Saltar al contenido principal

Nicaragua: fieles católicos repudiaron el asedio de la Policía en una misa en favor de los presos

Un manifestante mientras se dirigía a agentes policiales durante un servicio religioso por la liberación de presos políticos en Masaya, Nicaragua, el 28 de agosto de 2019.
Un manifestante mientras se dirigía a agentes policiales durante un servicio religioso por la liberación de presos políticos en Masaya, Nicaragua, el 28 de agosto de 2019. Oswaldo Rivas / Reuters

La misa convocada por decenas de fieles católicos para clamar por la libertad de los "presos políticos" terminó en medio de una ola de denuncias por asedio contra la Policía y grupos sandinistas.

Anuncios

Lo que comenzó como una jornada de clamor católico por parte de decenas de fieles nicaragüenses al interior de una iglesia en la ciudad de Masaya terminó en un entramado de críticas y denuncias contra el asedio tanto de la Policía como de grupos sandinistas.

Mientras que al interior del templo religioso los asistentes a la ceremonia intentaban omitir el sonido del choque de las piedras contra las puertas del recinto, en el exterior los oficiales desplegados para el operativo organizaron una especie de barrera humana.

La actuación policiva se registró apenas 10 días después de que el mandatario Daniel Ortega insistiera en que los habitantes de su país cuentan con la que califica como la "más absoluta libertad religiosa", pese a las abiertas diferencias que ha expresado con la fe católica.

En redes sociales, diferentes organizaciones opositoras rechazaron la actuación policial y reiteraron que "a diario" la Administración de Ortega continúa atentando contra los derechos de los ciudadanos.

Para Edwin Román, el párroco del templo en el que fue realizada la citada misa, el lanzamiento de elementos como bolsas de agua, petardos y piedras contra la estructura no es más que una nueva muestra de la "hipocresía" que manejarían las fuerzas gubernamentales que promulgan paz, pero actúan con violencia.

Al cordón de oficiales tejido alrededor de la iglesia se unió Ramón Avellán, el jefe policial, quien ha sido señalado por su presunta implicación en la muerte de decenas de ciudadanos justamente en Masaya.

Se trata del segundo día de asedio ante la iglesia, tal como lo confirmó Román, ante lo que varios de los fieles participantes, entre los que se encontraban varios de los "presos políticos" excarcelados en semanas anteriores, optaron por escapar a través de una de las puertas traseras.

El ultimátum de la OEA al Gobierno de Ortega

A la latente crisis se sumó el anuncio de la última oportunidad ofrecida por la Organización de Estados Americanos (OEA) al presidente Ortega para que busque una "solución pacífica y eficaz", la cual llegó acompañada de la advertencia de que, en caso de fracasar, la situación terminaría en la expulsión de Nicaragua del organismo.

Esta medida de la OEA fue aprobada con 21 votos a favor y tres en contra e implicó la creación de una comisión que contará con 75 días para entablar un nuevo diálogo con el mandato de Ortega que, en el marco de los enfrentamientos con opositores, habría cobrado de la vida de cientos de personas desde abril de 2018, tras el inicio de las protestas antigubernamentales.

La suspensión es justamente la mayor forma de sanción con la que cuenta la OEA y constituye una medida que únicamente ha sido aplicada en dos casos en sus 70 años de trayectoria: a Honduras en 2009, luego del golpe de Estado que terminó con la salida del poder de Manuel Zelaya como presidente; y a Cuba, tras el triunfo de la Revolución de Fidel Castro en el año 1959.

Con EFE, Reuters y medios locales

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.