Saltar al contenido principal

Cerca de 2 millones de habitantes de India podrían quedar apátridas y sin derecho a voto

Activistas protestaron por la publicación de la lista final del Registro Nacional de Ciudadanos (NRC), en Guwahati, Assam, India, el 31 de agosto de 2019.
Activistas protestaron por la publicación de la lista final del Registro Nacional de Ciudadanos (NRC), en Guwahati, Assam, India, el 31 de agosto de 2019. EFE

El estado de Assam publicó este sábado 31 de agosto de 2019 el Registro Nacional de Ciudadanos, que dejó por fuera a 1,9 millones de sus 33 millones de habitantes. Los excluidos, en su mayoría musulmanes, temen ser expulsados o detenidos.

Anuncios

A muchos habitantes del estado nororiental de Assam, no les basta con vivir en una de las regiones más pobres de la India. Ahora temen ser detenidos o expulsados de sus hogares, luego de que el Gobierno publicara una lista definitiva de ciudadanos reconocidos, que dejó por fuera a 1,9 millones, a quienes considera inmigrantes ilegales.

Assam tiene 33 millones de habitantes y desde 2015 el Gobierno local decidió elaborar un Registro Nacional de Ciudadanos, en un esfuerzo por “detener la inmigración ilegal”. Un primer borrador publicado en 2018 había excluido a cuatro millones y este sábado 31 de agosto fue publicada la lista definitiva.

“31,1 millones de personas ahora forman la lista final, con 1,9 millones de excluidos”, dijo Prateek Hajela, el coordinador del registro estatal.

Así las cosas, los casi dos millones de habitantes del noreste indio que no pudieron probar con suficientes documentos su nacionalidad, pasaron a ser considerados inmigrantes clandestinos o en muchos casos apátridas, con lo que automáticamente pierden su derecho al voto, entre otros.

Una mujer espera para verificar su nombre en el borrador de la lista del Registro Nacional de Ciudadanos en la aldea de Rupohi, estado nororiental de Assam, India, el 31 de agosto de 2019.
Una mujer espera para verificar su nombre en el borrador de la lista del Registro Nacional de Ciudadanos en la aldea de Rupohi, estado nororiental de Assam, India, el 31 de agosto de 2019. Anuwar Hazarika / Reuters

Uno de los requisitos para su reconocimiento era que ellos o sus familiares demostraran la residencia en la India desde antes de marzo de 1971, fecha en la que cientos de miles de bangladesíes huyeron de su país tras la separación de Pakistán.

La elaboración del controversial censo se remonta a un acuerdo firmado en 1985 entre el Gobierno indio y la Unión de Estudiantes de Assam (AASU), que lideró un movimiento contra los inmigrantes indocumentados.

Los bangladesíes musulmanes son los más afectados

Para el Gobierno del primer ministro Nadrendra Modi, Assam es cuna de inmigrantes ilegales provenientes del vecino Bangladesh y en su mayoría musulmanes, quienes son culpados por los indios de robarles sus empleos y sus tierras.

Los críticos acusan al gobernante partido nacionalista hindú, el Bharatiya Janata (BJP) de Modi, de avivar el resentimiento contra los inmigrantes ilegales y de hacer un mal uso del registro para atacar incluso a ciudadanos musulmanes legales. Alegan que la lista definitiva corrigió el gran número de hindúes que aparecían en el primer borrador, para dejar por fuera solo a los musulmanes.

También recuerdan que el partido nacionalista ha impulsado una legislación para facilitarles el camino a las minorías no musulmanas de los países vecinos para convertirse en ciudadanos. Algunos miembros del partido han asegurado públicamente que a los hindúes que quedaron por fuera de la lista, India les daría refugio.

En respuesta, el ministro de Finanzas de Assam, Himanta Biswa Sarma, dijo a través de Twitter que "los nombres de muchos ciudadanos indios que emigraron de Bangladesh como refugiados antes de 1971 no han sido incluidos en la lista, porque las autoridades se negaron a aceptar sus certificados de refugiados".

Una última oportunidad para los excluidos

"Cualquier persona que no esté satisfecha con el resultado de las reclamaciones y objeciones puede presentar una apelación ante los tribunales de extranjeros", dijo Prateek Hajela en un comunicado.

Los excluidos tienen 120 días para demostrar su ciudadanía ante los organismos regionales conocidos como “tribunales de extranjeros”, que comenzarán a funcionar a partir del lunes. Si allí se determina que son inmigrantes ilegales, pueden apelar ante tribunales superiores.

"Todos en mi familia están en la lista, pero no yo", dijo Munwara Khatun, acompañada por dos nietos y su esposo, Sahar Ali, en un centro de registro en el distrito central de Nagaon de Assam. "¿Cómo puede ser?".

Mientras esto sucede, más de mil personas se encuentran detenidas en los seis centros de detención de Assam para inmigrantes ilegales y el estado quiere establecer al menos diez centros más.

Activistas de derechos humanos han criticado las condiciones en los centros y algunos otros alertan sobre problemas con el funcionamiento de los tribunales de extranjeros, pues dicen que son parcializados o que no cuentan con suficiente personal.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.