Saltar al contenido principal

Ministro de Hacienda argentino califica las medidas cambiarias como "incómodas" pero necesarias

El presidente Mauricio Macri encabeza una reunión ministerial para explicar los nuevos controles a la compra de divisas y transferencias al exterior, en la Casa Rosada en Buenos Aires, Argentina, el 2 de septiembre de 2019.
El presidente Mauricio Macri encabeza una reunión ministerial para explicar los nuevos controles a la compra de divisas y transferencias al exterior, en la Casa Rosada en Buenos Aires, Argentina, el 2 de septiembre de 2019. Cortesía Casa Rosada

El ministro de Hacienda, Hérnan Lacunza, explicó las restricciones cambiarias que impuso el Gobierno y que suscitaron una dosis de incertidumbre entre los argentinos. Dijo que, si no se tomaban esas medidas, habría "graves consecuencias".

Anuncios

¿Se trata de la pesadilla del 'corralito' que se posó sobre los argentinos en 2001? Según el ministro Lacunza, no. Son unas medidas "incómodas (...) que no cabrían en un país normal" pero necesarias para "evitar consecuencias graves" a la economía argentina, que quedó aún más maltrecha tras los resultados de las elecciones primarias que hundieron al presidente Mauricio Macri y catapultaron al candidato presidencial del Kirchnerisno, Alberto Fernández.

En palabras más sencillas, Lacunza insistió en que estas decisiones intentan evitar la fuga de capitales y estabilizar el precio del dólar para "cuidar a la gente de la inflación", que en julio se ubicó en un 54,4 %, según el último dato oficial disponible. Aseguró además que "no son las medidas que nos hubiera gustado tomar, pero son de emergencia" ante la turbulencia económica que atraviesa la tercera economía más importante de América Latina.

El recién nombrado Ministro de Economía de Argentina, Hernán Lacunza, asiste a una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial Casa Rosada en Buenos Aires, Argentina, el 20 de agosto de 2019.
El recién nombrado Ministro de Economía de Argentina, Hernán Lacunza, asiste a una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial Casa Rosada en Buenos Aires, Argentina, el 20 de agosto de 2019. Agustín Marcarian / Reuters

A finales de 2001, durante la peor crisis económica de la historia argentina, los ciudadanos vieron cómo sus ahorros quedaron atrapados en los bancos en el denominado 'corralito', un fantasma que Lacunza negó el domingo 1 de septiembre en una entrevista televisiva y que reiteró en una rueda de prensa este 2 de septiembre, tras una reunión ministerial que encabezó Macri.

El jefe de la cartera de Hacienda y Energía advirtió que estas nuevas líneas económicas que fijó el Gobierno en materia cambiaria no afectarán a los "argentinos que pueden hacer lo que quieran con lo que ya tienen en los bancos, en su casa o en el exterior" Para el ministro, "eso es intocable e incuestionable".

Los comerciantes trabajan en el piso de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, en Argentina, el 2 de septiembre de 2019.
Los comerciantes trabajan en el piso de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, en Argentina, el 2 de septiembre de 2019. Agustín Marcarian / Reuters

Lacunza quería despejar los temores fundados en los argentinos y también en los mismos ministros con quienes estuvo reunido antes de dar declaraciones al público, ante esta sorpresiva medida que anunció el Gobierno y que entró en vigencia este 2 de septiembre. El funcionario añadió que las restricciones cambiarias ponen "límites a la eventual dolarización, pero con absoluta disponibilidad del patrimonio de cada uno de los argentinos".

Y aunque en el encuentro con sus pares no estableció un valor para el dólar, sí se animó a señalar que luego de la escalada de la divisa antes de la apertura de los mercados, la cotización iba a empezar "a estabilizarse". Y el Ejecutivo recibió la primera señal positiva: la divisa estadounidense mayorista empezaba a mostrarse a la baja.

¿Cómo reaccionaron los argentinos ante el control cambiario que impuso Macri?

Los ciudadanos se levantaron esta mañana con preocupación y extrema cautela ante las nuevas medidas que instauró un Macri mucho menos popular al que se juramentó en 2015.

El decreto que firmó el presidente establece restricciones para la compra de dólares, de modo que hasta el próximo 31 de diciembre los ciudadanos podrán comprar hasta 10.000 dólares por mes y para un monto mayor tendrán que solicitar autorización al Banco Central. Pero tanto las empresas, bancos, gobiernos locales y fondos de inversión necesitarán el aval de esta institución del Estado para cualquier suma que necesiten de esta divisa.

La gente hace fila fuera del Banco Nacional argentino antes de su apertura, en Buenos Aires, Argentina el 2 de septiembre de 2019.
La gente hace fila fuera del Banco Nacional argentino antes de su apertura, en Buenos Aires, Argentina el 2 de septiembre de 2019. Agustín Marcarian / Reuters

Pero muchos se levantaron este lunes con la intuición de acercarse a las entidades bancarias y retirar todo su dinero. Desde muy temprano, en Buenos Aires, la capital argentina, había largas filas que se extendían frente a los bancos antes de que abrieran sus puertas para retirar sus ahorros después de los controles de capital que restringen las compras y transferencias de dólares.

"(Esta situación) te lleva a épocas anteriores. Empiezas a desconfiar de los bancos, si tienes dinero, tal vez quieras sacarlo del sistema (económico), lo sacas del banco, te lo llevas a casa y lo mantienes allí, preocupado porque ya hemos tenido medidas similares en el pasado", explicó Diego Fernández.

Una crisis económica de vieja data

Acostumbrados a la agitación económica que ha llevado a restricciones en el acceso a sus ahorros en el pasado, los argentinos se han vuelto históricamente rápidos a optar por prescindir de los bancos y esconder su efectivo en casa ante los primeros signos de una restricción monetaria.

"Este es un momento en el que tenemos muchas sorpresas. Mañana podríamos despertarnos y ver que todo ha cambiado", dijo la estudiante universitaria y trabajadora a tiempo parcial Catalina Pedace, de 25 años, mientras esperaba en la fila frente a un banco en el centro de la capital. "Prefiero ser cautelosa y no arrepentirme más tarde", aseguró la joven.

un comerciante organiza verduras en su puesto, en un mercado local, en Buenos Aires, Argentina , el 23 de agosto de 2019.
un comerciante organiza verduras en su puesto, en un mercado local, en Buenos Aires, Argentina , el 23 de agosto de 2019. Agustín Marcarian / Reuters

La actual crisis económica empeoró después de las elecciones primarias del 11 de agosto, cuando el candidato opositor Alberto Fernández derrotó al presidente Mauricio Macri en las encuestas, asustando a los mercados por temor a un retorno a las políticas intervencionistas.

Durante la presidencia de Fernando de la Rúa, en 2001, fue cuando la crisis económica marcó una episodio difícil de olvidar en el país. Allí se extendió el famoso término del 'corralito', que se convirtió en una pesadilla para los argentinos hasta el día de hoy.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.