Saltar al contenido principal

Por motivos de salud, Jair Bolsonaro no asistirá a la cumbre de países amazónicos que propuso en Leticia

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reacciona durante una ceremonia de lanzamiento de políticas públicas contra crímenes violentos en el Palacio de Planalto en Brasilia, Brasil, el 29 de agosto de 2019.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reacciona durante una ceremonia de lanzamiento de políticas públicas contra crímenes violentos en el Palacio de Planalto en Brasilia, Brasil, el 29 de agosto de 2019. Adriano Machado / Reuters

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, declinó su participación en la cumbre de países amazónicos, ya que el próximo 8 de septiembre será sometido a una cirugía para tratar una hernia, producto del apuñalamiento que sufrió en 2018.

Anuncios

El próximo viernes 6 de septiembre de 2019 se cumplirá un año del atentado con arma blanca que sufrió el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Dos días después del aniversario, el mandatario se someterá por cuarta vez a una intervención quirúrgica para tratar una "hernia de incisión" causada por el apuñalamiento que le propinó un manifestante en Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais, en el sureste del país, durante un mitin previo a las elecciones presidenciales que ganó.

Debido a esta cirugía, Bolsonaro decidió no participar en la cumbre que él mismo convocó en la ciudad de Leticia, en el sur de Colombia, para estudiar junto a sus homólogos sudamericanos alternativas que sirvan para prevenir nuevos incendios forestales en la Amazonía y promover el desarrollo sostenible en la región.

"Por recomendación médica, el presidente necesitará iniciar una dieta líquida el próximo viernes 6 de septiembre, lo que hace inviable su viaje a Leticia", aseguró el portavoz de la presidencia brasileña, Otávio Rêgo Barros, en conferencia de prensa.

Debido a su ausencia por este motivo de salud, el mandatario baraja dos opciones según su portavoz: enviar un funcionario de alto nivel en su lugar para abordar la cumbre a la que invitó a los mandatarios de toda la región, exceptuando al presidente venezolano, Nicolás Maduro, o aplazarla dada la relevancia que tiene para él este encuentro.

El segundo escenario parece tomar más fuerza. Pero de momento no hay una decisión concreta frente a esta reunión, que fue anunciada por el propio Bolsonaro la semana pasada tras el encuentro que sostuvo con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, en la capital Brasilia, y que fue programada para realizarse en la ciudad colombiana de Leticia.

Bolsonaro y su deseo de mostrarle al mundo que le interesa el medio ambiente

Es poco usual que el presidente ultraderechista organice iniciativas ambientales, pero ha estado expuesto a una alta presión desde que iniciaron los devastadores incendios en la Amazonía brasileña, donde en 2019 se han registrado 46.825 focos de incendio, un 11 % más respecto al mismo periodo de 2018.

Por eso, Bolsonaro aseguró este 2 de septiembre que, aunque tiene por delante esta nueva cirugía para la que necesitará al menos diez días de reposo, acudirá el 23 de septiembre a la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU). Según el mandatario, su presencia en Nueva York servirá para poder "mostrarle al mundo" la forma en que Brasil cuida la Amazonía.

Un incendio quema un tramo de la selva amazónica cuando lo limpia un agricultor en Machadinho d'Oeste, estado de Rondônia, en Brasil, el 2 de septiembre de 2019.
Un incendio quema un tramo de la selva amazónica cuando lo limpia un agricultor en Machadinho d'Oeste, estado de Rondônia, en Brasil, el 2 de septiembre de 2019. Ricardo Moraes / Reuters

“Quiero hablar sobre la Amazonía", afirmó el ultraderechista, que ha sido señalado por grupos ecologistas e incluso acusado por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, de haber propiciado las llamas en el mayor tesoro natural de la tierra por abandonar las políticas en favor del medio ambiente.

El mandatario está empeñado en demostrar que él no es el malo del paseo frente a la tragedia que todavía consume a la selva y expresó que pretende "mostrarle al mundo, con bastante conocimiento y con patriotismo", que eso no es así, que sus planes para la conservación del planeta se mantienen y que los incendios, que son recurrentes en agosto y septiembre por la sequía de esa época del año, han sido usados como "excusa" para atacar a su Gobierno.

Indígenas de la tribu Shanenawa bailan durante un festival para celebrar la naturaleza y pedir el fin de los incendios en el Amazonas, en la aldea indígena de Morada Nova, cerca de Feijo, estado de Acre, en Brasil, el 1 de septiembre de 2019.
Indígenas de la tribu Shanenawa bailan durante un festival para celebrar la naturaleza y pedir el fin de los incendios en el Amazonas, en la aldea indígena de Morada Nova, cerca de Feijo, estado de Acre, en Brasil, el 1 de septiembre de 2019. Ueslei Marcelino / Reuters

Así mismo, Bolsonaro hiló uno de sus discursos más recurrentes para defenderse de los ataques de los que ha sido blanco en las últimas semanas: que existen grandes potencias interesadas en "controlar" la Amazonía, para apoderarse de sus riquezas, y así desconocer la soberanía que los países de la región tienen sobre ella.

Los cerca de siete millones de kilómetros cuadrados que abarcan la Amazonía son compartidos por Brasil (que posee casi el 70 %), Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana, Surinam y la Guayana Francesa, este último un territorio de ultramar en poder de ese país europeo.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.