Saltar al contenido principal

Cumbre G7: los ministros de Exteriores de Francia e Irán, reunidos en Biarritz

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif (izq.) y su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian (der.)
El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif (izq.) y su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian (der.) Johanna Geron / Reuters

En un intento por desescalar las tensiones, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, está en Biarritz reunido con su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, en una visita que no estaba programada en la Cumbre internacional.

Anuncios

El ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, le extendió la invitación a su homólogo iraní a Biarritz, donde se celebra la Cumbre 45 del G7.

Según fuentes diplomáticas, Francia tomó la decisión de invitar al representante del Gobierno persa, pues, “había elementos que permitían una buena convergencia”.

Por ahora, no está previsto que el ministro de Irán, Mohammad Javad Zarif, se reúna con representantes de Estados Unidos, país que decidió retirarse del acuerdo nuclear iraní en 2018.

Además, el pasado 31 de julio, Estados Unidos sancionó a Zarif, según la agencia EFE, por ser “el principal portavoz del régimen en todo el mundo”, lo que, en la práctica, excluye al jefe de la diplomacia iraní de cualquier intento de diálogo en el futuro entre Washington y Teherán.

Macron no es el vocero formal de las discusiones con Irán, pero seguirá trabajando para bajar la tensión

En un primer tiempo, los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea le encomendaron al presidente de Francia, Emmanuel Macron, la tarea de hablar con el Gobierno de Irán.

El acuerdo nuclear con la República Islámica es el punto álgido de las conversaciones que los miembros del G7 buscan entre Francia e Irán. Actualmente, existe el riesgo de que el pacto llegue a su fin, tras la decisión de Estados Unidos de abandonarlo en 2018.

Según informaron fuentes diplomáticas, todos los líderes del G7 habían acordado que París se pusiera en contacto con Teherán para “evitar a toda costa que Irán se dote del arma nuclear y detener la escalada en la región”.

El objetivo común de abrir el diálogo con los persas fue desmentido por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump: “Yo no hable de eso”, dijo el mandatario, citado por el medio francés, Le Point. De esta forma, Trump contradijo al anfitrión de la Cumbre.

Pero, según la agencia Reuters, poco tiempo después de estas declaraciones, Macron aseguró que a él no se le había dado el mandato formal para transmitir el mensaje a Irán. Sin embargo, dijo que continuará las conversaciones con Teherán para calmar tensiones.

"No hay un mandato formal del G7, pero, hay iniciativas que continuarán dándose para alcanzar ambos objetivos", afirmó Macron, refiriéndose a trabajar para que Irán no fabrique una bomba nuclear y se mantenga la estabilidad y la paz en la región.

Trump promete a Johnson un “gran acuerdo comercial” después del Brexit

Para el presidente Trump, el nuevo primer ministro británico “es el hombre adecuado” para hacer del Brexit una realidad. Esto fue lo que respondió en Biarritz, cuando le preguntaron su opinión sobre el rol de Boris Johnson en la salida del Reino Unido del bloque europeo, prevista para el próximo 31 de octubre.

Los halagos del presidente estadounidense llegan en un momento de tensión entre los líderes comunitarios y el primer ministro británico, quien trata de persuadir a la Unión Europea (UE) para que renegocien el fin de la membresía del Reino Unido en el club de los 28.

En repetidas ocasiones, Johnson ha declarado que quiere lograr un buen pacto de Brexit y ha dejado claro que no está dispuesto a que se apruebe el ya existente tal y como está diseñado en la actualidad por el llamado 'backstop' o salvaguarda irlandesa, que considera antidemocrática.

Por otro lado, ya se sabe que la salida de la UE traerá consecuencias económicas para los británicos. Incluso, el Gobierno del Reino Unido ha preparado varios planes que describen los peores escenarios en caso de que haya un Brexit sin acuerdo.

Entonces, para compensar esta salida de la UE, la propuesta del gigante norteamericano llega en forma de salvavidas, en caso de que la economía británica se afecte. Durante su encuentro en Biarritz, Trump le prometió a Johnson un acuerdo comercial bilateral que llegará “bastante rápido”, una vez que el Reino Unido abandone la Unión Europea, según dijo el inquilino de la Casa Blanca.

"Estamos teniendo muy buenas conversaciones comerciales. Habrá un acuerdo comercial muy grande, más grande de lo que hemos hecho antes con el Reino Unido. Ahora, ellos no tendrán obstáculos. No tendrán un ancla atada al tobillo porque eso es lo que han tenido”, aseguró Trump.

Johnson, que hace su debut en esta edición de la Cumbre del G7 en Francia, dijo que las conversaciones comerciales con Estados Unidos “serían difíciles”, pero que había grandes oportunidades para las empresas británicas en el mercado estadounidense.

Los siete países que conforman el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido) y la Unión Europea se reúnen hasta este lunes en el suroeste de Francia, para hablar sobre las diferentes problemáticas que están generando tensión y diferencias en el mundo.

Guerra comercial de Estados Unidos Vs. China

Las dos súper potencias económicas no dejan de atacarse con aranceles cada vez más elevados. Lo último fue el anuncio de China, el pasado 23 de agosto, sobre el aumento de la tasa en las importaciones estadounidenses de hasta un 10 por ciento, es decir, cerca de por 75 mil millones de dólares.

El Gobierno chino actuó en represalia a los aranceles adicionales impuestos a sus productos en Estados Unidos, por un valor de 550 mil millones de dólares.

En Biarritz, cuando le preguntaron al presidente Trump sobre el tema, éste dijo que es indignante lo que los chinos le han hecho a su país: "es indignante", por llevarse "cientos de miles de millones de dólares cada año" a través de lo que él considera prácticas comerciales ilícitas y robo de propiedad intelectual.  

Después, agregó que los demás miembros del grupo de los 7 no le han pedido que frene la guerra comercial con China, y que además tenía algunas "dudas" en sus decisiones sobre la nación asiática ya que tiene dudas "sobre todo", pero, le sigue apostando al diálogo con Beijing.

La respuesta de Trump fue interpretada por algunos medios en Estados Unidos como si el mandatario no estuviera seguro de sus políticas ante la guerra comercial con China.

Según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, la respuesta de Trump fue “malinterpretada”, y si respondió de esa forma fue “porque lamenta no haber aumentado aún más los aranceles", como decía la declaración de Grisham.

La guerra entre China y Estados Unidos se agudiza cada vez más, pero, al parecer esta situación beneficia a Trump para el acuerdo comercial que pactó con su homólogo japonés, Shinzo Abe.

El pacto, que se concretará con su firma en el mes de septiembre durante la celebración en Nueva York de la Asamblea General de la ONU, permitirá a Estados Unidos aumentar sus exportaciones agrícolas y ganaderas al país asiático. Otros sectores como el industrial y el comercio digital también estarán beneficiados.

El acuerdo traerá beneficios comerciales a Japón en el área automotriz, pues, evitará el aumento de los aranceles a los vehículos que se importen a Estados Unidos.

Trump insiste en que Rusia vuelva a ser parte del grupo

En 2014, Rusia fue excluido del entonces G8, luego de la invasión y anexión de Crimea en ese año. Para la edición del 2020 es Estados Unidos el anfitrión de la Cumbre, así que Trump no dudó en proponer en Biarritz la reintegración de los rusos al grupo.

"Hay algunas personas (en el G7) a las que les gustaría ver a Rusia de vuelta. Creo que sería ventajoso para muchas cosas en el mundo. Creo que sería positivo", dijo Trump durante una cena entre los líderes del encuentro.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, no ve viable el regreso de Rusia, pues, considera que "las razones por las que Rusia dejó de ser invitada en 2014 todavía siguen siendo válidas, e incluso hay nuevas razones como la provocación rusa en el mar de Azov".

Tusk agregó que intentará, en cambio, convencer a los líderes de la Cumbre de este año para que el nuevo presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, participe en la Cumbre de 2020, en calidad de invitado.

El Amazonas también concierne a Francia

En la agenda del G7 también trataron el cambio climático y los incendios forestales que han destruido una gran parte de la Amazonía de Brasil y Bolivia.

"La Amazonía es nuestro bien común, nos afecta a todos. (…) Vamos a lanzar no solo un llamamiento, sino una movilización de todas las potencias que están aquí, en asociación con los países de la Amazonía, para invertir en la lucha contra los incendios (…) y después para invertir en la reforestación en todos los lugares para permitir a los pueblos autóctonos, ONGs y habitantes desarrollar actividades adecuadas para preservar ese bosque”, aseguró el presidente francés, Emmanuel Macron.

Con Reuters, AFP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.