Saltar al contenido principal

No solo Brasil, la Amazonía boliviana también sufre

Un helicóptero de la Fuerza Aérea de Bolivia recoge agua para combatir incendios forestales, cerca de Robore, Bolivia , el 19 de agosto de 2019.
Un helicóptero de la Fuerza Aérea de Bolivia recoge agua para combatir incendios forestales, cerca de Robore, Bolivia , el 19 de agosto de 2019. Jerjes Suarez Ruiz / Reuters

Los incendios en Bolivia han devastado más de 700.000 hectáreas de la Amazonía y zonas aledañas, destruido una biodiversidad única y golpeado la imagen del presidente por legalizar la tradición de los campesinos de quemar sus parcelas.

Anuncios

Desde la semana pasada, cada día que pasa se suman los incendios focalizados en el departamento de Santa Cruz, fronterizo con Brasil y Paraguay, y que han provocado la destrucción del Bosque Seco Chiquitano, una región de transición entre la Amazonía y el Chaco.

Las imágenes dantescas sobre la pérdida de la flora y la fauna en la Chiquitanía, un ecosistema exclusivo en el mundo, han provocado un fuerte clamor para frenar el desastre que amenaza al valle de Tucabaca en Roboré, al Pantanal amazónico y al parque Noel Kempff, todas áreas consideradas como reservas biológicas de primer orden.

El último informe oficial señala que los incendios han afectado a 1.817 familias y una superficie de 744.711 hectáreas.

En Santa Cruz, se conoció sobre la inminencia de fuertes vientos que podrían avivar el fuego.
En Santa Cruz, se conoció sobre la inminencia de fuertes vientos que podrían avivar el fuego. Cortesía Gobernación de Santa Cruz

Ante las limitaciones nacionales contra incendios, este 23 de agosto llegará desde Estados Unidos a Bolivia un avión cisterna "Supertanker", un Boeing 747-400 que carga 150.000 litros de agua, para intentar sofocar el fuego en las zonas cruceñas de Puerto Busch, Charagua y San Rafael, informó el Gobierno.

No obstante, también se conocieron en Santa Cruz informaciones oficiales sobre la inminencia de fuertes vientos que podrían avivar más el fuego, a lo que se añade que no hay previsiones de lluvias y que hay campesinos que siguen prendiendo fuego en sus parcelas.

Hasta un 95 % del fuego en esa zona ha sido provocado.

El gobernador de Santa Cruz, el opositor Rubén Costas, se entrevistó este jueves con militares y rescatistas en la zona afectada y le informaron que hay 1.130 focos de fuego, lo que eleva a 9.000 todos los incendios registrados desde enero en esa región.

Ángela Núñez: la pérdida de fauna y flora es "invaluable"

A la seguidilla de reclamos de sectores sociales y políticos se ha sumado una treintena de asociaciones de biólogos, científicos y grupos profesionales que han pedido al Gobierno de Morales una declaración inmediata de desastre nacional para pedir "ayuda internacional, no solo económica, sino también técnica".

El pronunciamiento señala que la causa de los incendios son: una normativa actual contradictoria con la políticas nacionales, las quemas indiscriminadas y descontroladas, el uso de la vegetación local como combustible y condiciones climáticas adversas.

Una ley de 2015 que autoriza a los agricultores el desmonte de 20 hectáreas por cabeza y un decreto firmado por Morales el mes pasado incentivan la quema de parcelas "en un contexto de anarquía y tráfico de tierras para justificar su posesión" provocando monocultivos sin sostenibilidad, indicaron las asociaciones.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La presidenta del Colegio de Biólogos de La Paz, Ángela Núñez, declaró a France 24 que la "pérdida en el bosque Chiquitano es muy grande, invaluable" al tratarse de una superficie "increíble, un ecosistema único, que no existe en ninguna otra parte del mundo".

Núñez dijo que no es posible cuantificar las especies que se han perdido porque es necesaria una exploración del lugar, pero que allá existían al menos 200 especies de flora y fauna propias de la zona, a las que hay que sumar a los invertebrados e insectos.

Enfatizó la importancia de la ayuda externa por tanto que Bolivia está entre los primeros diez países del mundo con mayor biodiversidad.

Consideró "muy contradictorias" las decisiones que ha tomado el presidente Morales para legalizar la costumbre de los campesinos de quemar parcelas para limpiarlas y habilitarlas para nuevos cultivos frente a su discurso de defensa de la Madre Tierra o "Pachamama".

Gobierno justifica la quema y sostiene que las conflagraciones son un "fenómeno trinacional transfronterizo"

Esta semana, el presidente Morales justificó los chaqueos (quemas): "Es importante el control del chaqueo correspondiente, pero también quiero que sepan: las pequeñas familias si no chaquean, de qué van a vivir. Ese es el pequeño productor", dijo.

Frente a las críticas, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras afirmó en un comunicado que las autorizaciones legales para hacer desmontes y quemas controladas datan desde el 2001 y que el decreto en cuestión solo incorpora al departamento amazónico del Beni por el potencial que tiene para la producción de arroz.

El citado decreto cita explícitamente a Santa Cruz y Beni.

El presidente Morales ha dispuesto que un "gabinete de emergencia ambiental" se instale en la localidad de Roboré, cerca de los incendios, para concentrarse en la atención de las poblaciones cercadas por el fuego y en apagarlo.

En ese sentido, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, declaró que el Gobierno está planificando la contención del fuego para lo que cuenta con helicópteros y más de 800 soldados en el campo y más de dos centenares de policías.

El ministro informó que no se han lamentado pérdidas humanas.

Quintana precisó que se trata de un evento "fenómeno trinacional fronterizo" porque el fuego está tocando los límites fronterizos con territorios de Brasil y de Paraguay, donde también hay incendios.

Bolivia ya acordó con Paraguay coordinar el combate al fuego en la frontera y hará lo propio con Brasil.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.