Saltar al contenido principal

Las cinco conclusiones del G7, una cumbre apacible en un contexto inestable

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente francés, Emmanuel Macron, comparten rueda de prensa en la cumbre del G7 en Biarritz, Francia, este lunes 26 de agosto
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente francés, Emmanuel Macron, comparten rueda de prensa en la cumbre del G7 en Biarritz, Francia, este lunes 26 de agosto Philippe Wojazer / Reuters

Al término de la cumbre del G7, los líderes mundiales concluyeron el encuentro internacional, marcado por las relaciones entre Estados Unidos e Irán y el debate alrededor de la emergencia climática en la Amazonía.

Anuncios

Dos días y medio en Biarritz, una localidad en el suroeste de Francia, sirvieron para poner sobre la mesa las principales cuestiones que tensan las relaciones internacionales actualmente. La cumbre del G7, que reunió a los mandatarios de Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Japón, concluye este lunes 26 de agosto tras múltiples reuniones que allanaron el camino en cuestiones como el vínculo entre Estados Unidos e Irán y la guerra comercial con China.

Estas son las principales conclusiones que dejó la cumbre:

1. Los líderes europeos suavizan las tensiones entre Irán y Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronunció unas palabras que hace unas semanas hubieran parecido insólitas: aseguró estar "dispuesto" a reunirse con el líder iraní, Hasan Rohani, si se dan las "condiciones apropiadas". Además, valoró que era "realista" considerar que el encuentro se produjera en las próximas semanas.

Estas declaraciones se producen después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, llamara al ministro de exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, para que acudiera a la cumbre. Zarif se reunió con su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, y se encontró brevemente con Macron. Aunque no se reunió con funcionarios del Gobierno estadounidense, los esfuerzos de los líderes europeos parecieron dar frutos, ya que ambas partes apaciguaron su retórica.

Trump aseguró que estaba avisado de la visita de Zarif y dijo "respetarlo".

"Irán tiene que dejar el terrorismo. Y creo que cambiarán, de verdad lo creo", declaró el mandatario.

Por su parte, Zarif tuiteó que "el camino que se abre es difícil, pero vale la pena intentarlo".

Desde Irán, el presidente Hasan Rohani declaró a través de un comunicado oficial que "si una reunión ayuda a solucionar el problema de mi país, no lo dudaría, porque el tema central son los intereses nacionales".

La relación entre Irán y Estados Unidos empeoró desde que el país norteamericano salió del acuerdo nuclear internacional de 2015, que limitaba la acción nuclear iraní a cambio de no imponer ninguna sanción. En cambio, desde que Trump tomó la decisión de abandonar el pacto, las sanciones económicas y diplomáticas sobre la república islámica se intensificaron.

El mismo Zarif fue víctima de la ronda de sanciones. El pasado 31 de julio, EE.UU. anunció que congelaría los bienes de Zarif en territorio estadounidense y se le prohibió hacer transacciones financieras con cualquier ciudadano de ese país.

A pesar del antecedente lleno de crispaciones, el tema de Irán y un posible encuentro entre Trump y Rohani es uno de los mayores logros de una cumbre ampliamente criticada por no lograr acuerdos de fondo.

2. El G7 acuerda combatir la emergencia en la Amazonía y choca con Bolsonaro

Una de las cuestiones más urgentes que se debatieron en las reuniones de la cumbre fue la emergencia climática desencadenada a raíz de los incendios que asolan la selva amazónica desde hace una veintena de días. Los líderes del G7 acordaron aportar 20 millones de dólares para combatir los fuegos y para reforestar las áreas afectadas.

El presidente francés Emmanuel Macron, anfitrión de la cumbre, convirtió la situación en el Amazonas en una de las prioridades del encuentro y lo logró.

"Ofrecemos un apoyo financiero de unos 20 millones de dólares (…) El próximo mes construiremos una iniciativa para el Amazonas presentada oficialmente en la Asamblea General de la ONU con todos los países de la región", aseguró Macron.

Además, tanto el Gobierno francés como el canadiense ofrecieron colaboración de sus bomberos y fuerzas de seguridad a Brasil, el principal país afectado, para apagar los fuegos.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Sin embargo, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, criticó la iniciativa del G7 y lo consideró un "ataque" a la soberanía de su país bajo la forma de una "alianza para salvar" la Amazonía. Su rechazo a la ayuda internacional ha sido una constante en los últimos días, lo que le ha llevado a chocar con algunos líderes mundiales.

Macron fue más allá de las ayudas y al llamado movilizarse y se preguntó sobre la conveniencia de conferir un "estatus internacional" a la selva amazónica, en caso de que los líderes de la región tomasen decisiones perjudiciales para el planeta. Una clara alusión al presidente brasileño que acusó a Emmanuel Macron de tener una mentalidad "colonialista".

A pesar del escepticismo de Bolsonaro, el G7 volteó a mirar al llamado "pulmón del mundo" y en un momento turbulento ofreció una acción real para paliar el desastre ambiental en Suramérica.

3. Se abre la posibilidad de una tregua en la guerra comercial entre EE. UU. Y China

Las tensiones también se suavizaron en la guerra comercial que emprendieron Estados Unidos y China hace un año y medio. Trump valoró en la rueda de prensa conjunta con Macron que el país asiático "quiere llegar a un acuerdo desesperadamente" y que las autoridades chinas "no tienen otra posibilidad".

Según el mandatario estadounidense, los diálogos en ese sentido podrían retomarse pronto. Sin embargo, estas afirmaciones difieren de las que Trump defendía solo hace unos días, cuando prometió volver a elevar los aranceles para los productos chinos. Al ser cuestionado por esas contradicciones, el mandatario respondió lo siguiente: "Lo siento, es la manera que tengo de negociar".

El viceprimer ministro chino, Liu He, confirmó que su gobierno volvía a estar dispuesto a resolver la guerra comercial a través de negociaciones "tranquilas".

Por su parte, Macron valoró positivamente estos acercamientos y aseguró que hablaba en nombre de los demás líderes del G7 cuando decía que esperaba que ambos países lograran un acuerdo.

5. Invitar a Rusia al G7, un debate que sigue abierto

La relación entre Rusia y el G7 también centró gran parte de los debates. Trump insistió en que su objetivo es que Rusia vuelva a asistir a las cumbres. "Creo que es mejor tener a Rusia dentro de la tienda de campaña que fuera", aseguró el mandatario.

Sin embargo, Macron subrayó que aún no hay un "consenso" entre los líderes del G7 al respecto y supeditó el regreso de Rusia a la situación que se vive en Ucrania, donde hay un conflicto abierto entre fuerzas ucranianas y fuerzas prorrusas. El presidente francés afirmó que "mientras la situación en Ucrania no se solucione" no es momento de "oficializar" el retorno de Moscú al grupo.

Trump plantea revivir el G8... con Rusia a bordo

De hecho, en las conclusiones oficiales de la cumbre anunciaron que en las próximas semanas se organizará un encuentro con líderes rusos y ucranianos con Francia y Alemania para tratar de poner solución a la crisis.

5- Una cumbre en calma en un contexto de tensión

Esta cumbre del G7 contrastó con el encuentro que se celebró el año pasado en Canadá, marcado por el aislamiento de Trump respecto a los demás líderes, que se evidenció cuando el mandatario decidió abandonar de forma abrupta el pronunciamiento conjunto de las siete naciones.

Los mandatarios de los países del G7 posan en una foto durante la cumbre en Biarritz, Francia, el pasado 25 de agosto, junto con otros jefes de estado de los países invitados
Los mandatarios de los países del G7 posan en una foto durante la cumbre en Biarritz, Francia, el pasado 25 de agosto, junto con otros jefes de estado de los países invitados Andrew Parsons / Pool via Reuters

Al contrario, la calma fue las características de la edición de este 2019, donde Trump aceptó los empujones de sus socios europeos hacia el diálogo y las negociaciones a favor de solucionar las principales tensiones desencadenadas por la gestión del presidente estadounidense, que en los últimos meses han llevado al límite el contexto internacional.

En las próximas semanas se verá si las gestiones de los líderes del G7 dan frutos, especialmente en el conflicto abierto de Estados Unidos con China e Irán y el fuego que sigue borrando la selva amazónica.

Con EFE, AP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.