Saltar al contenido principal

Australia: tribunal rechaza apelación de condena del cardenal George Pell por pederastia

Manifestantes ante el Tribunal Supremo del Estado de Victoria el 20 de agosto de 2019
Manifestantes ante el Tribunal Supremo del Estado de Victoria el 20 de agosto de 2019 Asanka Brendon Ratnayake, AFP

El exnúmero tres del Vaticano fue condenado en marzo a seis años de prisión por abuso sexual de menores. Un tribunal de Melbourne confirmó la sentencia este 21 de agosto, luego de desestimar la apelación presentada por la defensa.

Anuncios

Ninguna de las apelaciones que presentó la defensa del cardenal George Pell convenció a los jueces de la Corte Suprema del Estado de Victoria en Melbourne, que este miércoles 21 de agosto confirmó su condena de seis años de cárcel por el delito de pederastia.

El exasesor del papa Francisco, de 78 años de edad, "continuará cumpliendo su sentencia de seis años" en Australia, anunció la jueza Anne Ferguson, aunque reconoció que el prelado será elegible para libertad condicional después de tres años y ocho meses de prisión.

El cardenal australiano George Pell es escoltado con las manos esposadas por la Corte Suprema de Victoria en Melbourne el 21 de agosto de 2019.
El cardenal australiano George Pell es escoltado con las manos esposadas por la Corte Suprema de Victoria en Melbourne el 21 de agosto de 2019. William West / AFP

Tras ser condenado en primera instancia en marzo pasado a seis años de cárcel por abuso sexual de menores, el exnúmero tres del Vaticano se convirtió en el máximo jerarca de la Iglesia Católica en ir a prisión por este delito.

Su condena tiene que ver con el abuso sexual de dos niños de 13 años, pertenecientes al coro de la iglesia de la Catedral de San Patricio en Melbourne, donde trabajaba el arzobispo. Según las autoridades, los hechos se registraron a finales de la década de 1990.

En un principio, George Pell se enfrentaba a una pena máxima de hasta 50 años en prisión, pero el jurado tuvo en cuenta su avanzada edad, al emitir la condena de seis años.

El argumento de la “sotana pesada” y otros desestimados por los jueces

Durante el proceso, la defensa de George Pell ha presentado al menos 13 “obstáculos” que, dice, impedían que el sacerdote cometiera los delitos de los que es acusado. Uno de ellos, las características de la sotana, pues era muy “aparatosa y pesada” como para cometer una penetración oral.

"La presidenta del tribunal y el juez (Chris) Maxwell determinaron que las sotanas podían ser manipuladas de tal manera que se podría describir como que fueron movidas o apartadas hacia un lado o separadas", de acuerdo con el fallo.

El recurso de apelación de la sentencia de primera instancia se basó principalmente en que el jurado observó el testimonio de una persona, identificada como "J", quien lo denunció en 2014 tras la muerte de la otra víctima, "R", por una sobredosis de heroína.

La defensa del prelado intentó desacreditar al demandante y tras un exhaustivo análisis de los testimonios y las pruebas presentadas en el juicio anterior, dos de los tres jueces concluyeron que los miembros del jurado "no experimentaron duda".

"La presidenta del tribunal y el juez (Chris) Maxwell (titular del Tribunal de Apelaciones de Victoria) aceptaron la presentación de la fiscalía que indica que el demandante era un testigo fiable, claramente no era un mentiroso ni fantasioso y era un testigo de la verdad", dijo la magistrada.

A George Pell todavía le quedan recursos legales

Tras la confirmación de la condena en un tribunal local de Melbourne, ahora la defensa del religioso tiene la posibilidad de agotar su último recurso ante el Tribunal Superior de Australia, la más alta corte del país, dentro de los próximos 28 días.

En una declaración oficial publicada por el director de comunicaciones de la Santa Sede, Matteo Bruni, el Vaticano reiteró su “respeto por el sistema judicial australiano” y reconoció la decisión del tribunal de desestimar la apelación del cardenal Pell.

Agregó que “el cardenal siempre ha mantenido su inocencia durante todo el proceso judicial y tiene derecho a apelar ante el Tribunal Superior”.

“La Santa Sede confirma su cercanía con las víctimas de abuso sexual y su compromiso de perseguir, a través de las autoridades eclesiásticas competentes, a aquellos miembros del clero que cometen tal abuso”, puntualizó.

Un escándalo que empaña las altas esferas de la Iglesia Católica

George Pell había sido nombrado obispo auxiliar en la Arquidiócesis de Melbourne en 1987, convirtiéndose en Arzobispo Metropolitano de la ciudad en 1996. En abril de 2013, el papa Francisco lo nombró miembro del Consejo de Cardenales y, en febrero de 2014, prefecto de la recién creada Secretaría para la Economía.

A finales de junio de 2017, después de dos años de investigaciones en Australia, fue acusado formalmente de varios cargos por "crímenes históricos de violencia sexual" en dos casos separados, según información que recopila la Santa Sede en su página web.

Al prelado, quien siempre se ha declarado inocente y ha prometido que “limpiará su nombre”, le fueron impuestas medidas cautelares y confirmadas el 26 de febrero de 2019 por el papa Francisco, que le prohíben "el ejercicio público de su ministerio" y "el contacto de cualquier manera y en cualquier forma con menores de edad".

Con EFE, AFP y Reuters

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.