Saltar al contenido principal

Policía de Hong Kong apunta a manifestantes con pistolas y lanza disparo al aire

Oficiales de policía apuntan con sus armas a los manifestantes después de un enfrentamiento, en Tsuen Wan, Hong Kong, el 25 de agosto de 2019.
Oficiales de policía apuntan con sus armas a los manifestantes después de un enfrentamiento, en Tsuen Wan, Hong Kong, el 25 de agosto de 2019. Tyrone Siu / Reuters

La Policía de Hong Kong disparó al aire y usó cañones de agua para contener a docenas de manifestantes, tras enfrentarse a los agentes con palos y varillas metálicas.

Anuncios

La de este domingo son considerada tanto por analistas como por la prensa local como las confrontaciones más violentas en tres meses de protestas antigubernamentales en Hong Kong.

Los incidentes se registraron la noche del domingo 25 de agosto, luego de la marcha que protagonizaron miles de ciudadanos que llenaron las principales avenidas y calles de la Región Administrativa Especial, bajo una intensa lluvia.

Según afirmó el superintendente de la Policía, Leung Kwok Win en declaraciones a la prensa, un agente policial disparó al aire a manera de advertencia después de que su grupo de seis oficiales fuera atacado por docenas de manifestantes con palos y varillas de acero.

La confrontación se produjo después de que docenas de manifestantes destrozaron varias tiendas en la plaza Yi Pei. Ante los incidentes, la policía utilizó por primera vez cañones de agua para dispersar a la mayoría de los manifestantes, que huyeron dispersándose a lo largo de la avenida.

El actual movimiento de protesta, nacido de la oposición a un proyecto de ley, que fue dado por "muerto" por el ejecutivo, para permitir las extradiciones hacia China continental, se ha convertido en una campaña generalizada en pro de cambios democráticos y de lucha por la protección de las libertades de las que disfruta este territorio semiautónomo desde que fue cedido por Reino Unido a China en 1997 bajo el llamado "un país, dos sistemas".

Los enfrentamientos de este domingo suponen una preocupante escalada de la violencia tras dos semanas de actos de protesta mayoritariamente pacíficos y que incluso llegaron a ser felicitados por la policía. En aquel entonces, las autoridades habían advertido que, en caso de regresar los actos vandálicos, no dudarían en hacer uso de la fuerza. Beijing ha equiparado las protestas en Hong Kong con actos terroristas e incluso a desplegado tropas que se han mantenido en vilo en la ciudad fronteriza de Shengzen, en lo que ha sido considerado como una clara advertencia por parte de los manifestantes y ha desatados los temores de una posible intervención de las fuerzas chinas.

Lo cierto es que los nuevos hechos violentos dejan en evidencia que la situación en Hong Kong es más volátil que nunca y puede terminar siendo una bomba de tiempo.

Con Reuters, AFP y EFE.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.