Saltar al contenido principal

Bolsonaro planea indultar a policías implicados en masacres

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante una ceremonia de lanzamiento de políticas públicas contra el crimen violento, en el Palacio de Planalto, en Brasilia, Brasil, el 29 de agosto de 2019.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante una ceremonia de lanzamiento de políticas públicas contra el crimen violento, en el Palacio de Planalto, en Brasilia, Brasil, el 29 de agosto de 2019. Adriano Machado / Reuters

El presidente brasileño afirmó, a puerta cerrada, que estaría dispuesto a perdonar oficialmente los cargos que pesan sobre integrantes de las fuerzas de seguridad vinculados a abusos. Mencionó tres eventos que sacudieron al país entre 1992 y 2000.

Anuncios

Estas declaraciones las hizo mientras acompañaba a su hija a tomar clases de equitación, en una academia militar de Brasilia. Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, sostuvo una reunión informal con periodistas, a los cuales les fue prohibido grabar o registrar la conversación.

El tema del encuentro fue el indulto presidencial. “No quiero dar detalles, pero hay casos que, si puedo otorgar, lo voy a otorgar”, afirmó el mandatario, quien se refirió directamente a Ubiratan Guimarães, un oficial de la policía militar que comandó la operación de Carandirú, en 1992. Bolsonaro aseguró que este coronel, asesinado en 2006, hubiese podido beneficiarse del indulto de perdón de pena.

El 2 de octubre de 1992, Guimarães mandó a reprimir un motín de prisioneros de la cárcel de Carandiru. La pérdida de control de las fuerzas de seguridad fue total y mataron a 111 recluidos. Esta masacre es considerada como la peor violación de derechos humanos de la historia de Brasil.

El mandatario brasileño dijo que usaría el mismo poder que utilizó Luiz Inácio Lula da Silva en 2010 para Césare Battisti. Protegido por el Gobierno de izquierda, el militante italiano huyó y terminó extraditado tan pronto llegó Bolsonaro.

Otro caso citado por el presidente este sábado 31 de agosto, fue la Masacre de Eldorado do Carajás de 1996. El 17 de abril de ese año, 19 campesinos y trabajadores fueron asesinados por la policía del Estado de Pará.

El hecho ocurrió cuando varios agentes llegaron a gestionar la movilización de unos 1.500 activistas del ‘Movimiento de los Sin Tierra’ quienes acampaban en fincas privadas en protesta por las demoras de la reforma agraria que preveía expropiaciones. La respuesta judicial a esta masacre presentó “graves deficiencias”, según Amnistía Internacional, que criticó en particular a las autoridades locales.

Bolsonaro se refirió también al “autobús 174”, una toma de rehenes que provocó la muerte de una profesora por el actuar cuestionable de la policía, en Rio de Janeiro, en junio del 2000.

No fue la primera mención de posibles indultos del presidente brasileño. Durante la semana pasada, ya había hablado de su plan de perdonar a implicados en ciertos casos y declaró que se darán a conocer “sorprendentes nombres.”

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.