Saltar al contenido principal

Italia: así será el nuevo gobierno de coalición con la centro-izquierda

El primer ministro designado de Italia, Giuseppe Conte, llega al palacio presidencial del Quirinale de Roma el 4 de septiembre de 2019.
El primer ministro designado de Italia, Giuseppe Conte, llega al palacio presidencial del Quirinale de Roma el 4 de septiembre de 2019. Quirinale / AFP

El nuevo Ejecutivo estará repartido con 11 ministros del Movimiento Cinco Estrellas y nueve del Partido Democrático, además de contar con una nueva ministra de Interior independiente.

Anuncios

La crisis política italiana llega su fin. Y tiene un claro perdedor: Matteo Salvini. La incertidumbre de las últimas semanas en torno al Ejecutivo de Roma llega a su fin, tras un costoso y trabajado acuerdo entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el progresista Partido Democrático (PD).

El primer ministro italiano, Giusseppe Conte, anunció la lista de los futuros ministros del Gobierno tras reunirse con el presidente de la República, Sergio Mattarella. Resurgido de entre las sombras semanas después de plantear su dimisión y de superar un veto del Partido Democrático durante las negociaciones con el M5S, Conte ha pasado de ser un "títere" a una figura clave para su país.

El Consejos de Ministros estará formado por 11 miembros del M5S y por nueve del centroizquierdista Partido Democrático. El Ministerio de Sanidad caerá en manos de un tercer partido, la formación izquierdista Libres e Iguales. Además, se incluye la figura de Luciana Lamorgese a cargo del ministerio del Interior.

Esta figura tiene un perfil técnico y neutral de consenso. Lamorgese es funcionaria de carrera desde hace varias décadas y trabajó en el gabinete de Interior durante varios años, dentro de gobiernos de centro-derecha y de centro-izquierda.

Luigi Di Maio seguirá también en el Ejecutivo, pero esta vez con una de las carteras más importantes a su cargo, la de Exteriores. El líder del M5S encabezó durante semanas las negociaciones con Nicola Zingaretti, el líder del Partido Democrático. En ellas mantuvo a Giuseppe Conte como figura clave para su Ejecutivo y consiguió imponerse a los deseos de veto del PD.

Los socialdemócratas del PD se hicieron con dos de las cinco carteras importantes. La de Defensa la ocupará Lorenzo Guerini, un cargo que en el anterior Ejecutivo formado por el M5S y la Liga estaba en manos de los antisistema, y la de Economía, Roberto Gualtieri, también del PD. Alguien fundamental para dar credibilidad a la maltrecha economía italiana frente a Bruselas y el FMI.

La tarea de ponerse de acuerdo ante un 'enemigo común'

Los dos partidos que hoy formaron gobierno eran enemigos acérrimos hace tan solo mes y medio. El M5S llegó a Italia precisamente para terminar con lo establecido y la política clásica, representada en el Partido Democrático de Matteo Renzi. Pero les ha unido su animadversión y terror hacia el poder acumulado por Matteo Salvini y sus planes de llegar al Gobierno.

La cuestión ahora es saber si esta unión ante el 'enemigo común' podrá asegurarles un Gobierno duradero y sin convulsiones. De momento, el otoño que se aproxima para Italia es fundamental de cara a aprobar los presupuestos para 2020, de rendir cuentas con la Unión Europea y de llevar a cabo las reformas que Di Maio lleva reclamando meses, como reducir el número de parlamentarios.

¿Se puede dejar atrás a un popular Matteo Salvini?

Otro de los retos del nuevo Ejecutivo italiano es saber si se puede acabar con la política migratoria y populista perpetrada durante este año por el ya exministro de Interior, Matteo Salvini. Los postulados de los dos nuevos socios de Gobierno están contra esto, pero la popularidad de la que goza Salvini por su forma de actuar es enorme.

El Gobierno se tendrá que enfrentar a la dicotomía de o revertir de forma drástica todas las políticas ultraderechistas de Salvini en materia de migración y seguridad fronteriza, con el riesgo de provocar una importante controversia política, o de realizar reformas moderadas.

Salvini pasa ahora a la sombra como líder de la oposición, algo que le dará menos visibilidad mediática, pero que también le puede dar fuerza para atacar a un Gobierno del que ya no es parte y que, si se observa cierta inestabilidad, se podrá aprovechar.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.