Saltar al contenido principal

Andújar alcanza su mejor nivel tras lesiones: está entre los 16 mejores del US Open

Anuncios

Nueva York (AFP)

Pablo Andújar no se lo podía creer, a sus 33 años y viniendo de una lesión en el codo que lo llevó al quirófano, está entre los 16 mejores del US Open.

En Nueva York se metió por primera vez en la segunda semana de un Grand Slam y ahora no quiere parar.

"No esperaba estar en octavos de final después de todo lo que he pasado. Para mí, es un regalo. Todavía no me lo acabo de creer", dijo Andújar después de clasificar al vencer kazajo Aldexander Bublik por 6-4, 6-3 y 6-2.

En la siguiente ronda enfrentará a Gael Monfils (decimotercer preclasificado), que recibió su cumpleaños poco después de avanzar en un partido durísimo a cinco sets, con tres tie-breaks, al canadiense Denis Shapovalov.

Sería una ventaja para el español de 33 años y actualmente en el puesto 70 del ranking, aunque en la próxima actualización debe subir 22 posiciones y colocarse entre los 50.

El primer partido para Andújar fue desgastante, contra el británico Kyle Edmund (30), a quien derrotó en cinco sets. Al italiano Lorenzo Sonego y luego a Bublik sí los despachó en tres sets.

"He sentido una felicidad enorme cuando he ganado", confesó. "Muy contento, pero sin creerme lo que había hecho. Estaba como en una nube. No acababa de entender que me había metido en la segunda semana de un Grand Slam", dijo el español que registró su mejor actuación en un torneo de este tipo desde que avanzó a la tercera ronda de Wimbledon.

Y no es para menos: no son pocas las lesiones que ha sufrido este tenista nacido en Cuenca, pero que, testarudo, no lo hacen colgar la raqueta antes de tiempo.

- "Un orgullo" -

La más reciente fue el codo derecho, que lo obligó a operarse en tres oportunidades y someterse a rehabilitación, alejándolo de las canchas por dos interminables temporadas.

En redes sociales publicó la foto de su tercer paso por el quirófano, con el codo vendado y un cabestrillo... y aún, una media sonrisa... Hoy juega con un vendaje negro cubriéndole el área.

En esa última operación, los médicos hicieron "transposición del nervio" que estaba muy inflamado.

Y cerrando 2017 en el puesto 1.701 del ránking ATP, tocaba volver a comenzar

Disputó torneos Challengers y ATP, llevándose el título del Marrakech en Marruecos en 2018, cuando solo jugó Roland Garros, cayendo en primera ronda.

Este año también cayó en su debut en los tres Grand Slams previos al US Open, donde recoge una buena cosecha de su esfuerzo.

"Todavía estoy un poco desubicado. Es todo un poco nuevo para mí. Entro al vestuario y cada vez hay menos gente, son todo nombres importantes. Verme ahí con ellos es un orgullo, y tengo que valorarlo y disfrutarlo", expresó, asegurando que ha venido adaptando su juego a canchas rápidas.

"Cuando empezaba, cuando era más joven, jugaba más en tierra. Ya se sabe la escuela española, pero conforme he ido creciendo he ido adaptando mi juego", indicó. "Nunca he pensado que fuera un negado en pista rápida. Siempre he tenido fe en mis posibilidades en dura".

- "Ilusión y pasión" -

Ante Monfils buscará el triunfo, pero trata de ponerse mucha presión.

"No me lo merezco, yo no soy nada, no tengo que presionarme", siguió. "Yo no soy el favorito, eso está muy claro. Ellos saben que soy una buena ronda, pero voy a intentar hacer mi partido: siendo sólido y consistente intentaré salir a por todas".

Si el camino de triunfos continúa y llega a las semifinales podría toparse con Nadal, que reconoció la calidad del juego de su compatriota, a quien conoce desde pequeños.

"Pablo tiene un gran nivel", dijo el 2 del mundo. "Cuando está sano demuestra que es capaz de jugar bien, cada vez que ha vuelto de lesiones se ha situado al nivel en el que estaba antes. No por estar lesionado ha perdido el nivel (...), tiene su nivel de tenis totalmente interiorizado".

Y más importante: "tiene la ilusión y la pasión por seguir haciendo lo que le gusta".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.