Saltar al contenido principal

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México rechaza violencia en protesta contra violaciones de mujeres por parte de policías

El monumento al Ángel de la Independencia un día después de la protesta llamada "No me protegen, me violan" en la Ciudad de México, México, el 17 de agosto de 2019.
El monumento al Ángel de la Independencia un día después de la protesta llamada "No me protegen, me violan" en la Ciudad de México, México, el 17 de agosto de 2019. Luis Cortes / Reuters

Luego de las manifestaciones de mujeres realizadas ayer en contra de la violencia de género, Claudia Sheinbaum, se reunió con grupos feministas en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento de la capital.

Anuncios

Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, escribió en Twitter que ordenó a la Procuraduría de la capital mexicana realizar acciones que permitan la detención de los agresores de periodistas durante la marcha de mujeres del 16 de agosto.

La reacción se produce un día después de los hechos de violencia registrados durante las manifestaciones en rechazo a los casos de adolescentes presuntamente violadas por elementos de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México. Los días 10 de julio y 3 y 8 de agosto fueron reportados tres casos de violación de mujeres, una de ellas menor de edad, por parte de agentes de Policía de Ciudad de México.

Durante la manifestación, mujeres y hombres que también se presentaron en la protesta causaron múltiples destrozos en una estación de transporte público y en mobiliario urbano de la capital mexicana.

Brutal agresión a un reportero durante la manifestación causa indignación

Se dieron enfrentamientos con periodistas que se encontraban grabando la escena y cuya presencia no agradó a los manifestantes, que intentaron echarlos del lugar.

Un ataque sobre un corresponsal ha protagonizado reacciones en las redes sociales causando indignación al gremio periodístico mexicano. El reportero Juan Manuel Jiménez del medio de comunicación ADN 40 fue agredido por un hombre no identificado mientras narraba los pormenores de la manifestación.

La concentración, que tuvo lugar en el centro de la capital en la Glorieta de Insurgentes, se inició de manera pacífica cuando diferentes contingentes feministas leyeron manifiestos y mostraron pancartas en rechazo a los recientes acontecimientos.

Los momentos de máxima tensión en la protesta llegaron después de que manifestantes decidieron salir de la plaza y marchar por las calles, donde algunos arremetieron contra los cristales de la estación de transporte público, rompiendo también máquinas del Metro y carteles publicitarios.

Posteriormente, una parte de la concentración se dirigió a una estación de Policía, donde lanzaron objetos e insultos a los agentes, e impidieron el paso de los bomberos.

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aseguró que esa protesta "no fue una manifestación, sino una provocación", provocando numerosas críticas en redes sociales e intelectuales mexicanos como el escritor Homero Aridjis, quien manifestó repudio al machismo que considera prevalente en el país.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.