Saltar al contenido principal

Macron acusa a Bolsonaro de mentir sobre el clima y anuncia oposición al acuerdo con Mercosur

El presidente francés Emmanuel Macron y el mandatario brasileño Jair Bolsonaro.
El presidente francés Emmanuel Macron y el mandatario brasileño Jair Bolsonaro. Reuters

El presidente francés Emmanuel Macron acusó a su homólogo brasileño de "mentir" sobre sus compromisos con el medio ambiente. Los incendios en la Amazonía se convierten así en una crisis internacional.

Anuncios

Sigue aumentando la presión internacional hacia el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por los incendios forestales en el Amazonas fuera de control. Mientras se queman miles de kilómetros de la selva tropical más grande del mundo, Francia tomó una posición vertical: para París, Bolsonaro mintió sobre sus compromisos en favor del medio ambiente.

Macron fue más allá y anunció que bajo estas condiciones se opone al acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, un tratado que tardó dos décadasen lograrse.

El presidente francés, Emmanuel Macron, recordó que Brasil firmó las conclusiones de la cumbre del G20 de Osaka de junio pasado en materia de biodiversidad, acordadas por todos los componentes de ese grupo excepto por Estados Unidos, que ya se había desmarcado del resto.

El jueves 22 de agosto, Macron ya había expresado su preocupación por lo que ocurre en la Amazonía a través de su cuenta de Twitter: "Nuestra casa se está quemando. Literalmente. La Amazonía, el pulmón de nuestro planeta que produce el 20% de nuestro oxígeno, está en llamas. Se trata de una crisis internacional. Miembros del G7, nos vemos en dos días para hablar de esta emergencia".

El mandatario brasileño, respondió en la misma red social a Macron y su rechazo a la reunión de los líderes del G7 que tratarán en la ciudad francesa de Biarritz la crisis medioambiental, que llegará aún con más fuerza por la coyuntura.

"Lamento que el presidente Macron busque instrumentalizar una cuestión interna de Brasil y otros países amazónicos para obtener ganancias políticas personales. El tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonía (atractivo incluso para fotos falsas) no hace nada para resolver el problema", respondió el líder brasileño.

"El Gobierno brasileño permanece abierto al diálogo, basado en datos objetivos y respeto mutuo. La sugerencia del presidente francés de que los temas amazónicos se discutan en el G7 sin la participación de los países de la región evoca una mentalidad colonialista equivocada en el siglo XXI", remató Bolsonaro.

Más presión europea a Bolsonaro y al tratado UE-Mercosur

Pero las flechas no solo vienen de Francia. El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, fue de otro de los gobiernos europeos que anunció su oposición al acuerdo de la UE con Mercosur si Brasil no cumple con sus obligaciones medioambientales.

A través de un comunicado, Varadkar, se mostró "muy preocupado porque este año se han registrado niveles récord de destrucción por incendios en la selva amazónica".

Tras 20 años de negociación, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay finalmente cerraron con la Unión Europea, un acuerdo de libre comercio. Sin embargo, los países del bloque deben aún dar su visto bueno al texto para permitir su entrada en vigor, que deberá contar con la aprobación de la Eurocámara, un trámite que puede tomar hasta dos años.

El premier irlandés advirtió que en el transcurso de estos dos años van a monitorear de cerca las acciones ambientales de Brasil.

La canciller de Alemania, Ángela Merkel, a través de su portavoz, Steffen Seibert, dijo que la situación en la Amazonía "es preocupante y amenaza no solo a Brasil, sino al mundo entero". Pero el Gobierno alemán dejó claro que oponerse al acuerdo UE-Mercosur a causa de incendios en Amazonía "no es la respuesta apropiada".

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, se sumó a los pronunciamientos globales y declaró que "en medio de una crisis climática internacional, no podemos permitir que se produzcan más daños en una importante fuente de diversidad y oxígeno".

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Ernesto Araújo: está en marcha una campaña global contra la "soberanía" de Brasil

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, decidió enfrentar al mundo con retórica contra lo que el llama la "histeria ambientalista", tras el pronunciamiento de los líderes mundiales que exigen medidas urgentes para atacar el desastre ecológico en el Amazonas.

El Gobierno de Brasil insinuó que está en marcha una campaña global contra la "soberanía" se su país, impulsado por el Foro de Sao Paulo, que agrupa a partidos de izquierda de América Latina.

"Incapaz de convencer a los brasileños", el Foro de Sao Paulo "recurre a sus aliados de la prensa internacional y a la caja de resonancia de ambientalistas radicales, manipulados por décadas de propaganda, para atacar al país y cuestionar su soberanía", escribió el canciller brasileño en Twitter Ernesto Araújo.

Más allá de la retórica de Bolsonaro, los datos oficiales reconocen que la Amazonía enfrenta los peores incendios en la última década. Frente a esta situación, Bolsonaro busca culpables sin que su mismo Gobierno sepa precisar el verdadero origen de las llamas o cómo combatirlas.

En una oportunidad, afirmó sin pruebas que las conflagraciones fueron provocadas por organizaciones no gubernamentales supuestamente dirigidas por potencias mundiales que pretenderían apoderarse de la riqueza amazónica y bajarlo del poder. Aunque se retractó un día después, el presidente dio largas a sus dudas sobre el trabajo de las ONG en su país.

Sin embargo, los grupos ecologistas afirman que el origen de las llamas es gracias a las políticas de Bolsonaro, quien ha recortado los presupuestos para la protección de la Amazonía y anunció en una oportunidad su intención de explotar comercialmente la riqueza de ese bioma, lo que habría alentado a los hacendados a promover los incendios.

Con Reuters, EFE y RFI

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.