Saltar al contenido principal

El icónico Capitolio de La Habana desveló su nueva piel

Una vista muestra el Edificio del Capitolio Nacional luego del desvelo de la cúpula en restauración, en La Habana, Cuba, el 30 de agosto de 2019.
Una vista muestra el Edificio del Capitolio Nacional luego del desvelo de la cúpula en restauración, en La Habana, Cuba, el 30 de agosto de 2019. Fernando Medina / Reuters

Orgullo de Cuba, el edificio entró en su última etapa de restauración, que empezó hace ocho años. Aunque sea todavía un simple abrebocas de lo que será, su nuevo aspecto ya cautivó las miradas de los transeúntes.

Anuncios

Su cúpula mide 91,73 metros, lo cual la convierte en la más alta del mundo, superando por poco a su ‘gemela’ de Washington D.C., en Estados Unidos. Una paradoja ante el más de medio siglo que ambos países llevan enfrentados, pero también un rastro de las similitudes que tuvieron. Inaugurado en plena crisis económica global de 1929, el edificio atravesó turbulencias de Cuba una tras otras y se convirtió en unos de los símbolos de su capital.

Desde este viernes 30 de agosto, este símbolo brilla gracias a unas imponentes planchas de oro, ofrecidas por Rusia. Antiguamente compuestas de cobre, estas partes claves del domo habían sido dañadas por el clima y la falta de cuidado. “Se volvió a trabajar sobre ellas para aplicar las láminas de oro, tal y como fue concebida (la cúpula) en sus orígenes", señaló a la agencia EFE Eusebio Leal, historiador y responsable de la restauración del Centro Histórico de La Habana.

Resaltó también el papel de los especialistas rusos presentes, quienes "conocen como pocos el arte de dorar metales, como se muestra en las iglesias y catedrales rusas".

Generoso, Moscú también financió el nuevo brillo que tendrá la estatua de La República con láminas de oro de 24 quilates, reinaugurada en julio pasado por el expresidente cubano Raúl Castro y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Todo eso con el fin de celebrar los 500 años de la fundación de La Habana, cuyas conmemoraciones están previstas para el 16 de noviembre. Una meta que deja a los restauradores el tiempo de culminar un trabajo que inició en 2010, cuando el primer secretario del Partido Comunista aún era Fidel Castro. El mismo hombre que en 1959 convirtió este edificio, que antiguamente albergaba al Senado y la Cámara de Representantes de la isla, en la sede de la Academia de Ciencias.

"Toda obra de restauración es una obra noble. El patrimonio es un préstamo que las generaciones que vendrán nos han hecho a nosotros, si no lo conservamos, todo se perdería. Esta obra tan esforzada, tan ardua, es un símbolo de la voluntad de la nación por proteger su pasado", comentó Eusebio Leal, quien detalló que "no es la inauguración oficial, pero no queríamos pasar por alto este primer momento", y que algo se tenía que hacer frente a la "expectativa del pueblo de La Habana” y el "misterio sobre lo que pasa bajo las lonas."

Además de su Capitolio, La Habana prevé estrenar el nuevo rostro de varias partes icónicas de su centro, como el Barrio Chino, y varias calles pintadas con murales restaurados.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.