Saltar al contenido principal

Detenciones de manifestantes prodemocacia en Hong Kong antes de una protesta prohibida

Anuncios

Hong Kong (AFP)

Varias figuras del movimiento prodemocracia hongkonés fueron arrestadas el viernes, entre ellas Joshua Wong, después de que la policía prohibiera una nueva gran manifestación prevista para el sábado.

La región semiautónoma atraviesa desde hace casi tres meses su crisis más grave desde su retrocesión a China en 1997, con manifestaciones y acciones casi diarias, algunas de las cuales acabaron en enfrentamientos violentos con las fuerzas de seguridad.

El sábado está prevista una nueva protesta masiva por el quinto aniversario del rechazo de Pekín a organizar elecciones con sufragio universal en la ciudad, decisión que desencadenó el "Movimiento de los Paraguas", marcadas por 79 días de ocupación del centro financiero y político de Hong Kong.

Dos de las grandes figuras de este movimiento, Joshua Wong y Anges Chow, los dos de 22 años y muy populares en el seno de la protesta actual, fueron detenidos el viernes, anunció su partido.

"Nuestro secretario general @joshuawongcf fue detenido esta mañana alrededor de las 07h30", tuiteó el partido Demosisto. "Fue empujado por la fuerza adentro de una camioneta privada, en la calle a plena luz del día. Nuestros abogados trabajan ya en el caso".

Chow, por su parte, fue detenida en su domicilio, según el partido.

- Andy Chan detenido -

La policía se limitó a anunciar la detención de dos personas de 22 años, identificándolos solo por su apellido, Wong y Chow, y acusándolos en especial de "incitar a otros a participar a una concentración no autorizada".

Más de 850 personas fueron detenidas desde el inicio del movimiento, que nació en rechazo a un proyecto de ley que pretendía autorizar las extradiciones hacia China continental.

El movimiento amplió desde entonces sus reivindicaciones, denunciando un retroceso de las libertades y la injerencia creciente de China en los asuntos de la región semiautónoma, en violación del principio "un país, dos sistemas" que encabezó la retrocesión.

El sitio Hong Kong Free Press dio cuenta por su parte de la detención el jueves por la noche del activista independentista Andy Chan. El fundador del Partido Nacional (HKNP), minúscula formación independentista prohibida por las autoridades en 2018, fue detenido cuando se disponía a embarcar en un vuelo con destino a Japón, según Hong Kong Free Press que cita a un portavoz de la policía.

Este último precisó que Chan era sospechoso de haber participado en un disturbio y de haber agredido a un agente.

Chan y Wong ya estuvieron en prisión en el pasado.

- Paradoja -

Esta redada se produce en un momento en el que el Ejecutivo hongkonés no logra dar respuesta a la crisis política y a un movimiento de protesta inédito, caracterizado también por una creatividad sin precedentes en sus acciones.

La policía decidió prohibir la manifestación del sábado por razones de seguridad, una medida radical que podría, por el contrario, desencadenar nuevos enfrentamientos con activistas radicales.

La paradoja es que la manifestación del sábado está convocada por el Frente Civil de Derechos Humanos (FCDH), una organización no violenta que ha organizado las mayores concentraciones de los últimos meses. En particular la del 18 de agosto, que reunió a 1,7 millones de personas, según los organizadores, y se saldó sin incidentes.

En una carta dirigida al FCDH, la policía afirmó que temía que algunos participantes cometan "actos violentos" o "actos de destrucción".

La policía señaló que en anteriores concentraciones algunos participantes "provocaron incendios y bloquearon carreteras", "utilizaron bombas incendiarias, bolas de acero, ladrillos [...], diversas armas artesanales para destruir bienes públicos a gran escala, perturbar el orden social y causar heridas a otros".

- "Somos nuestros jefes" -

El Frente presentó un recurso contra la prohibición. Pero el viernes por la mañana, uno de sus jefe de filas, Jimmy Chan, anunció que la convocatoria sería retirada en caso de que se confirme la prohibición, para no agravar la situación.

Pero es probable que el ala radical, compuesta en su mayoría por estudiantes muy jóvenes, ignore este llamado a la calma, con riesgo de nuevos altercados.

"La policía cree que hay líderes en el movimiento y que su decisión de prohibir la manifestación va a detenernos", confesó a la AFP una manifestante que se identificó como Kelly.

"Somos nuestros propios jefes y seguiremos saliendo. Esto el gobierno no lo entiende", agregó.

El domingo, la policía desplegó camiones de agua e incluso efectuó por primera vez un disparo de advertencia con un arma de fuego, durante una manifestación autorizada.

El ejército chino, que en principio no debe intervenir en Hong Kong, pero que cuenta con una guarnición en la ciudad, dirigió el jueves una nueva advertencia procediendo a relevar sus tropas, según imágenes difundidas por la televisión estatal china.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.