Elizabeth Warren, viento en popa a pocos días de debate entre candidatos demócratas

Anuncios

Washington (AFP)

Solo 10 precandidatos fueron seleccionados el jueves para el próximo debate demócrata en Estados Unidos, en septiembre, donde el favorito centrista Joe Biden y la senadora progresista Elizabeth Warren, en pleno ascenso en los sondeos, se afrontarán directamente por primera vez.

La dura selección de candidatos al debate resultó fatídica para más de una decena de postulantes demócratas. Privados de esa plataforma mediática crucial, cuatro de ellos decidieron abandonar la carrera, como la senadora neoyorquina Kirsten Gillibrand.

Otros, entre ellos el alcalde de Nueva York Bill de Blasio, se aferran a su sueño a pesar de todo, esperando que sus recursos financieros les permitan finalmente dar una sorpresa en las votaciones iniciales de las primarias.

"Los puntos van a comenzar a ser contados el 3 de febrero de 2020. !Nos encontramos en Iowa!", tuiteó el jueves Michael Bennet, eliminado del tercer debate.

De los 20 precandidatos aún en liza para lograr la investidura demócrata y enfrentar al presidente republicano Donald Trump en noviembre de 2020, sólo la mitad participarán en el debate del 12 de septiembre.

Joe Biden, ex mano derecha de Barack Obama, continúa siendo el claro favorito para ganar la investidura. De acuerdo con un promedio de sondeos establecido por RealClear Politics, obtiene el 29% de las preferencias, seguido por el senador independiente de 77 años Bernie Sanders (17%) y por Elizabeth Warren (16,5%).

Muy lejos vienen la senadora Kamala Harris (7%), el joven alcalde Pete Buttigieg (4,6%), el hombre de negocios Andrew Yang (2,5%), el senador Cory Booker (2,4%), el exdiputado Beto O'Rourke (2,4%), el exministro de Obama Julian Castro (1,1%) y la senadora Amy Klobuchar (0,9%).

Para los primeros debates, los precandidatos, demasiado numerosos, habían sido divididos aleatoriamente: 10 debatieron una noche, y los otros 10 en otra.

Esta vez Joe Biden se ubicará al centro del escenario, flanqueado a su izquierda por Elizabeth Warren y a su derecha por Bernie Sanders, para respetar el orden en los sondeos, señaló el jueves la cadena ABC.

- "Vamos a ganar" -

Warren, de 70 años, entrará en escena fortalecida por sus buenas prestaciones en los debates anteriores y dotada de un programa muy preciso que le ha permitido trepar en las encuestas este verano boreal, al punto que en algunas ha desplazado del segundo lugar al socialista Sanders.

"!Miremos lejos, luchemos duramente, vamos a ganar!": con esta consigna la exdocente de derecho de Harvard recorre el país de este a oeste desde hace meses, logrando una audiencia cada vez más importante.

Según su equipo de campaña, en sus dos últimos actos Warren congregó a más de 10.000 personas.

Eso le ha permitido concitar la atención de los medios, pero también de Donald Trump, que se burla a menudo de la senadora llamándola "Pocahontas", en referencia a una polémica sobre la muy lejana ascendencia amerindia que la demócrata reivindicó por largo tiempo.

Para Elizabeth Warren, su creciente poder de convocatoria es "un signo de que la gente está lista para ver un cambio en Washington".

Percibida corrientemente como demasiado rígida y demasiado "profesoral", Warren "es bastante buena en la campaña en el terreno", subraya Robert Boatright, politólogo de la Universidad Clark de Massachusetts, el estado que la senadora representa en Washington.

"Trabajó muy duro para poder tejer una red de simpatizantes", destaca al analista. Y ello podría resultar decisivo en las votaciones iniciales de las primarias, a comienzos de 2020.

- "Derrotar a Trump" -

Aunque compiten por el mismo nicho electoral, Warren "no tiene razón alguna para atacar a Bernie Sanders" durante el próximo debate porque correría el riesgo de enemistarse con los fieles del dirigente socialista, estima Betsy Fischer Martin, directora del Instituto de Política y Mujeres de la American University.

La senadora optó hasta ahora por presentarse como "una alternativa más pragmática" a Sanders, apunta Boatright.

Enfrente, el centrista Biden, 76 años, podría sacar ventaja de esa competencia entre Sanders y Warren "por el mismo grupo de electores".

Pese a sus pifias y sus descuidos de forma, el exvicepresidente sigue siendo percibido por muchos electores como el precandidato demócrata con mayores posibilidades de disputar la elección el año próximo.

Para "numerosos demócratas preocupados", el "primer criterio de selección de un candidato es que pueda ganarle a Donald Trump", analiza Chris Arterton, profesor en la Universidad George Washington.

Una preocupación profunda que es la principal razón de que Joe Biden sea "aupado por los sondeos", asegura.