Saltar al contenido principal
En 2 Minutos

La Amazonía, un tesoro bajo asedio

Un tramo de selva amazónica se quema mientras los taladores y agricultores lo limpian en Iranduba, estado de Amazonas, Brasil, el 20 de agosto de 2019.
Un tramo de selva amazónica se quema mientras los taladores y agricultores lo limpian en Iranduba, estado de Amazonas, Brasil, el 20 de agosto de 2019. Bruno Kelly / Reuters

Los incendios que azotan la Amazonía brasileña y que se extendieron hacia Bolivia y Perú, ponen en riesgo un tesoro natural de importancia mundial. La deforestación y el cambio climático también amenazan su supervivencia.

Anuncios

El bosque tropical más grande del mundo está bajo asedio. Las autoridades brasileñas no han podido controlar los más de 72.000 incendios que siguen devorando la selva amazónica. El fuego cruzó hacia Perú y Bolivia, carbonizando casi 500.000 hectáreas en este último Estado, según el gobierno de Evo Morales.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo este 22 de agosto que no contaba con los recursos para hacer frente a la catástrofe en el Amazonas, pero los incendios forestales son solo la punta del iceberg de un problema mucho más profundo. El ecologista brasileño, Paulo Moutinho, investigador del IPAM, un organismo de investigación amazónico, dijo en entrevista a la agencia AFP que la deforestación explica la mayor parte de los incendios, que tienen el sello de la actividad humana.

Son varias las hipótesis del origen de las conflagraciones, pero una que toma particular fuerza es que el fuego sido provocado por lugareños interesados en limpiar las áreas deforestadas para preparar los terrenos destinados a la ganadería extensiva y cultivos, actividades que tienen gran impacto en la naturaleza.

La deforestación en Brasil aumentó un 88% en junio de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior. Moutinho aseguró que ya un 20% de la Amazonía ha sido deforestada, espacio que equivale al tamaño de Francia.

De acuerdo a la organización Greenpeace, "la deforestación contribuye directamente a un cambio en los patrones de lluvia en la región afectada, extendiendo la duración de la temporada de sequía, afectando así a la selva, la biodiversidad, la agricultura y la salud humana".

La Amazonía es un tesoro natural invaluable para el planeta. Produce el 20% del oxígeno, alberga el 10% de la biodiversidad de la tierra y el 20% del agua dulce no congelada. En sus vastos terrenos habitan unas 34 millones de personas. Casi tres millones son indígenas que integran unas 420 tribus diferentes, de las cuales alrededor de 60 viven en total aislamiento, según la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica, OTCA.

Pero con los incendios, incentivados por la deforestación, la ganadería extensiva y las actividades humanas que dañan estos ecosistemas, el llamado "pulmón del mundo" se está acabando.

Con Reuters y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.