Saltar al contenido principal

"Siento que jugué muy bien": los tres sets de Londero ante Djokovic en el US Open

Anuncios

Nueva York (AFP)

De la cancha de barrio a la Bombonera: así define Juan Ignacio Londero el cambio radical que experimentó su carrera en el tenis profesional.

Nunca pensó, cuando empezó el año, que estaría jugando este miércoles contra Novak Djokovic en la cancha central del US Open, muchos menos que le daría la pelea.

Con este partido cerró el "circuito" del "Big 3", enfrentando a los tres mejores del deporte: primero fue Rafael Nadal en el Roland Garros, luego Roger Federer en Cincinnati, y ahora Djokovic, el número uno del mundo y campeón defensor del US Open.

"Lo disfruté, fue el mejor partido de los tres que mejor jugué, siento que jugué muy bien", dijo con humildad el "Topo" a periodistas después del partido en el que cayó por 6-4, 7-6 (7-3) y 6-1 en 2 horas y 15 minutos agotadores.

La ovación que recibió al salir de la cancha central Arthur Ashe de Nueva York confirmó su desempeño. "Nole" dijo también que su juego fue "impresionante" y felicitó su gallardía. Ya Federer lo había halagado también.

Estos grandes jugadores son sus ídolos, aunque aseguró que ya los comienza a ver como sus colegas, sus pares.

- Set 1 -

Londero ha dicho que sale pensando como perdedor, "enojado"... es un mecanismo para no sobrarse, aunque ante Djokovic estaba claro que enfrentaba a una "máquina".

Concentró su mirada al banco, lo había así decidido con su coach Andrés "El Gringo" Schneiter para no perder el foco, imaginando que sería lo mismo que cualquier cancha pequeña.

Igual dijo que miró una vez hacia los 20.000 espectadores que llenaron el estadio de tenis más grande del mundo.

"Sabía con el jugador que me enfrentaba, es el mejor del mundo", indicó. "No estoy acostumbrado" y "trataba de tomar la iniciativa todo el tiempo porque si me le ponía a pelotear no ganaba un punto y eso me fue cansando".

Djokovic se aquejó de dolores en el hombro izquierdo y en el primer set pidió tratamiento médico... Lo haría de nuevo más adelante en el juego.

"Por un momento sí" sintió que estaba lesionado, pero pronto "cuando jugaba los rallies de fondo no se notaba" y estaba claro: "sabía que no se iba a retirar nunca y a la hora de los peloteos no sé que tanto le dolía".

- Set 2 -

Comenzó muy bien. Londero arrancó rompiendo, manteniendo y volviendo a romper: 3-0.

"Me pongo doble quiebre en el tercero, bajo un poquito", recordó, "el otro también es una máquina, en un momento me comencé a apurar un poco demás porque no encontraba hueco, el otro te hace ver que no tiene huecos y tiré todas las energías que tenía en el tie-break" que terminó 7-3.

Terminado el partido, un aspecto que es nuevo en la carrera de Londero le pasó factura. No está acostumbrado a disputar partidos al mejor de cinco sets.

"Me encantaría jugar a tres set. Me fui con una sensación de que los dos primeros sets los pude haber ganado", dijo, aunque está claro: "no es que de la nada voy a llegar y ganar".

"Tengo que seguir mejorando y seguir jugando con estos jugadores para mantener tres horas de partido, cuatro horas", añadió.

- Set 3 -

Fue un trámite para Djokovic: "no estaba más de batería, me agoté" y cerró en 6-1, dijo el "Topo", que ahora va a pasar tres semanas en Argentina antes de encarar torneos en Asia, Basel y París.

Su idea para este año era disputar ATP en Qualy, pero tras el triunfo en el Abierto de Córdoba (250), su único título, el calendario cambió y fue "como pasar de jugar al fútbol en la cancha del barrio de tu casa a jugar a la Bombonera", el mítico estadio del equipo Boca Juniors en Buenos Aires.

Y el cambio le obligó a "hacer los deberes": comer bien, dormir temprano, tomar las vitaminas y entrenar para seguir puliendo lo que muchos expertos ven como un diamante en bruto, que podría llegar a representar a Argentina en la Copa Davis.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.