Saltar al contenido principal

De regreso al trabajo, los parlamentarios británicos intentan evitar un 'Brexit duro'

Los manifestantes pro-Brexit y anti-Brexit con pancartas, se unen en Westminster en Londres, Reino Unido, el 3 de septiembre de 2019.
Los manifestantes pro-Brexit y anti-Brexit con pancartas, se unen en Westminster en Londres, Reino Unido, el 3 de septiembre de 2019. Hannah McKay / Reuters

Los diputados del parlamento británico vuelven hoy al trabajo tras el receso de vacaciones. Entre el cierre previsto para el 9 de septiembre y la posibilidad de un Brexit duro, los últimos días no han sido precisamente de reposo.

Anuncios

El parlamento británico vuelve al trabajo hoy, pese al cierre previsto por el primer ministro y apoyado por la Reina desde el próximo 9 de septiembre y hasta el 14 de octubre y bajo la amenaza de unas legislativas anticipadas hecha por Boris Johnson, en caso de perder una moción para controlar la agenda parlamentaria que será votada esta tarde.

Un grupo importante de parlamentarios conservadores 'rebeldes' podrían apoyar a la oposición que ha organizado este voto con el fin de aplazar nuevamente el Brexit hasta enero y así evitar una salida con o sin acuerdo de la Unión Europea el próximo 31 de octubre, o Brexit duro que promueve Johnson.

Si el primer ministro pierde el control de la agenda este martes, podría convocar a legislativas anticipadas el 14 de octubre, según advirtió de manera anónima una fuente de Gobierno a la agencia AFP. “El primer ministro no quiere una elección, pero eso dependerá de los diputados", aseguró la misma fuente.

De haber comicios el 14 de octubre, eso permitirá “al nuevo primer ministro estar en funciones justo antes de la cumbre europea" del 17 y 18 de octubre en Bruselas, explicó.

Johnson: "Nos vamos el 31 de octubre y no hay ‘pero’ que valga"

La moción necesita de dos tercios de los votos para ser aprobada, pero Johnson cuenta apenas con una mayoría absoluta de un voto en la Cámara Baja. Boris Johnson se dirigirá a los diputados a comienzos de la tarde para luego dejar la palabra a Michael Gove, su brazo derecho y encargado de los preparativos de un Brexit sin acuerdo.

"Nos vamos el 31 de octubre y no hay ‘pero’ que valga", publicó este lunes en un tuit Johnson, quien ya previno que no "quiere una elección" y que no pedirá “aplazar el Brexit a Bruselas bajo ninguna circunstancia”.

El líder ha endurecido el tono e incluso amenazó con una expulsión del partido a los “tories” rebeldes que voten junto a la oposición la moción de esta tarde.

"El primer ministro parece hacer todo lo posible para convocar a elecciones, aunque dice que es la última cosa que desearía” critica una fuente cercana al grupo de conservadores rebeldes.

Johnson en cambio asegura que simplemente quiere mostrar un "frente unido" a Bruselas para no debilitar a Londres en su intento de renegociar el acuerdo de salida tramitado por la ex primera ministra Theresa May y Bruselas. Según él, las posibilidades de acuerdo "han aumentado" las últimas semanas.

Objetivo final, un nuevo referendo

Según la BBC, los diputados que se oponen a una salida sin acuerdo quieren posponer la salida hasta el 31 de enero pero para eso necesitan recuperar el control de la agenda parlamentaria en manos del Gobierno y para ello, han convocado este voto.

Una vez controlando la agenda y gracias a una regla llamada "Standing Order 24" (So24), los parlamentarios pueden pedir un debate de urgencia.

Jeremy Corbyn, el líder laborista, no descarta ninguna posibilidad en esta batalla legislativa, incluida una moción de censura en contra del Gobierno. Corbyn está de acuerdo con la convocatoria de legislativas anticipadas “para que la gente decida su futuro”. En ese caso los laboristas harían campaña por un nuevo referendo sobre la pertenencia a la UE.

Varios frentes ante la justicia

Además, el Gobierno Johnson debe responder a varias iniciativas legales que buscan evitar la suspensión del parlamento, decidido la semana pasada.

Este martes, el máximo órgano civil de Escocia debe analizar una solicitud para contrarrestar la suspensión del Parlamento presentada por 75 parlamentarios proeuropeos. La semana pasada intentaron detener la suspensión, pero su apelación urgente fue rechazada.

El Tribunal Superior de Irlanda del Norte, por su parte, debe revisar otra apelación, presentada en nombre de un activista de derechos humanos de Irlanda del Norte, Raymond McCord.

Entre tanto, jueves en Londres, una audiencia se centrará en una acción presentada por la empresaria y activista anti-Brexit Gina Miller y respaldada por el ex primer ministro conservador John Major.

Gina Miller ya había ganado una batalla judicial en el 2017 para obligar al Gobierno, dirigido entonces por Theresa May, a consultar al Parlamento sobre el proceso de retirada.

Artículo adaptado de su versión en francés.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.