Saltar al contenido principal

Salvaguarda irlandesa, 'brexiters' y 'leavers': un glosario del Brexit

Manifestantes contrarios al Brexit protestan ante el Parlamento británico en Londres, Reino Unido, el 10 de diciembre de 2018.
Manifestantes contrarios al Brexit protestan ante el Parlamento británico en Londres, Reino Unido, el 10 de diciembre de 2018. Henry Nicholls / Reuters

El Brexit ha generado un gran abanico de palabras y acrónimos que se utilizan comúnmente cuando se habla de la tortuosa salida del Reino Unido de la Unión Europea. En este glosario están reunidos algunos de los términos y frases clave.

Anuncios

El Artículo 50 es parte del Tratado de Lisboa, este establece el procedimiento que debe seguir un país que desee abandonar la Unión Europea (UE) y fija un periodo de dos años para su salida. Reino Unido inició el proceso el 29 de marzo de 2017, lo que significa que debería haber dejado de ser miembro de la Unión el 29 de marzo de 2019, sin embargo, el proceso se ha prolongado más allá de lo inicialmente establecido.

Aunque cualquier prórroga requeriría la aprobación de los otros 27 miembros de la UE, el Reino Unido puede decidir unilateralmente revocar el Artículo 50 si decide detener su salida del bloque antes de que se cumpla la fecha límite para el divorcio.

Theresa May firma la carta invocando oficialmente el artículo 50.
Theresa May firma la carta invocando oficialmente el artículo 50. Christopher Furlong, AFP

'Salvaguarda irlandesa' o 'backstop'

El 'backstop', conocido también como 'salvaguarda irlandesa' es una parte del acuerdo de salida que fue negociado por el Gobierno de la ex primera ministra, Theresa May, y la razón principal por la cual este pacto fue rechazado tres veces en Parlamento.

La 'salvaguarda irlandesa' es una especie de póliza de seguro diseñada para garantizar que no existan barreras físicas ni controles sobre las personas o las mercancías que cruzan la frontera entre la República de Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, nación que forma parte del Reino Unido.

Concebida como una medida temporal, el mecanismo de protección mantendría al Reino Unido dentro de la unión aduanera del bloque hasta que se establezcan nuevos acuerdos comerciales. Sin embargo, los críticos temen que la medida se convierta en permanente y amenace la integridad del Reino Unido.

'BOBs'

El polémico debate en torno al Brexit ha dejado al país amargamente dividido entre los 'leavers', aquellos que apoyaron la opción de la salida en un referendo en 2016, y los 'remainers', aquellos que quieren seguir formando parte del bloque. Pero después de casi tres años de debatir los mismos puntos una y otra vez, muchos británicos ahora se identifican como 'BOBs', una abreviación de 'Bored of Brexit' (aburridos del Brexit).

'Brexiters'

Los 'brexiters' son los partidarios de que se efectúe la salida. Aquellos que prefieren un Brexit 'duro' o 'sin trato' son denominados 'brextremistas', normalmente de forma peyorativa.

Unión aduanera y mercado único

La unión aduanera de la Unión Europea elimina todos los aranceles y controles fronterizos sobre las mercancías que circulan dentro del bloque y aplica aranceles comunes a las mercancías que entran desde el exterior. El mercado único hace del bloque una zona económica común en la que los bienes y servicios pueden circular libremente sin fronteras ni barreras internas.

Brexit 'duro', 'blando' o 'sin acuerdo'

Un Brexit 'duro' sacaría al Reino Unido del mercado único y de la unión aduanera de forma abrupta, lo que significaría el retorno de los aranceles comerciales con el bloque. Los partidarios del Brexit aseguran que este le permitiría a Londres forjar sus propios acuerdos comerciales en todo el mundo y le daría al país un control efectivo sobre sus fronteras y leyes.

Un Brexit 'suave' haría que el Reino Unido mantuviera sus estrechos vínculos económicos con la Unión, incluida la adhesión al mercado único y a la unión aduanera. Los defensores de este tipo de salida suelen ser empresas británicas alarmadas ante la perspectiva de un retorno a los aranceles fronterizos.

Muchos líderes empresariales que no quieren que el Brexit se haga realidad, están aterrorizados ante la perspectiva de un Brexit 'sin acuerdo', que haría que el Reino Unido saliera del bloque sin acuerdos para determinar el divorcio. Los analistas dicen que esto causaría el caos económico y el Parlamento votó para que sea descartado, aunque esa decisión no tiene fuerza legal.

'People's vote' o segundo referendo

Con el Parlamento en un punto muerto respecto al Brexit, los llamados a un segundo referendo o 'People's vote' han ganado fuerza. Los partidarios de esta vía dicen que los ciudadanos deberían votar de nuevo, ya que el Brexit ha resultado muy diferente de lo que se les prometió a los votantes en 2016. No obstante, los opositores sostienen que otra votación traicionaría los resultados del ejercicio realizado en 2016 y socavaría la fe en la democracia en el país.

'Prórroga'

La decisión del primer ministro, Boris Johnson, de prorrogar el Parlamento marcó una fuerte escalada de tensión entre el mandatario, feroz defensor del Brexit, y los miembros del Legislativo que tenían el objetivo de frenar la opción de un Brexit 'sin acuerdo'.

La 'prórroga' es el nombre formal del periodo en el que se suspende el Parlamento. La decisión de Johnson ha sido considerada como un intento de forzar un Brexit 'sin acuerdo', pues la medida llega durante un periodo crítico, justo cinco semanas antes del 31 de octubre, fecha límite para la salida.

Un activista anti-Brexit frente al Parlamento de Londres el 11 de diciembre
Un activista anti-Brexit frente al Parlamento de Londres el 11 de diciembre Oli Scarff, AFP

'Remainers'

Los llamados 'remainers' son los británicos que votaron por quedarse en la Unión Europea, personifican la postura opuesta a la de los 'leavers'. Aquellos que apoyan el Brexit utilizan un término despectivo, 'remoaners', un juego de palabras entre 'quedarse' y 'quejarse' para referirse a los que lo rechazan la salida del bloque.

 

Acuerdo de salida

Tras dos años de agotadoras negociaciones, en noviembre de 2018 el Gobierno de la ex primera ministra Theresa May llegó a un acuerdo de 585 páginas con la Unión.

En este se establecen las condiciones de la salida del Reino Unido del bloque, junto con una declaración política, un documento más breve de carácter no vinculante que comprometía a las dos partes a estrechar futuros lazos.

Sin embargo, para ser aprobado, el acuerdo debe tener el visto bueno tanto de la Eurocámara como del Parlamento británico, donde ya ha sido rechazado en múltiples ocasiones. Los críticos de la línea dura del propio Partido Conservador de May han descrito su acuerdo como 'BRINO', 'Brexit in name only', es decir 'Brexit sólo de nombre'.

*Este artículo fue adaptado de su original en inglés

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.