Timor Oriental celebra los 20 años del referéndum de independencia

Anuncios

Dili (Timor Oriental) (AFP)

Timor Oriental celebraba este viernes el vigésimo aniversario del referéndum que permitió a la pequeña nación de habla portuguesa del Sudeste Asiático poner fin a la ocupación indonesia y abrir la vía a su independencia.

Banderas y pancartas fueron desplegadas en la capital, Dili, mientras que los habitantes se preparaban para asistir a las festividades previstas para celebrar la transición del país a una democracia independiente.

Pero los familiares de las víctimas de la violencia que estalló tras la victoria del sí en el referéndum de 1999 siguen esperando que se haga justicia.

"El ejército y las milicias indonesias mataron a los que permitieron la independencia de esta nación", señaló Vital Bere Saldanha, de 48 años, que vio a cuatro de sus hermanos morir en el caos generado tras el plebiscito.

"La lucha por la libertad no se logró fácilmente", declaró a la AFP.

El 30 de agosto de 1999, casi el 80% de los electores de Timor Oriental votaron a favor de la separación de Indonesia, que había invadido la excolonia portuguesa en 1975. La ocupación militar indonesia durante 24 años fue sangrienta y exterminó a más de una cuarta parte de la población.

Pero el entusiasmo que siguió a la votación en 1999 se transformó rápidamente en terror cuando las fuerzas de seguridad indonesias, ayudadas por milicias, lanzaron una ola de violencia que provocó la muerte de 1.400 personas y la huida de cientos de miles de residentes.

Timor Oriental, país del sudeste asiático situado al norte de Australia, con unos 1,3 millones de habitantes actualmente, no obtuvo finalmente la independencia hasta 2002.

Las festividades del viernes por el vigésimo aniversario del referéndum coinciden con la visita del responsables extranjeros, entre ellos el primer ministro australiano, Scott Morrison.

Timor Oriental e Indonesia quisieron pasar página a la violencia. En 2008, una comisión de reconciliación concluyó que se cometieron crímenes contra la humanidad en 1999, pero los líderes de ambos países no procesaron a los militares considerados responsables de las matanzas.