Fuerzas leales al gobierno yemení arrebatan Adén a los separatistas sudistas

Anuncios

Adén (AFP)

Las fuerzas gubernamentales yemeníes arrebataron este miércoles a los separatistas sudistas el palacio presidencial y el conjunto de Adén, la gran ciudad del sur de este país en guerra, anunció Muamar al Iryani, ministro de Información.

"Los oficiales y soldados de la guardia presidencial lograron controlar completamente el palacio de Maachiq y sus alrededores", en Adén, tuiteó, añadiendo que "el ejército nacional y las fuerzas de seguridad ejercen un control total de los barrios" de la ciudad.

Tras establecer su feudo en Adén, los separatistas comenzaron a perder fuerza tras intentar controlar varias regiones del sur del país, escenario de enfrentamientos mortíferos desde hace más de tres semanas.

Expulsadas hace 18 días de la "capital provisoria" de Yemen, las fuerzas gubernamentales fieles al presidente Abd Rabo Mansur Hadi recuperan terreno ante las unidades del "Cordón de seguridad", dependientes del Consejo de Transición del sur (STC).

Los combates se desencadenaron el 7 de agosto en Adén --sede provisional del gobierno--, para trasladarse luego a la provincia vecina de Abyan y a la de Shabwa, ubicada más al norte.

Sin embargo, ambos bandos comparten un frente común frente los rebeldes hutíes chiitas que se apoderaron de la capital Saná, en 2014.

Pocos días después del comienzo de las hostilidades en Adén, los separatistas parecían haber reforzado su control sobre la ciudad.

Pero en estos últimos días, no pudieron resistir una operación de las fuerzas del gobierno, que desplegó importantes refuerzos en todo el sur de Yemen.

"La vanguardia del ejército nacional y los servicios de seguridad han alcanzado Adén y están controlando la seguridad de sus barrios", había declarado antes, triunfalista en un tuit, este miércoles a mitad de la jornada, Muamar al Iriyani, ministro de Información del gobierno.

Añadiendo que estas fuerzas "tomaron el control de la entrada principal al aeropuerto internacional", ubicado en el distrito de Jor Maksar, en la parte este de Adén.

"Esta victoria no hubiera sido posible sin la voluntad sincera y solidaridad de los hombres de las provincias del sur, y sin el apoyo de nuestros hermanos en la coalición" liderada por Arabia Saudita, había destacado el ministro.

Un responsable de los servicios de seguridad había informado sobre duros "combates en las calles" de varias partes de la ciudad.

- Derrota de los separatistas -

Más temprano en la jornada, funcionarios de los servicios de seguridad indicaron que las fuerzas leales habían tomado la provincia meridional de Abyan, que la semana pasada había pasado a ser controlada por los separatistas sudistas.

El 20 de agosto, éstos habían ocupado dos cuarteles generales de las fuerzas de seguridad leales al gobierno en Abyan.

El primero, perteneciente a las fuerzas especiales, está ubicado en Zinjibar, capital provincial, y el segundo, que alberga a unidades de la policía militar, a mitad de camino entre esta ciudad y Adén.

Según las fuentes de seguridad, el éxito de las fuerzas gubernamentales se vio favorecido por la llegada de importantes refuerzos.

"Los héroes del ejército nacional y de los servicios de seguridad han retomado Zinjibar y controlan el resto de la provincia de Abyan", se congratuló en Twitter el ministro Iriyani.

Un escenario similar tuvo lugar el sábado en la provincia de Shabwa, donde los separatistas se retiraron ante un avance de las fuerzas gubernamentales.

La derrota de los separatistas se vio acelerada por la deserción de varios de sus batallones en Abyan y Shabwa, que se unieron a las fuerzas gubernamentales.

A pesar de la pérdida de Shabwa, el líder del STC, Aidarus al Zubaidi, prometió en un discurso, el martes por la noche, rearmar las unidades separatistas de está provincia, prometiendo volverlas "más fuertes".

El STC se ha beneficiado del apoyo de Emiratos Árabes Unidos, en tanto el gobierno con el de Arabia Saudita, dos países que sin embargo son aliados en una coalición militar progubernamental que interviene en Yemen desde 2015 a favor del presidente Hadi contra los rebeldes hutíes chiitas.

Llegados desde su feudo del Norte, éstos se apoderaron de grandes trozos del territorio del país (incluida Saná) en una ofensiva lanzada en 2014, y desde 2015 continúan resistiendo los ataques de la coalición liderada por Riad.