Fuerzas turcas repelen a cientos de manifestantes en la frontera con Siria

Anuncios

Puesto fronterizo Bab al Hawa (Syrie) (AFP)

Las fuerzas turcas en la frontera con Siria lanzaron este viernes gases lacrimógenos para dispersar a manifestantes que protestaban en el lado sirio contra una ofensiva del régimen de Damasco y trataban de cruzar un puesto fronterizo, según un corresponsal de la AFP.

Los centenares de manifestantes en la provincia siria de Idlib se concentraron ante el puesto fronterizo de Bab al Hawa, poco antes del anuncio de Moscú de un "cese el fuego unilateral", que solo involucra a las fuerzas del régimen sirio y que entrará en vigor el sábado, en esta región del noroeste sirio.

Rusia apoya al régimen de Bashar al Assad, que el 8 de agosto inició un avance en tierra contra Idlib, tras meses de bombardeos mortíferos contra zonas dominadas por los yihadistas.

Considerado como patrocinador de los grupos rebeldes hoy debilitados, Turquía reclama un cese de hostilidades, temiendo una nueva afluencia de refugiados hacia su frontera que provocaría una crisis humanitaria.

El viernes, los manifestantes corearon "¡Salven a Idlib, salven a Idlib!", o "el pueblo pide protección internacional", informó el corresponsal de la AFP en el lugar.

Mohammed al Ammouri, de 53 años, fue a las cercanías del puesto fronterizo para reclamar implicación más fuerte de Ankara en el conflicto sirio. "Es una advertencia a Turquía. Si no hace nada, vendremos a Turquía y a Europa", aseguró.

"Los civiles no pueden soportar más de lo que ya han soportado", lamentó.

Los manifestantes intentaron luego cruzar el puesto de Bab al Hawa antes de replegarse cuando los guardias de frontera dispararon al aire y lanzaron gases lacrimógenos, segun el corresponsal de AFP.

Turquía tiene tropas en varios puestos de observación instalados en el noroeste de Siria.

Desde finales de abril, los bombardeos de la aviación siria y rusa causaron la muerte de unos 900 civiles en Idlib, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos(OSDH). Y más de 400.000 personas han sido desplazadas, según la ONU.

Con alrededor de tres millones de habitantes, Idlib y zonas de las provincias adyacentes están controladas por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS, ex-rama siria de Al Qaida).

Rusia pidió este viernes a "los comandantes de los grupos armados que renuncien a las provocaciones y se unan al proceso de solución pacífica en las zonas que controlan", añadió.

Desencadenada en 2011 por la represión del régimen contra las manifestaciones prodemocracia, la guerra en Siria ha dejado más de 370.000 muertos.