El petrolero iraní es "demasiado grande para atracar en un puerto griego", según Atenas

Anuncios

Atenas (AFP)

El petrolero iraní "Adrian Darya", sospechoso de transportar petróleo a Siria y al que Estados Unidos quiere inmovilizar, "es demasiado grande para atracar en un puerto griego", indicó el miércoles el ministro adjunto griego de Relaciones Exteriores.

"El petrolero de tipo VLCC [very large crude carrier], que transporta 130.000 toneladas de petróleo y que indicó Kalamata como destino, es demasiado grande para atracar en un puerto griego", declaró Miltiadis Varvitsiotis, encargado de Asuntos Europeos, en una entrevista con la televisión privada ANT1.

"Si entra en aguas griegas, solo puede fondear en alta mar y en ese momento, examinaremos" la situación, explicó.

Atenas "no desea en ningún caso facilitar el transporte del petróleo a Siria", insistió.

"Hemos recibido presiones, ha habido mensajes precisos de la parte de las autoridades estadounidenses", añadió.

Inmovilizado desde el 4 de julio frente a Gibraltar, el barco levó el ancla el domingo con destino a Kalamata, situado en el sur de la península del Peloponeso, a 250 km de Atenas.

Según el sitio de seguimiento Maritime Traffic, el petrolero se encontraba el miércoles frente a Orán (Argelia) navegando muy lentamente, a una velocidad de 7,5 nudos.

"Si no cambia de ruta", lo que es posible según el ministro, llegaría a Kalamata el 25 de agosto, indicó una fuente portuaria.

Gibraltar lo autorizó a partir tras una "decisión judicial" la semana pasada, "pues no había indicio de violación del reglamento europeo sobre el transporte del petróleo iraní", explicó Miltiadis Varvitsiotis.

El martes, las autoridades griegas indicaron que no habían recibido por el momento "petición oficial" del petrolero para atracar en Kalamata.

Gibraltar capturó el buque, sospechoso de transportar petróleo a Siria, en aplicación de las sanciones europeas contra este país. El jueves fue autorizado a partir, cuando Teherán aseguró que el cargamento no sería entregado a Siria.

Pero Washington quiere que sea detenido de nuevo, una posibilidad que tendría "graves consecuencias", según Irán.