Saltar al contenido principal

Fallece el secuestrador que retuvo a 37 personas en un autobús en Río de Janeiro

Una rehén es atendida por personal sanitario tras ser liberada por el secuestrador que la retenía en un autobús este martes en el puente Rio-Niterói.
Una rehén es atendida por personal sanitario tras ser liberada por el secuestrador que la retenía en un autobús este martes en el puente Rio-Niterói. Antonio Lacerda / EFE

Los francotiradores de la policía dispararon al hombre mientras estaba en la puerta del autobús tras casi cuatro horas de secuestro, en las que amenazó con prender fuego al vehículo y retuvo a 37 personas.

Anuncios

La policía brasileña terminó con la vida del secuestrador que mantuvo durante casi cuatro horas a 37 personas retenidas dentro de un autobús en una de las zonas más transitadas de Río de Janeiro. El hombre portaba una pistola de juguete, un cuchillo y un bidón de gasolina con el que amenazó con quemar el vehículo.

Ninguno de los rehenes resultó herido y la gran mayoría de ellos salieron por su propio pie cuando la policía disparó contra el hombre. Durante las horas de negociación previa la policía logró que soltase a cuatro mujeres y dos hombres, pero las negociaciones se volvieron confusas porque el secuestrador no pedía nada aparentemente.

La fuerza policial de élite de Río, conocida como BOPE, se encargó de las negociaciones con el secuestrador. Un francotirador fue colocado en la escena y fue quien finalmente se encargó de propinar hasta tres disparos al hombre, que en todo momento mantuvo su cara cubierta y previamente arrojó objetos en llamas a la policía.

Los agentes de policía aguardan en el puente Río-Niteroi, donde las fuerzas de seguridad mataron a tiros a un hombre que secuestró un autobús en Río de Janeiro.
Los agentes de policía aguardan en el puente Río-Niteroi, donde las fuerzas de seguridad mataron a tiros a un hombre que secuestró un autobús en Río de Janeiro. Pilar Olivares / Reuters

En un primer momento, el sujeto se identificó como un miembro de la Policía Militarizada, sin embargo, esto no ha sido confirmado por las autoridades. El secuestro paralizó una de las vías neurálgicas de la ciudad de Río de Janeiro desde las 5:30 de la mañana, en plena hora pico, provocando 81 kilómetros de retenciones. El lugar donde se produjeron los hechos fue el puente de Río-Niterói, situado sobre la bahía de Guanabara.

El autobús inició su recorrido en la localidad de Sao Gonçalo, la segunda más grande del área metropolitana de Río de Janeiro y una de las más castigadas por la pobreza extrema y la violencia armada y el narcotráfico. Tenía como destino Río de Janeiro.

Informe desde Río: Fallece el secuestrador de un autobús en Brasil

Júbilo institucional por el desenlace

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, defendió la actuación de los francotiradores y recordó el caso del autobús '174', ocurrido en 2000, cuando una profesora que era rehén murió durante un secuestro similar en Río de Janeiro.

"En aquel entonces, la orden superior era hacer cualquier cosa, menos disparar y no fue usado un francotirador. El resultado fue la muerte de una profesora inocente y después el bandido murió dentro de la patrulla", comentó Bolsonaro en sus redes sociales en referencia a la muerte de la rehén hace 19 años por los disparos del secuestrador.

Después del desenlace, el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, un extremista defensor del uso de armas y de la acción letal de la Policía en el combate al crimen, llegó en helicóptero al puente río-Niteroi y se bajó de la aeronave festejando, haciendo señales de victoria.

Con EFE, Reuters y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.