Identificación de cuerpos

México y el dolor del hallazgo de 3.000 fosas clandestinas en 13 años de desapariciones forzadas

Algunas de las fotografías de personas desaparecidas exhibidas durante la manifestación realizada en honor al Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas a las afueras del Palacio Nacional en la Ciudad de México, México, el 30 de agosto de 2019.
Algunas de las fotografías de personas desaparecidas exhibidas durante la manifestación realizada en honor al Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas a las afueras del Palacio Nacional en la Ciudad de México, México, el 30 de agosto de 2019. Edgard Garrido / Reuters

El Gobierno mexicano cifró en 3.024 el número de fosas clandestinas que han sido localizadas en los últimos 13 años en estados como Sinaloa, Jalisco, Guerrero y Tamaulipas.

Anuncios

Fosas clandestinas, dos términos que taladran la memoria de los mexicanos desde hace 13 años y que revivieron hoy con la confirmación del hallazgo de 3.024 de estos aguajeros ilegales que se convirtieron en la última morada de los 4.974 cuerpos encontrados por las autoridades del país azteca.

Pero, más allá de las cifras reportadas por el Gobierno del mandatario Andrés Manuel López Obrador, está el dolor que sigue vivo en los hogares de los muertos. La pena por la década en la que las desapariciones forzadas han sepultado las esperanzas de muchos de gozar de una cotidianidad marcada por la tranquilidad.

El rastro de la identificación de cuerpos y la localización de las fosas por parte de los organismos forenses se ha extendido por todo el territorio, desde los estados de Sinaloa y Jalisco hasta Tamaulipas, Guerrero y Chihuahua, donde las operaciones de búsqueda empezaron en 2006.

Ante la revelación de las cifras oficiales dadas a conocer desde la capital mexicana, llegaron más anuncios, uno de ellos fue el de Amnistía Internacional (AI), organismo que celebró la decisión de la Administración de permitirle al Comité de la ONU contra la Desapariciones Forzadas la participación en las tareas de rastreo, medida que levanta el bloqueo que durante años ha menguado el avance de los procesos.

Y es que la celebración de AI no es para menos, pues según Érika Guevara, la directora para las Américas de dicha organización, la permanente barrera de las autoridades mexicanas a la contribución de la ONU en la ubicación de las fosas se ha levantado como un muro contra los derechos humanos.

Se trata de las familias de miles de ciudadanos que, pese al paso del tiempo, todavía no tienen certeza del paradero de sus seres queridos y que cada 30 de agosto marchan en honor al Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas apoyados con fotografía y pancartas.

Tras la declaración hecha justamente por el subsecretario de Derechos Humanos del Gobierno mexicano, Alejandro Encinas, sobre la aceptación de la cooperación del citado Comité de la ONU fue aprobada la llegada de una delegación del organismo en el transcurso del segundo semestre del próximo año.

Sin embargo, este es un asunto de vieja data que viene desde 2013, cuando Naciones Unidas radicó la solicitud para visitar la nación y contribuir con los procesos, petición que el entonces gobierno de Enrique Peña Nieto rechazó tajantemente.

Para Rainer Huhle, quien en su momento fue miembro del Comité de la ONU, la actitud del mandato de Peña Nieto frente a las propuestas del organismo siempre fue “netamente defensiva” y cerrada.

Al margen de las posiciones políticas, los familiares de quienes continúan desaparecidos volvieron a exigirle a la fuerza pública y a los legisladores las que califican como “acciones reales” lejos de los comunicados mediáticos, debido a que cerca de 26.000 cuerpos todavía se encuentran al interior de las morgues a la espera de ser identificados.

Los números son claros. Más de 40.000 mexicanos siguen desaparecidos, razón suficiente para que cientos de padres, madres y hermanos salieran a las calles para unirse en una sola voz desde 18 ciudades pidiendo lo mismo en un solo grito: el regreso de los ausentes.

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24