Saltar al contenido principal
Migrantes

En Panamá y Ecuador las tensiones se agudizan por el éxodo

La migración genera sentimientos encontrados en los países de destino. El éxodo es tema de debate tanto en las esferas políticas como en las calles. En medio de la polémica, en Panamá buscan que un proyecto de ley regularice la situación de los migrantes en el país y en Ecuador, la terminal de Tulcán es el epicentro del drama de la migración venezolana y del descontento de los nacionales.

Anuncios

El debate migratorio se despertó en Panamá tras la propuesta presentada por la diputada oficialista y vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Zulay Rodríguez. Según ella, uno de los principales objetivos es la protección de los ciudadanos del país centroamericano. La norma abre el camino a la deportación de los migrantes que no cumplan con las nuevas exigencias o incluso de quienes tengan un "comportamiento que afecte a todos los panameños", asegura el texto.

La reforma migratoria tiene un apoyo importante de la sociedad panameña. Sin embargo, algunos sectores cuestionan el discurso utilizado por Rodríguez. El diputado independiente, Gabriel Silva, pide que la discusión se maneje con "sensatez, paz y armonía".

Dentro de la comunidad migrante siguen de cerca el debate. Gustavo Luna es un venezolano que ha hecho de Panamá su país. Apoya una reforma migratoria pero le preocupa el discurso de la legisladora Rodríguez. Asegura que ha sido víctima de violencia verbal por su condición de extranjero: "Simplemente hago de oídos sordos porque los que estamos haciendo bien somos bien vistos… El gran discurso de odio metió en el mismo saco a todos los extranjeros".

La propuesta dentro del Parlamento se une al interés de la propia Administración del presidente Laurentino Cortizo, quien ya había advertido la necesidad de hacer cambios en la política migratoria.

Mientras tanto, al norte de Ecuador, la terminal de transportes de la ciudad de Tulcán es lugar de encuentro de las tensiones migratorias. Sus alrededores se convirtieron en sitio de trabajo y de alojamiento improvisado de algunos venezolanos, cosa que disgusta a algunos de los locales. "Hemos perdido el parque como entidad familiar y esa, creo, es la máxima denuncia y el máximo problema", comenta Galo Mafla, comisario de Tulcán.

Los venezolanos también están cansados. "La gente todo el tiempo nos quiere humillar (…) por eso ya estamos decididos a irnos otra vez para Venezuela", asegura Milagros Olivares, una mujer que vende golosinas afuera de la terminal.

La migración masiva hace que las políticas para atender la crisis se redefinan, pero ante la falta de soluciones reales, el éxodo continúa.

+ Y el dato de migración de la semana: El material de los botes de goma en los que viajan los migrantes al cruzar el Mediterráneo es reutilizado por una empresa en Berlín. Las partes son transformadas en bolsos y piezas únicas. Los botes fueron recuperados de las costas de las islas griegas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.