Saltar al contenido principal

Insurgentes se retiran de sectores clave del noroeste de Siria (ONG)

Anuncios

Beirut (AFP)

Yihadistas y rebeldes se retiraron este martes de sectores clave de la región de Idlib, en el noroeste de Siria, luego de que las fuerzas del régimen sirio rodearan sus posiciones, informó el Observataorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Los combatientes yihadistas y los insurgentes se retiraron de la ciudad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, así como de varias localidades del norte de la provincia vecina de Hama, en la cual se encuentra un estratégico puesto de observación turco, según el OSDH.

Con este repliegue, el puesto de observación turco en la ciudad de Morek, a una decena de kilómetros al sur de Jan Sheijun, se encuentra rodeado por las fuerzas leales al presidente sirio Bashar al Asad, precisó a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

El régimen sirio, respaldado por su aliado ruso, intensificó desde hace meses los bombardeos sobre Idlib y sectores de las provincias de Hama, Alepo y Latakia, que todavía escapan a su control.

El domingo, se apoderó de zonas en el norte de la ciudad estratégica de Jan Sheijun.

Turquía, que apoya a grupos rebeldes en Idlib, está presente en esta región en virtud de un acuerdo alcanzado el año pasado con Rusia, para evitar una gran ofensiva.

Este acuerdo preveía la creación de una zona desmilitarizada para separar las fuerzas del régimen de las zonas controladas por los yihadistas y rebeldes y permitía a Turquía establecer puestos de observación.

El lunes, las tensiones se agudizaron entre el régimen y Ankara tras la llegada de un convoy militar turco a las inmediaciones de Jan Sheijun.

El régimen sirio acusó a Turquía de haber enviado "vehículos cargados de municiones" para ayudar a los yihadistas y los rebeldes ante el avance del ejército sirio.

Según el OSDH, aviones rusos y sirios efectuaron ataques en los aldrededores del convoy, causando tres muertos.

El diario progubernamental sirio Al Watan afirmó el martes que estos ataques iban dirigidos a un vehículo rebelde que guiaba al convoy.

"Era una clara advertencia contra los intentos turcos de resucitar a los terroristas", afirmó el diario.

Turquía condenó "firmemente" este ataque y estimó que era una "contradicción con los acuerdos existentes, la cooperación y el diálogo con Rusia".

Después de ocho años de guerra, la provincia de Idlib escapa en parte al control del régimen. Está dominada por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS, exrama siria de Al Qaida) y cuenta igualmente con diferentes grupos rebeldes.

Cientos de miles de desplazados, forzados a huir de otras zonas de combate, viven en esta región. La ONU teme una catástrofe humanitaria si continúan los combates.

Más de 860 civiles murieron en los bombardeos del régimen sirio y de Rusia desde finales de abril, según un balance del OSDH.

La guerra en siria estalló en marzo de 2011 y ha causado más de 370.000 muertos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.