Saltar al contenido principal

El expresidente sudanés Omar al-Bashir confesó haber recibido millones de dólares de EAU y Arabia Saudita

El expresidente de Sudán, Omar al- Bashir, es vigilado dentro de una jaula en el juzgado donde enfrenta cargos de corrupción, en Jartum, Sudán, el 19 de agosto de 2019.
El expresidente de Sudán, Omar al- Bashir, es vigilado dentro de una jaula en el juzgado donde enfrenta cargos de corrupción, en Jartum, Sudán, el 19 de agosto de 2019. Mohamed Nureldin Abdallah / Reuters

En su primera comparecencia ante los tribunales, Omar al-Bashir, confesó que recibió un “regalo” por 91 millones de dólares provenientes de Riad y Abu Dhabi. Es procesado por corrupción y posesión ilegal de divisas extranjeras.

Anuncios

Encerrado en una jaula de metal y vestido con una túnica y un turbante blanco, así se le vio al expresidente de Sudán, Omar al-Bashir, durante la primera sesión del juicio en su contra en el que es investigado por aceptar obsequios de manera no oficial y posesión ilícita de moneda extranjera, cargos que le fueron imputados tras su derrocamiento.

Omar al-Bashir escuchó sin comentarios la mayor parte del informe del investigador, Ahmed Ali Mohamed, quien presentó las pruebas en su contra, pero aceptó haber recibido un “regalo” por 91 millones de dólares provenientes de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. De la millonaria cifra, 25 millones procederían del príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman, 65 más del exmonarca Abdalá Bin Abdelaziz y el millón de dólares restante, del presidente de Emiratos Árabes Unidos, Jalifa bin Zayed.

Mohamed resaltó que la cantidad de dinero encontrado “no pertenecía al Estado”. En el informe detalla que Omar al-Bashir le confesó que dicha suma había sido gastada en “obras de caridad”, pero señaló que no hay claridad sobre el destino de ese dinero, porque no existen pruebas al respecto.

Sobre ese punto, el abogado defensor, Ahmed Ibrahim, señaló que "no hay información o evidencia con respecto a las acusaciones de ganancias ilícitas dirigidas a al-Bashir" y se mostró convencido de su inocencia.

Omar al-Bashir tendrá que comparecer por segunda vez ante los tribunales el próximo 24 de agosto. La Fiscalía quiere que al exgobernante se le interrogue además por supuesto lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

30 años en el poder bajo señalamientos por crímenes de guerra

El pasado 13 de junio, cuando Omar al-Bashir fue arrestadoen su vivienda, se encontraron unos 6 millones de euros, 5 millones de libras esterlinas y al menos 351.000 dólares en efectivo. El dinero estaba repartido en bolsas de plástico en su domicilio en Jartum. A Omar al-Bashir también se le acusa de la muerte de manifestantes durante las protestas que llevaron a derrocarlo.

El expresidente fue detenido el 11 de abril tras ser depuesto por el Ejército, luego fue trasladado hasta la prisión de máxima seguridad de Kobar, donde permanece hasta la fecha.

Omar al-Bashir tomó el poder el 30 de junio de 1989 después de un golpe de estado. El expresidente resistió múltiples rebeliones, crisis económicas, intentos de golpe de estado y un sinnúmero de sanciones de Estados Unidos, durante sus 30 años de Gobierno.

Los sudaneses ven el juicio contra el exmandatario con recelo y como una prueba para que la justicia demuestre su seriedad e imparcialidad contra el máximo representante de una administración marcada por la violencia, las guerras, el colapso económico y la secesión de Sudán del Sur.

Amnistía Internacional pide que el actual juicio no retire la atención de los señalamientos que la Corte Penal Internacional presentó en contra del expresidente y que lo señalan por crímenes de lesa humanidad y genocidio por su papel en la guerra en Darfur. "Si bien este juicio es un paso positivo hacia la rendición de cuentas por algunos de sus presuntos delitos, sigue siendo buscado por crímenes atroces cometidos contra el pueblo sudanés", aseguró la organización.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.