Saltar al contenido principal

EEUU conmemora la llegada de Angela, la "Eva" de los esclavos africanos

Anuncios

Jamestown (Estados Unidos) (AFP)

En el calor sofocante del verano en Jamestown, una histórica localidad de la costa este estadounidense, la joven arqueóloga Charde Reid rastrilla cuidadosamente el suelo en busca de fragmentos de la vida de Angela, la "Eva" de los esclavos africanos llegados hace 400 años.

Después de un aterrador cruce del Atlántico, Angela estuvo entre las primeras personas traídas de Africa para ser esclavas en el primer asentamiento inglés permanente en América del Norte, que luego sería parte de Estados Unidos.

"Veo muchas conexiones con los antecedentes de mi propia familia y lo que comenzó aquí, en 1619", dice Reid, una afroestadounidense nacida hace 32 años en el estado de Virginia.

Reid llama a los primeros africanos llegados a estas costas "nuestros antepasados y antepasadas, no solo de la cultura afroaestadounidense sino de la cultura estadounidense en general".

Su propio árbol genealógico, dice, incluye un sirviente blanco y un esclavo negro.

Mientras escarba, empiezan a aparecer ladrillos: los restos de edificios más recientes erigidos en la propiedad de Jamestown donde vivía Angela, sobre una ondulada llanura verde que se inclina suavemente hacia el río James, probablemente no tan diferente al paisaje que vieron los esclavos al arribar en agosto de 1619.

- Barcos de esclavos -

En esa época, los traficantes de esclavos portugueses y españoles ya habían estado vendiendo africanos para trabajar en América -en Brasil, por ejemplo- desde hacía casi un siglo.

Originaria del reino de Ndongo, en lo que ahora es Angola, Angela fue subida a un barco portugués en Luanda, que luego se dirigió a Veracruz, en la colonia española del México moderno.

Casi un tercio de los 350 esclavos murieron antes de que se completara la travesía debido a las terribles condiciones a bordo.

Y antes de llegar a Veracruz, dos buques atacaron el barco portugués y se quedaron con unos 60 africanos, según James Horn, presidente de la Fundación de Redescubrimiento de Jamestown, a cargo de la excavación.

El primero de los dos barcos, el "León Blanco", llegó a Virginia a "finales de agosto" de 1619, escribió John Rolfe, un rico colono inglés que era el esposo de Pocahontas, la hija de un poderoso líder tribal nativo americano.

Al llegar a Point Comfort, actualmente Fort Monroe, cerca de Jamestown, los corsarios intercambiaron "20 y pocos" africanos por los suministros necesarios. El segundo barco, el "Tesorero", llegó poco después, dejando allí a un pequeño grupo de africanos.

El único nombre que se conservó para la historia fue el de Angela, "la primera mujer africana documentada en Virginia", dice Bly Straube, la curadora del Asentamiento Jamestown, un museo de historia viva.

"Para mí, la historia es un poco como la de Eva", explica a la AFP. "Ella y el resto de los africanos que llegaron en 1619 son la generación fundadora de lo que se convertiría en nuestra comunidad afroestadounidense. Ese es el comienzo".

- "Parado sobre sus hombros" -

Su llegada marca el comienzo de un período oscuro de la historia de Estados Unidos: 250 años de esclavitud seguidos de un largo período de segregación racial, cuyas repercusiones aún se sienten en la sociedad.

Los africanos esclavizados llegaron poco después de que los colonos fundaron la primera legislatura local el 30 de julio de 1619, una "paradoja" de la historia para Horn.

Apenas unas semanas después de "la primera expresión de nuestro experimento democrático" llegaron personas "despojadas de sus derechos e incluso de su identidad", dice el historiador.

"Esa es una parte fundamental de nuestra historia como estadounidenses", subraya.

Para Terry Brown, el primer superintendente negro del Monumento Nacional Fort Monroe, la historia de la esclavitud en Estados Unidos es "la mayor historia de supervivencia documentada en la historia estadounidense".

Brown y su equipo celebraron estos días con varios eventos las "contribuciones" de los africanos a la sociedad estadounidense.

"Mientras más nos reunimos, mientras más hablamos, más fácil es romper con el insidioso racismo", afirma Brown, quien descubrió a través de una prueba de ADN que sus antepasados provenían de Camerún.

Dice que "es realmente emotivo" pensar en los primeros africanos que llegaron a Virginia, incluida Angela. "Eso fue hace 400 años. ¿Quién hubiera imaginado que hoy estaría aquí parado sobre sus hombros?", se pregunta.

- Esclavitud heredada-

A principios de 1620 había 30 africanos registrados en Virginia. El nombre de Angela aparece en los documentos del censo de la colonia en 1624 y 1625; pero como "Angelo".

Algunos historiadores no están de acuerdo con su nombre real, que probablemente le fue dado por los portugueses.

Pero todos coinciden en que era una esclava de la rica familia Pierce. Probablemente trabajaba en la casa y en la huerta, según Straube. También probablemente vivía junto a sirvientes blancos, según Straube y Horn.

Fue solo 40 años después de la llegada de Angela, alrededor de 1660, que varias colonias inglesas en Norteamérica decretaron que el estatus de esclava se heredaría por línea materna.

El matrimonio interracial no fue permitido, prohibición que continuó en varios estados hasta bien entrado el siglo XX.

Después de 1625, Angela desapareció de los registros, pero su nombre está ahora más que nunca en el centro de atención en Jamestown.

La investigación sobre los primeros africanos ofrece "la historia más completa del pasado estadounidense, con el que todavía estamos bregando", dice Reid.

"Soy muy optimista de que estamos teniendo un cambio radical aquí. Y es realmente increíble ser parte de esto".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.