Saltar al contenido principal

Serena dice sentirse "bien" del tobillo tras torcedura en el US Open

Anuncios

Nueva York (AFP)

Serena Williams cree que evitó una lesión grave en su tobillo después de torcerlo en el triunfo ante Petra Martic que la puso en los cuartos de final del US Open.

La estadounidense de 37 años, en busca de su vigésimo cuarto título de Grand Slam para igualar el récord histórico de Margaret Court, derrotó a la croata por 6-3 y 6-4 y llegó a la ronda de las ocho mejores por decimosexta vez.

La principal preocupación de Williams, seis veces campeona del Abierto de Estados Unidos, en una victoria sin complicaciones, era el estado de su tobillo derecho, que se torció mientras corría a la red para lanzar una volea en el segundo set.

Pidió tiempo médico en el siguiente descanso e hizo que le pusieran una cinta adhesiva en el tobillo.

"Me siento bien físicamente ahora mismo", dijo Williams, que enfrentará a la china Wang Qiang (18) en caurtos de final.

"Solo quería, como ya he dicho, comprimirlo un poco y pegarlo con más fuerza, así al menos podría intentar terminar el partido".

"Normalmente sé si es horrible desde antes, por ejemplo tuve un esguince grave en enero y lo sentí de inmediato, pero igual me dije 'esto no puede estar pasando, al fin estoy sana'", siguió Serena, que no obstante lo evaluará el lunes para ver cómo evoluciona.

Su camino hacia la décima final del US Open se abrió con la eliminación de las dos primeras sembradas de su lado, con Wang derrotando de la campeona de Roland Garros, Ashleigh Barty, y la subcampeona de 2016 Karolina Pliskova también cayendo en octavos.

Williams, que también ha luchado contra lesiones de rodilla y espalda esta temporada, insiste en que una ruta teóricamente más fácil hacia el título no cambiará su enfoque en Nueva York.

"No puedo permitirme mirarlo de esa manera", señaló. "Las chicas que enfrento generalmente no juegan así contra otras jugadoras, por lo que tengo que ser la mejor, ya sea contra la segunda sembrada, la número uno o la 80".

- Dulce y asombroso -

Williams ganó su primer título de Grand Slam hace 20 años en Estados Unidos, pero la octava del mundo siente aún que tiene gasolina en el tanque de su carrera.

Y busca su primer gran título desde que ganó en Australia en 2017.

"Siempre dije que un día me levantaría y diría: 'se acabó'. Ese día aún no ha llegado para mí", indicó.

"Sigo jugando muy bien al tenis. Miro por ejemplo a Roger (Federer), como hoy todavía es increíble. Su juego es asombrosamente bueno, así que no hay razón para que no esté ahí fuera demostrando sus capacidades, lo mismo por mi".

Williams también se refirió a las escenas emotivas que siguieron al enfrentamiento del sábado en la tercera ronda entre la vigente campeona Naomi Osaka y Coco Gauff, de 15 años de edad, en un partido que calificó de "el futuro del tenis femenino".

Osaka, que derrotó a Williams en una tempestuosa final de 2018, eclipsada por una controvertida penalización impuesta por el juez de silla Carlos Ramos contra la estrella estadounidense, consoló a Gauff tras infligirle una dura derrota a la joven prodigio.

"Me pareció tan dulce y asombroso", estimó Williams, que intervino para tratar de bajar los ánimos cuando el año pasado, durante la ceremonia de entrega de trofeos, los abucheos del público amargaran el momento de gloria de la japonesa.

"En general, trato de ser muy dulce con (mis contricantes) después del partido. Quiero decir, el año pasado obviamente yo no estaba consolando a Osaka, ella me estaba consolando a mí".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.