo". Sin embargo, las mujeres están excluidas.

Para Logan y Goran, nada es seguro. "Es muy duro psíquicamente", dice Lee, y "el problema de los franceses es que fallan más a menudo en las pruebas".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.