Saltar al contenido principal

Así va la carrera contrarreloj por formar gobierno en Italia

Un mural del artista callejero italiano TvBo, titulado 'La guerra de las redes sociales', que representa al viceprimer ministro italiano Luigi Di Maio (izquierda) y al ministro del Interior, Matteo Salvini.
Un mural del artista callejero italiano TvBo, titulado 'La guerra de las redes sociales', que representa al viceprimer ministro italiano Luigi Di Maio (izquierda) y al ministro del Interior, Matteo Salvini. Miguel Medina / AFP

El rompecabezas de la crisis política italiana parece acomodarse a favor del Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata. Ambos partidos estarían cerca de un acuerdo para formar gobierno y evitar unas elecciones que podrían catapultar a Salvini.

Anuncios

No hay nada que acerque más a dos movimientos antagónicos, o al menos con amplias discrepancias, que un enemigo en común. Y tanto el Movimiento 5 Estrellas (M5S) como el opositor partido Partido Demócrata (PD) parecen haberlo entendido a partir de dos lecturas: la primera, que el presidente italiano, Sergio Mattarella, extendió hasta el miércoles 28 de agosto el plazo para formar un gobierno antes de convocar elecciones; la segunda, que, si efectivamente esos comicios llegan a celebrarse, el ministro del Interior, Matteo Salvini, de la ultraderechista Liga, podría ser el más favorecido en el voto de opinión.

Las más recientes encuestas de opinión sugieren que aunque la Liga ha perdido entre 5 y 7 puntos porcentuales desde que se apartó del gobierno, sigue siendo el partido más popular, seguido por el PD y M5S. Inmersos en este escenario, ambos movimientos reanudaron conversaciones este 26 de agosto.

El primer ministro, Giuseppe Conte, quien anunció su dimisión el 20 de agosto, regresó de la cumbre del G7 en Biarritz para reunirse con los líderes del PD, Nicola Zingaretti, y del M5S, el viceprimer ministro, Luigi di Maio, para intentar resolver los desacuerdos que los separan y allanar el terreno para establecer un nuevo Ejecutivo. La reunión en la oficina de Conte en Roma todavía estaba en curso a las 11:45 p.m. hora local.

M5S y PD: ¿hacia un acuerdo inminente y un final de la crisis?

Según los últimos signos, ambos partidos habrían logrado reducir sus diferencias frente a las cinco condiciones que estableció el progresista PD al M5S para negociar. La primera, y la que mayores trabas imponía a las conversaciones, era el veto para que Conte no volviera al cargo. Pero los socialdemócratas parecen haber despejado el camino, al asegurar que ya no habría ningún veto. "No hay vetos, queremos hablar de políticas", dijo el líder del PD en el Senado, Andrea Marcucci, a los periodistas.

Pero para el movimiento antisistema, M5S, la presencia de Conte no era un asunto negociable y al parecer este elemento habría logrado salvarse en el nuevo pacto que intentan establecer. Las otras exigencias estaban orientadas hacia el tipo de país que quiere Zingaretti: uno de vocación europeísta, cuyo desarrollo económico pase por la sostenibilidad ambiental y con una política migratoria mucho más flexible que la que maneja Italia en este momento.

El viceprimer ministro italiano y ministro de Trabajo, Luigi Di Maio, también líder del Movimiento 5 Estrellas se sube a su automóvil al final de la reunión con el personal de su partido, en Roma, Italia, 26 de agosto de 2019 durante las negociaciones con el PD.
El viceprimer ministro italiano y ministro de Trabajo, Luigi Di Maio, también líder del Movimiento 5 Estrellas se sube a su automóvil al final de la reunión con el personal de su partido, en Roma, Italia, 26 de agosto de 2019 durante las negociaciones con el PD. Claudio Peri / EFE

Las especulaciones frente a cómo avanzan las negociaciones apuntan hacia una sola dirección: la de un acuerdo. La prensa italiana incluso ya ha barajado varios nombres de ambos partidos que podrían ocupar algunos cargos en el próximo gobierno. Y Zingaretti apuntó en ese sentido, sin ofrecer más detalles: "Estamos trabajando para darle a Italia un nuevo gobierno (...) Creo que estamos en el camino correcto. Soy optimista", dijo a los periodistas tras reunirse con Di Maio y resaltó que "no queremos hacer un gobierno como el anterior que cae después de 14 meses".

Las diferencias entre ambas formaciones en líneas generales parecen haber caído en terreno fértil. Pero las fricciones al interior de cada partido alrededor de una alianza para formar gobierno empuja hacia nuevas fracturas. Las hostilidades en la base del M5S son latentes ya que muchos ven al PD como el símbolo de un establecimiento corrupto italiano, que el 5 estrellas fue creado para combatir.

Normalmente el M5S somete las decisiones estratégicas clave al voto de sus miembros en línea, siguiendo su doctrina de democracia directa. Pero con la formación de un nuevo gobierno en juego, una medida de este tipo podría potencialmente arruinar las negociaciones, devolviendo a Italia al caos político.

Pero en caso de que no nazcan nuevos escollos importantes durante estos dos días de conversaciones sobre políticas y puestos ministeriales, el nuevo gobierno de coalición, el número 67 del país desde la Segunda Guerra Mundial, podría jurar a principios de la próxima semana.

Es una carrera contrarreloj en la que ambos partidos arriesgan mucho: el PD, volver al gobierno e imponer una visión progresista que Salvini, con sus políticas ultraderechistas ha disipado, y el M5S, evitar que la fractura que provocó la Liga, impulse al ministro del Interior al poder y que resultó disparando en contra de su propia coalición.

¿Cómo quedaría Salvini frente a una posible alianza M5S - PD?

Salvini se jugó una carta peligrosa al abandonar la coalición de gobierno que formó con el M5 en 2018. Su ambición de aprovechar su abultada popularidad, impulsada por las más recientes elecciones europeas, para salir favorecido ante la eventual celebración de unos comicios, ahora lo enfrentan con la posibilidad de que su partido antiinmigrante quedé rezagado a una minoría opositora ante un posible acuerdo entre el M5S y el PD.

El ministro del Interior y secretario del partido ultraderechista la Liga, Matteo Salvini, asiste a una conferencia de prensa en el Senado, en Roma, Italia, el 26 de agosto de 2019.
El ministro del Interior y secretario del partido ultraderechista la Liga, Matteo Salvini, asiste a una conferencia de prensa en el Senado, en Roma, Italia, el 26 de agosto de 2019. Claudio Peri / EFE

Todo y nada está sobre la mesa para el ultraderechista que decidió imponer una moción de censura a Conte, que integraba su coalición. Salvini acudió a diferencias irreconciliables entre ambas formaciones en materia de inmigración, infraestructura, economía y gobernabilidad para justificar la fractura, pero las facultades para disolver el Parlamento y llamar a nuevas elecciones en caso de que no se forme gobierno solo las tiene el presidente Mattarella.

El mandatario ha ratificado que, si las conversaciones se rompen, convocará a elecciones para otoño, pero antes quiere agotar todas las posibilidades y por eso extendió el plazo al M5S para formar gobierno. El martes 27 de agosto Mattarella se reunirá con partidos menores en su palacio, antes de escuchar al PD al día siguiente a las 14:00 GMT y cerrar su ronda de consultas con el M5 a las 17:00.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, pronuncia un discurso durante un evento para conmemorar el 75 aniversario de una masacre de civiles italianos llevada a cabo por la Wehrmacht alemana en la Segunda Guerra Mundial, en Fivizzano, Italia, el 25 de agosto de 2019.
El presidente italiano, Sergio Mattarella, pronuncia un discurso durante un evento para conmemorar el 75 aniversario de una masacre de civiles italianos llevada a cabo por la Wehrmacht alemana en la Segunda Guerra Mundial, en Fivizzano, Italia, el 25 de agosto de 2019. Francesco Ammendola / Oficina de prensa presidencial italiana / vía Reuters

La Liga, temiendo que su candidatura quede marginada, ha intentado sin éxito resucitar su coalición con su antiguo aliado, el M5S. Pero al no obtener los resultados esperados, Salvini convocó a una conferencia de prensa este 26 de agosto para denunciar el acuerdo M5S - PD, que cada vez toma más forma.

"Puedes huir de las elecciones por un mes o dos meses o un año, pero no puedes huir para siempre (...) Los que temen el juicio de los italianos no tienen la conciencia tranquila", agregó el líder de la ultraderecha que apura los comicios en un desesperado intento por convertirse en el nuevo primer ministro de Italia.

Conte, sin embargo, lo acusó de poner sus intereses personales por encima de las necesidades del país. Por ahora, el reloj corre y se acerca a la hora definitiva: el de un nuevo gobierno o el de unas elecciones inéditas para el país.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.