Saltar al contenido principal

Los 5 postulados de la ultraderechista AfD y su clave del éxito en el este de Alemania

El candidato de Alternativa por Alemania por Brandeburgo, Andreas Kalbitz, celebra el fulgurante ascenso de su formación en la región.
El candidato de Alternativa por Alemania por Brandeburgo, Andreas Kalbitz, celebra el fulgurante ascenso de su formación en la región. Axel Schmidt / Reuters

El partido de ultraderecha triplicó y duplicó sus resultados en las elecciones de los estados de Sajonia y Brandeburgo, algo que complica mucho la estabilidad política alemana y que les ubica como segunda fuerza en esas zonas.

Anuncios

El este de Alemania vuelve a suponer un desafío electoral para Berlín. El partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) obtuvo unos resultados extraordinarios, tal y como preveían las encuestas, y hace que cada vez resulte más complicado ejercer la política de aislación contra el partido ultraderechista.

Sajonia y Brandeburgo auparon a este partido ultra a la segunda posición en ambos lands, y aunque la CDU democristiana de Angela Merkel y el histórico Partido Socialdemócrata alemán lograsen sendas victorias, la crisis en estos partidos se agudiza tras otros comicios con una notable pérdida de votos.

Pero, ¿cuáles son los puntos programáticos que auparon a este partido a tener tanta relevancia en un país con una pésima experiencia histórica con la ultraderecha como es Alemania? Su programa político se podía resumir en los siguientes puntos.

Antiinmigración: AfD es un partido con tintes xenófobos que se enorgullece de distinguir a los alemanes "ancestrales" y el resto de población, que aunque sea de nacionalidad alemana, no tiene orígenes germanos. Además, está posicionado claramente contra la inmigración y la acogida de refugiados, algo que en un principio alentó la canciller Angela Merkel pero que ha servido a este partido ultra como excusa para forjar gran parte de su discurso electoral. De hecho, su auge coincide con el momento de las primeras llegadas de refugiados.

Expulsión y refuerzo de fronteras: AfD aseguró más de una vez, a través de su líder, Alexander Gauland, que no cree en la doble nacionalidad y que, por tanto, "hay más de un millón de personas que deberían salir del país". A estas expulsiones masivas se le une la propuesta de reforzar las fronteras y acabar con la frontera única, de la que gozan todos los países que firmaron el tratado de Schengen, del que forman parte miembros de Unión Europea y países no comunitarios como Suiza, Noruega o Islandia.

Recuperación del término 'Volkisch': Este término de difícil traducción hace referencia a la familia y el pueblo alemán. Fue acuñado a finales del siglo XIX por los ultra-conservadores populistas alemanes y posteriormente adaptado durante el periodo nazi. Quedó desterrado desde entonces... hasta ahora. Se apuesta por un modelo que relega a la mujer a un segundo plano con respecto al hombre, se prohíbe el aborto y se fomentan políticas de natalidad que garanticen "la supervivencia del pueblo".

Unión Europea: Para Alternativa el proyecto de la Unión Europea fracasó en todos los aspectos. Lo que plantean es que, si no se remodela por completo el funcionamiento de esta organización, Alemania se salga. Para la AfD, es imprescindible que Alemania tenga más beneficios porque según su visión, la UE debilita al país. Creen que cada Estado debería recuperar de forma sólida la soberanía que en su día se cedió a las instituciones de Bruselas.

Rechazo a las políticas de medioambiente: Este partido rechazó desde un principio las políticas medioambientales que promueven el resto de partidos, en especial desde que La Izquierda (Die Linke) y Los Verdes (Die Grünen) comenzasen a formar parte de los gobiernos regionales de manera habitual. Apuestan por el carbón como uno de los principales motores energéticos para Alemania.

El éxito de la AfD: ¿Voto ultra o voto rebelde?

La fractura entre el este y el oeste del país se está evidenciando en los últimos comicios más que en las últimas tres décadas. El éxito de Alternativa para Alemania es más del doble en el este que en el oeste y eso es a pesar de que, en los 'land' orientales, se concentran los líderes más radicales y extremistas.

Sajonia y Brandeburgo ya votaron y en octubre le llega el turno a la rural, y poco conocida, región de Turingia. Otro resultado muy favorable para la ultraderecha, podría remover los cimientos del Gobierno Federal de Berlín.

Bolsa propagandística que refleja la figura del líder nacional de AfD, Alexander Gauland, natural de Sajonia. El cartel reza un lema que se traduce como "La Caza".
Bolsa propagandística que refleja la figura del líder nacional de AfD, Alexander Gauland, natural de Sajonia. El cartel reza un lema que se traduce como "La Caza". Michelle Tantassi / Reuters

Las causas de estos resultados vienen dadas por un desarraigo histórico en los territorios de la antigua Alemania del Este con la asimilación por parte del oeste, que 30 años después no solo no se corrigió, sino que aumentó.

El voto del este es un voto de protesta. Un alemán de estas cuatro regiones cobra, en promedio, entre 650 y 700 euros menos que uno del oeste. Hay personas residentes en ciudades como Leipzig o Dresde que se sienten alemanes de segunda categoría por el hecho de que la mayoría de empresas se concentran en el oeste y que, desde los años 90, su situación laboral fue de peor calidad que la de sus vecinos.

Los cambios, por tanto, no son bien aceptados. Por ello en plena revolución tecnológica hay personas que se sienten amenazadas. Lo mismo sucede con las políticas verdes. Sajonia es un estado que, aún hoy, es muy dependiente laboralmente de la extracción de carbón. Su posible fin aterroriza a miles de obreros que encuentran en el discurso de AfD la solución.

Por último, está la decepción sufrida con Angela Merkel y su Ejecutivo. Cuando entró al poder fue vista como una esperanza para estas regiones porque la canciller también es del este. Pero poco a poco observaron cómo la dinámica seguía siendo la misma y, de hecho, a parte de ella solo otra ministra es de las regiones orientales. El poder continúa ejerciéndose desde el oeste.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.