Saltar al contenido principal

Amazonía: una crisis ambiental que se transformó en una intriga política

De izquierda a derecha. Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump; Brasil, Jair Bolsonaro; y Francia, Emmanuel Macron, ha protagonizado una disputa frente al manejo de los incendios de la Amazonía.
De izquierda a derecha. Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump; Brasil, Jair Bolsonaro; y Francia, Emmanuel Macron, ha protagonizado una disputa frente al manejo de los incendios de la Amazonía. Christian Hartmann / Adriano Machado / Reuters y Yoan Valat / Pool

Las conflagraciones en la vasta región verde de América Latina han desatado una escalada retórica y una competencia geopolítica entre varios gobiernos de la región y el mundo, empezando por el enfrentamiento verbal entre Macron y Bolsonaro.

Anuncios

A mediados de agosto la atención del mundo se concentró en la selva amazónica tras conocerse que gran parte de esa vasta zona verde era consumida por una serie de incendios.

La situación generó un movimiento de protesta en Brasil, cuyo Gobierno fue cuestionado inicialmente a nivel local por su presunta negligencia frente a la conflagración. Pero la presión pronto llegó de organismos internacionales y gobiernos extranjeros, iniciando una crisis diplomática.

Ayuda internacional para apagar los incendios

La emergencia ambiental se dio justo en medio de la cumbre del G7 que se llevó a cabo en la ciudad francesa de Biarritz. Los líderes de los siete países más industrializados del mundo dieron a los incendios en la Amazonía un lugar central en sus discusiones y concertaron ayudar a los territorios afectados por las llamas. Una iniciativa auspiciada por el presidente francés, Emmanuel Macron.

vista aérea de un tramo quemado de la selva amazónica cerca de Porto Velho, Brasil, el 29 de agosto de 2019.
vista aérea de un tramo quemado de la selva amazónica cerca de Porto Velho, Brasil, el 29 de agosto de 2019. Ricardo Moraes / Reuters

En total se acordó la suma de 20 millones de dólares para contener la situación y fue aquí donde estalló la fricción. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, consideró la oferta como un "ataque" a la soberanía de su país.

El pulso entre ambos incluso amenazó con estropear el acuerdo alcanzado por la Unión Europea y el Mercosur cuando el mandatario galo dijo que no apoyaría tal alianza, ya que a su juicio, Bolsonaro mintió respecto a sus compromisos medioambientales.

Para colmo, Bolsonaro se hizo eco de un comentario en redes sociales ofensivo que comparaba desfavorablemente a Brigitte Macron, esposa de Emmanuel Macron, con la primera dama brasileña, lo que molestó aún más al mandatario francés (Bolsonaro después borró su publicación).

Inicialmente, el brasileño rechazó la ayuda ofrecida por el G7, aduciendo que se trataba de un intento colonialista de politizar la crisis ambiental. Luego, dijo que aceptaría recibirla si su homólogo francés se retractaba. Posteriormente accedió, pero con la condición de que su país decidiera cómo gestionar dichos recursos.

La tensión entre ambas naciones se vio alimentada por la visita de Raoni Matuktire a Francia. Se trata de uno de los grandes líderes de los indígenas Kayapó que viven en una de las más grandes reservas protegidas del Amazonas en Brasil.

El hombre de 89 años, considerado el portavoz en la lucha por la protección de la naturaleza en su país, se reunió con Macron, a quien le pidió ayuda para preservar sus tierras.

Estados Unidos entra en la disputa y en defensa de sus aliados

Donald Trump, que fue uno de los protagonistas de la cumbre del G7 y no se manifestó cuando se hizo el anuncio de los 20 millones de dólares de ayuda, luego de terminada la reunión, dijo estar en desacuerdo con esos recursos, aduciendo que no se "incluyeron consultas" con el presidente Jair Bolsonaro.

A través de su cuenta de Twitter, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Garret Marquis, dijo que Washington "está listo para ayudar a Brasil en su combate contra los incendios en la Amazonía".

Este fue el más reciente espaldarazo de Estados Unidos a uno de sus más grandes aliados en América Latina. Días antes, el propio presidente Donald Trump había defendido su gestión frente a los incendios: "Está trabajando muy duro" dijo a través de su cuenta de Twitter, justo cuando Bolsonaro vive un momento de gran desaprobación en la comunidad internacional, que le ha criticado su manejo frente a los incendios.

Líderes de países amazónicos unidos, pero sin Venezuela

El rechazo de los gobiernos de la región hacia Venezuela no contempla excepciones ni siquiera en casusas medioambientales.

Prueba de ello es la reunión que se llevará a cabo el próximo 6 de septiembre en la ciudad colombiana de Leticia, y en la que estarán presentes los líderes de todos los países que comparten la selva amazónica: Brasil (que posee casi el 70 %), Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, Guyana, Surinam, a excepción del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

La exclusión de la nación petrolera se dio aun cuando su gobierno fue uno de los primeros en instar a una reunión extraordinaria de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica, un pacto suscrito en 1978 y del que hacen parte todos estos países.

Guyana Francesa, territorio de ultramar de ese país europeo, también posee una pequeña parte del Amazonas, pero su jefe de Estado, quien es el presidente Emmanuel Macron, tampoco estará invitado.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (izq), saluda a su homólogo chileno, Sebastián Piñera (der), en Brasilia, Brasil, el 28 de agosto de 2019.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (izq), saluda a su homólogo chileno, Sebastián Piñera (der), en Brasilia, Brasil, el 28 de agosto de 2019. Adriano Machado / Reuters

Durante una rueda de presa junto al presidente chileno, Sebastian Piñera, que se llevó a cabo en Brasilia, Bolsonaro acusó al mandatario galo de minimizar la soberanía de Brasil al sugerir que la Amazonía tenga un "estatus internacional". "Parece que 20 millones de dólares es el precio, pero Brasil no tiene precio", apuntó.

De acuerdo con el Gobierno brasileño, la mayoría de los incendios han sido controlados, gracias al despligue de unos 45.000 miembros de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, de acuerdo a los corresponsales de France 24 en el terreno en Bolivia y Brasil, el fuego aún continúa, aunque es difícil determinar la magnitud.

Mientras se realiza la reunión del 6 de septiembre en Leticia y se aclara qué medidas concretas adoptan los países de la cuenca amazónica para controlar un fenómeno que se presenta regularmente cada año, estos enfrentamientos que ha generado muestran que lo que empezó como una crisis ambiental se ha convertido de manera creciente en una gran intriga política internacional y regional.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.