Saltar al contenido principal

Gobierno Trump planea detener indefinidamente a familias inmigrantes con niños

Una migrante centroamericana carga a su hija justo después de que fuera enviada a México de vuelta, desde EE. UU., según los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), en Tijuana, México, el 18 de julio de 2019.
Una migrante centroamericana carga a su hija justo después de que fuera enviada a México de vuelta, desde EE. UU., según los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), en Tijuana, México, el 18 de julio de 2019. Carlos Jasso / Reuters

La Administración de Donald Trump anunció que pondrá fin al Acuerdo Judicial de Flores, que establece protección a menores indocumentados, así como un periodo máximo de 20 días para mantenerlos detenidos con sus familias.

Anuncios

El Gobierno de Estados Unidos está dispuesto a enterrar el Acuerdo Judicial de Flores, una política que data de 1997 y que establece ciertas medidas de protección para las familias con niños migrantes que intenten ingresar al país sin documentos.

Al eliminar las disposiciones de este acuerdo, el nuevo plan anunciado este 21 de agosto por el Departamento de Seguridad Nacional supondría que el Gobierno podrá detener a las familias y niños indocumentados durante más de los 20 días que permiten las normas actuales, incluso indefinidamente, mientras que los jueces deciden otorgarles, o no, asilo en el país.

El objetivo, según explicó la entidad en un comunicado, es frenar la avalancha de inmigrantes sin papeles que llegan de Centroamérica. Esta medida "ayudará a abordar el dramático aumento del 469% este año a un número récord de unidades familiares detenidas respecto de 2018", dijo el secretario de Seguridad Nacional en funciones, Kevin McAleenan.

Las familias generalmente tienen que esperar varios meses para que sus casos se abran paso en la Corte de inmigración y la nueva regla permitiría al Departamento de Seguridad Nacional mantener a esos migrantes en los centros de detención, mientras se define su suerte.

El acuerdo había puesto límites a la detención de los niños, lo que llevó a la Administración a liberar a decenas de miles de familias en espera de la resolución de sus casos.

La nueva decisión, que será publicada en el Registro Federal este viernes 21 de agosto y que entrará en vigor 60 días después, incluiría la pérdida de los beneficios que tienen los niños indocumentados, como vivienda, atención médica, educación, nutrición e higiene.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, ese acuerdo "originalmente debía permanecer vigente durante no más de cinco años" pero se ha ido prorrogando sin que las administraciones anteriores a la actual "adoptaran una regla definitiva".

Con esto, el Acuerdo Flores "terminará por sus propios términos y la Administración de Donald Trump continuará trabajando por un mejor sistema de inmigración", dijo el organismo.

Activistas critican la medida y el Gobierno Trump la defiende

El Departamento de Seguridad Nacional ya anunció el año pasado un borrador de esta medida migratoria, que también modificaría los requisitos de atención para los menores no acompañados.

El secretario de Seguridad Nacional en funciones, Kevin McAleenan, manifestó a través de su cuenta de Twitter que el Gobierno no tiene intención de retener a las familias durante "mucho tiempo" y argumentó que lo que se busca es eliminar un incentivo clave que alienta a los migrantes a explotar a los niños.

"Mantener a las familias unidas durante los procedimientos de inmigración y garantizar que los solicitantes de asilo con reclamos meritorios obtengan resolución son pasos importantes para mejorar la integridad del sistema y extender las protecciones a aquellos que los necesitan", agregó el funcionario.

Organizaciones defensoras de los inmigrantes como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) anunciaron que recurrirán este cambio ante los tribunales, lo que podría bloquear su aplicación antes de que entre en vigor.

"El Gobierno NO debería estar encarcelando a niños y ciertamente no debería tratar de meter a más niños en la cárcel por más tiempo. Este es otro ataque cruel contra los niños, a quienes esta Administración ha apuntado una y otra vez con sus políticas antiinmigrantes. El Congreso no debe financiar esto", dijo la organización en su cuenta de Twitter.

El Gobierno Trump buscó disuadir a los migrantes el año pasado a través de una política de "tolerancia cero" que separó a miles de niños de sus padres, pero abandonó parcialmente el esfuerzo tras la indignación pública generalizada que causó el anuncio.

Pero este nuevo envión a las familias inmigrantes manda un mensaje claro: la política de "tolerancia cero" de Trump sigue viva.

“El derecho de nacionalidad por nacimiento lo estamos revisando”, Donald Trump

A las polémicas medidas antimigratorias, el presidente Trump sumó una declaración que causa preocupación a los organismos de derechos humanos y a los migrantes en Estados Unidos. Los llamados despectivamente, “niños ancla”, o hijos de migrantes irregulares que adquieren su ciudadanía por nacer en suelo estadounidense.

“El derecho de nacionalidad por nacimiento lo estamos revisando… O sea, cuando atraviesas la frontera, tienes un bebe y felicitaciones, el bebe es ahora un ciudadano de Estados Unidos. Eso lo estamos revisando”, dijo desde la Casa Blanca.

La propuesta de Trump no es nueva. Ya en campaña en 2015 se había referido al tema, como una forma de quitar incentivos a la migración irregular. Para modificar esa regla, el presidente Donald Trump deberá cambiar la constitución. La enmienda 14 de la constitución de 1868 garantiza ese derecho a toda persona nacida en Estados Unidos.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.