Saltar al contenido principal

Alemania espera un fuerte avance de la ultraderecha en elecciones regionales

Anuncios

Berlín (AFP)

La extrema derecha alemana se apresta este domingo a lograr un fuerte avance en dos elecciones regionales en el este del país, un resultado que podría colocar a la coalición de Angela Merkel en nuevas turbulencias.

En Sajonia y Brandeburgo, dos Estados federados del este de Alemania, unos 5,5 millones de electores están convocados este domingo a las urnas para elegir a sus nuevos parlamentarios regionales.

Si bien abarca solo al 12% del electorado alemán, estas elecciones, completadas por una tercera en Turingia, otra región de la exRepública Democrática Alemana (RDA, comunista), el 27 de octubre, serán seguidas con lupa en el país, 30 años después de la caída del Muro.

En efecto, debería saldarse con un nuevo avance de la Alternativa para Alemania (AfD), el partido de extrema derecha que altera el paisaje político desde 2013.

Esta derecha radical tiene sus bastiones en el este del país, y es mucho más débil en cambio en el oeste, lo que demuestra la grieta política que divide a Alemania tres décadas después de su reunificación.

- Movimiento radical -

En Brandeburgo, el Estado que rodea a Berlín, AfD obtuvo en el último sondeo un 21%, un punto detrás del partido socialdemócrata, que hoy en día tiene el control de la coalición de la izquierda.

En la vecina Sajonia, la otra región que vota el domingo, la extrema derecha es superada por los conservadores de la canciller Merkel (CDU), que tienen a ese Estado como su feudo, aunque recogen 24,5% de adhesiones en los sondeos.

En caso de confirmarse, En los dos Estados se tratará de una progresión espectacular con respecto a anteriores elecciones: 8,8 puntos en Brandeburgo y cerca de 15 puntos en Sajonia.

De todos modos, esto no alcanzará a AfD para acceder al poder en esas regiones.

Los partidos tradicionales en particular CDU, ya han advertido que no formarán coalición con AfD. El juego político se las verá muy complicado.

Estos Estados, que tienen importantes prerrogativas en el sistema alemán de educación o seguridad, por ejemplo, podrían en efecto ser gobernados por amplias alianzas heterogéneas integradas por la derecha y la izquierda.

En los Länders donde muchos jóvenes continúan emigrando cada año hacia el oeste de Alemania y sus salarios más atractivos, los alemanes de la ex-RDA sufren una sensación de desvalorización, a pesar de una fuerte baja del desempleo en los últimos diez años.

La política de acogida de refugiados llevada a cabo desde 2015 por Merkel hirió a una parte de la población que tuvo el sentimiento que el Estado se ocupaba más de los migrantes que de ellos.

- Tormenta en la coalición -

AfD explotó esos temores e hizo campaña contra los partidos tradicionales, a los que asimiló al expartido comunista de la RDA.

Estas elecciones regionales sirven de ensayo en tamaño real para la canciller, al frente desde el año pasado de una coalición frágil con los socialdemócratas del SPD, y que ya anunció que abandonará el poder en el otoño de 2021.

Las dos elecciones podrían provocar una "tormenta" en la coalición, según Spiegel.

Merkel, oriunda de otro Estado del este y muy impopular entre los simpatizantes de AfD, se abstuvo de hacer campaña.

Prefirió dejar el terreno a los barones locales de su movimiento, que intentan recuperar los electores que partieron a la extrema derecha por un discurso muy firme sobre las cuestiones de la seguridad y migración.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.