Saltar al contenido principal

Sudán crea un Consejo Soberano para dirigir la transición política

Anuncios

Jartum (AFP)

Sudán dio un paso más hacia una transición a un Gobierno civil al anunciar, este martes, la creación de un Consejo Soberano que se pondrá al frente del país durante este periodo, de algo más de tres años.

El Consejo estará presidido durante 21 meses por el actual jefe del Consejo Militar de Transición, el general Abdel Fatah Al Burhan, que será investido este miércoles a las 09H00 GMT, indicó un portavoz de los generales en el poder.

El órgano, que cuenta con seis civiles y cinco militares, deberá supervisar el periodo en el que Sudán cerrará un capítulo de tres décadas de mandato del general Omar Al Bashir, el expresidente que fue destituido el 11 de abril tras varios meses de manifestaciones en todo el país.

La lista de los 11 miembros del Consejo la anunció por televisión Shamsedin Kabashi, un portavoz del Consejo Militar de Transición que asumió el poder tras la destitución de Al Bashir.

El anuncio de la composición del Consejo Soberano llegó dos días después de lo previsto, pues las Fuerzas por la Libertad y el Cambio (FLC), que integran la principal organización del movimiento de protesta, solicitaron un aplazamiento a causa de unos diferendos dentro de su movimiento, según indicaron los militares en el poder.

Al cabo de 21 meses, un civil relevará al general Burhan para dirigir el Consejo Soberano durante los 18 meses de transición restantes.

Según los términos iniciales del acuerdo de transición, el Consejo debería indicar el martes si valida como primer ministro al candidato presentado por el movimiento de protesta, el economista y excolaborador de la ONU Abdulá Hamdok. El miércoles debería anunciarse su confirmación.

De resultar nombrado, tendrá que encargarse de formar un Gobierno, que deberá enfrentar la ardua tarea de enderezar la economía de un país marcado por varios conflictos internos, sobre todo en Darfur (oeste).

También se constituirá un Parlamento de transición.

- Malestar -

Pese a la euforia que despertó la firma oficial del acuerdo de transición el sábado, un malestar palpable se instaló en el bando de los contestatarios por la omnipresencia de Mohamed Hamdan Daglo, jefe de la temida fuerza paramilitar acusada de estar detrás de la represión de las protestas.

Mohamed Hamdan Daglo también es el número dos del Consejo Militar de Transición y fue nombrado el martes en el Consejo Soberno.

Más de 250 personas perdieron la vida desde que empezaron las manifestaciones, el 19 de diciembre, en Sudán. 127 de ellas murieron el 3 de junio durante la dispersión de una sentada frente al cuartel del ejército, según un comité de médicos próximo al movimiento de protesta.

Las sudanesas, muy implicadas en las manifestaciones de los últimos meses, también expresaron su descontento ante la pobre presencia de mujeres en el proceso de transición, mientras que ellas estuvieron en la primera línea de las manifestaciones.

Dos mujeres figuran entre los civiles que formarán parte del Consejo Soberano, una de las cuales, miembro de la minoría cristiana del país.

"El hambre, la falta de educación, lo que [Al Bashir] le hizo a Darfur y tantas otras cosas. Por eso bajamos a las calles e hicimos frente a los gases lacrimógenos y al acoso", recordó Fatma Abdalá Husein.

El lunes, Al Bashir compareció ante un tribunal por unas acusaciones de corrupción, algo inimaginable para los dos tercios de los 40 millones de sudaneses que nunca conocieron a otro gobernante en su país.

Con todo, la oenegé Amnistía Internacional advirtió que su juicio por corrupción no debería desviar la atención de las acusaciones más fuertes que pesan contra el exmandatario, por su presunto papel en el conflicto en Darfur.

Omar Al Bashir es objeto de órdenes de arresto interancionales de la CPI para que responda a acusaciones por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio en el conflicto en Darfur, que estalló en 2003.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.