Saltar al contenido principal

Irán reduciría sus compromisos nucleares el 6 de septiembre

La sorpresiva visita del Canciller iraní, Javad Zarif,  a la cumbre del G7 en Biarritz, el 25 de agosto, permitió pensar en un posible diálogo entre EE. UU. e Irán, pero la República Islámica tiene sus exigencias para los otros firmantes del acuerdo nuclear del 2015.
La sorpresiva visita del Canciller iraní, Javad Zarif, a la cumbre del G7 en Biarritz, el 25 de agosto, permitió pensar en un posible diálogo entre EE. UU. e Irán, pero la República Islámica tiene sus exigencias para los otros firmantes del acuerdo nuclear del 2015. Evgenia Novozhenina / Reuters

Irán asegura tener listo el tercer paso para la reducción de sus compromisos nucleares, pero deja las puertas abiertas al diálogo con Europa, acercamiento iniciado durante el pasado G7 en Biarritz, Francia.

Anuncios

Irán podría ir más lejos en su no respeto del acuerdo nuclear firmado junto a las potencias occidentales en el 2015 si los países europeos no toman medidas para salvar el pacto. Así lo informó la agencia de noticias oficial iraní IRNA citando al portavoz de su cancillería, Abbas Mousavi, quien, además, confirmó junto con el jefe de gabinete del presidente iraní, que una delegación de negociadores económicos de la República Islámica, encabezada por el viceministro de Relaciones Exteriores, Abbas Araghchi, está viajando a París "para discutir las maneras de salvar el acuerdo”.

Mousavi advirtió textualmente que "Irán está preparado para reducir sus compromisos si las partes europeas no muestran suficiente determinación. El tercer paso ha sido diseñado y será más fuerte que el primero y el segundo". Concretamente el próximo 6 de septiembre Irán podría volver a enriquecer uranio al 20% o reiniciar las centrifugadoras de naftalina, que sirven a ese mismo fin.

Pese a ello, el portavoz del gobierno de Irán, Ali Rabiei, dijo durante la mañana de estes lunes (hora local) que las opiniones de Teherán y París sobre el acuerdo “se han acercado”, principalmente después de una llamada telefónica de este sábado 31 de agosto entre el presidente Hassan Rohani y su homólogo francés Emmanuel Macron, una conversación que sigue al acercamiento entre Irán y Estados Unidos provocado por París durante la recién finalizada cumbre del G7 en Biarritz, Francia.

"Ahora se están llevando a cabo discusiones técnicas sobre las formas de cumplir con los compromisos de los europeos (en el acuerdo nuclear)", dijo Ali Rabiei, en declaraciones a la televisión estatal. Pero advirtió que “si la satisfacción de Teherán no se ha garantizado sobre la realización de los compromisos (por parte de Europa) en el plazo establecido, tomaremos un fuerte paso para reducir los compromisos".

Según la presidencia francesa, durante la conversación telefónica el presidente Iraní recordó que los dos objetivos prioritarios para Irán en este momento son "la plena implementación" del acuerdo nuclear de Irán” y la "seguridad del transporte marítimo en las vías fluviales, incluidos el Golfo y el Estrecho de 'Ormuz'”.

París, por su parte, cree que Irán debe volver a sus compromisos del acuerdo y por otro lado, que Donald Trump debería detenerse en sus sanciones económicas, por ejemplo, dejando que Irán exporte parte de su petróleo.

El presidente francés pidió además a Irán que "actúe para poner fin a los combates y abrir la negociación en Yemen", así como "la mayor moderación en el Líbano" en momentos en que aumentan las tensiones entre Israel y Hezbolá.

Reunión entre Rohani y Trump

El portavoz Rabiei sugirió también que el presidente Hassan Rohani podría reunirse con su homólogo estadounidense Donald Trump si servía a los intereses de Irán, aunque advirtió que no era necesario encontrarse con un "agitador" en las circunstancias actuales.

"En mi opinión, el objetivo del presidente de Estados Unidos para reunirse con el presidente de Irán es uno y el nuestro, es otro. El presidente de Estados Unidos lo hace por razones internas, mientras que nosotros queremos recuperar nuestros derechos".

El año pasado, el presidente Trump, retiró unilateralmente a su país del acuerdo de 2015 entre Irán y seis potencias mundiales destinadas a frenar el programa nuclear de Teherán. Posteriormente, Washington volvió a imponer sanciones a las exportaciones de petróleo iraní, lo que llevó a un desplome de las ventas al extranjero del crudo de Teherán. Rabiei reiteró que "el petróleo de Irán debe comprarse y su dinero permanecer accesible", como condición para salvar el acuerdo.

Tensión en aumento

Las tensiones entre los dos países se intensificaron durante los misteriosos ataques contra embarcaciones en la región del Golfo de mayo y junio. Un dron estadounidense, según Teherán, fue derribado por Irán, mientras que otro, que según Irán no le pertenece, fue destruido por Estados Unidos.

Posteriormente, las autoridades británicas confiscaron un petrolero iraní frente al estrecho de Gibraltar, que luego liberaron, y otras tres embarcaciones fueron incautadas por Irán, incluida una que viajaba bajo pabellón de Gran Bretaña.

Estas disputas navales causaron el temor a una escalada incontrolable, que solo se relajó durante el G7 celebrado de Biarritz a fines de agosto.

Los drones también han estado en el centro de las tensiones en los últimos días, particularmente en el Líbano, donde el movimiento chiíta de Hezbolá culpó a Israel de un ataque con dos de estos dispositivos contra su bastión sureño de Beirut.

Con Reuters y AFP.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.