Saltar al contenido principal

Manifestantes en Hong Kong bloquean vías hacia el aeropuerto, tras una noche de enfrentamientos

Los manifestantes bloquean la carretera que conduce al aeropuerto internacional de Hong Kong, el primero de septiembre de 2019.
Los manifestantes bloquean la carretera que conduce al aeropuerto internacional de Hong Kong, el primero de septiembre de 2019. Kai Pfaffenbach / Reuters

Lograron que MTR, la gestora de la línea de metro que conecta la ciudad con el aeropuerto, suspendiera sus operaciones. El servicio aeroportuario no fue interrumpido, pero sí tiene retrasos.

Anuncios

Miles de manifestantes bloquearon las carreteras y los enlaces de transporte público al aeropuerto de Hong Kong este domingo primero de septiembre de 2019, como continuación de las protestas que hace tres meses desataron la mayor crisis política en décadas.

El aeropuerto mantuvo su operación, aunque con retrasos, pero los trenes sí fueron suspendidos, en medio de bloqueos de los manifestantes que erigieron barricadas en las carreteras de la ciudad cercana de Tung Chung. Algunos pasajeros se vieron obligados a caminar el último tramo de su viaje al aeropuerto, arrastrando su equipaje detrás de ellos.

Una barricada fue prendida en llamas durante la protesta cerca de una estación de metro en Hong Kong, el primero de septiembre de 2019.
Una barricada fue prendida en llamas durante la protesta cerca de una estación de metro en Hong Kong, el primero de septiembre de 2019. Anushree Fadnavis / Reuters

La estación de metro operada por MTR en Tung Chung tuvo que ser cerrada, luego de los destrozos a las cámaras de seguridad y de que algunos torniquetes y cajas registradoras fueran desmantelados.

Chek Lap Kok, construido alrededor de una pequeña isla periférica en los últimos días del dominio colonial británico, es uno de los aeropuertos más activos del mundo, al que se llega mediante una serie de concurridos puentes.

Hace tres semanas, este terminal aéreo había sido objeto de un bloqueo por parte de manifestantes vestidos de negro, quienes terminaron en enfrentamientos violentos con la policía y provocaron la cancelación o el retraso de algunos vuelos.

El grueso de la protesta se realizó fuera de las terminales ya que, después de la paralización del aeropuerto por las protestas de mediados de agosto -que supuso la cancelación de casi mil vuelos- las autoridades aeroportuarias obtuvieron un requerimiento judicial que prohíbe las manifestaciones en la mayor parte de las terminales.

No obstante, no especifica qué vías aledañas al aeropuerto también están afectadas por la medida.

En las horas de la tarde (hora local), los antidisturbios comenzaron a dispersar a los manifestantes, quienes se retiraron sin registrar enfrentamientos con los agentes. Sin embargo, la Policía reveló que durante las protestas del fin de semana 63 personas fueron arrestadas, incluido un adolescente de 13 años.

Oficiales de policía buscan capturar manifestantes en una estación de metro en Hong Kong, el primero de septiembre de 2019.
Oficiales de policía buscan capturar manifestantes en una estación de metro en Hong Kong, el primero de septiembre de 2019. Danish Siddiqui / Reuters

Esta nueva manifestación, en el decimotercer fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong, se produce después de que en la noche del sábado se registraran fuertes enfrentamientos entre antidisturbios y manifestantes, en los que hubo cócteles molotov, cañones de agua y barricadas en llamas.

De hecho, al menos cinco personas permanecen en estado grave tras estos enfrentamientos, según fuentes de los servicios sanitarios.

Los manifestantes pidieron ayuda a Londres

Varios manifestantes también se reunieron este domingo fuera del consulado británico en el centro de Hong Kong, agitando banderas y cantando "Dios salve a la reina", con el fin de presionar a Londres para que declare incumplida la Declaración Chino-Británica de 1984.

Tras recuperar la soberanía del territorio de manos británicas en 1997, y bajo la fórmula “Un país, dos sistemas”, el Gobierno chino se comprometió con esta declaración a mantener la autonomía de Hong Kong y a respetar hasta 2047 una serie de libertades de las que no gozan los ciudadanos de la China continental.

Los manifestantes se reunieron frente al Consulado General Británico en Hong Kong, el primero de septiembre de 2019.
Los manifestantes se reunieron frente al Consulado General Británico en Hong Kong, el primero de septiembre de 2019. Danish Siddiqui / Reuters

Tres meses de manifestaciones contra una polémica ley de extradición

Las marchas comenzaron en marzo como oposición a una polémica propuesta de ley de extradición que, según abogados y activistas, podría permitir a Beijing acceder a "fugitivos" refugiados en la excolonia británica. A medida que fueron avanzando, las exigencias se extendieron a la renuncia de la jefa de Gobierno, Carrie Lam, quien no ha dado su brazo a torcer.

Las manifestaciones han movilizado a cientos de miles de personas y han dejado enfrentamientos violentos con la Policía, a la que se ha acusado de abusar de su poder a la hora de disuadir las protestas.

Aunque a principios de julio las autoridades hongkonesas declararon "muerta" esa propuesta de ley, los manifestantes exigen que se retire oficialmente y han ampliado sus demandas con el objetivo de mejorar los mecanismos democráticos de la ciudad y oponerse al autoritarismo chino.

Por su parte, Beijing asegura que detrás de las protestas existe una "mano negra" y señala a "algunas fuerzas de Estados Unidos" como responsables.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.