Saltar al contenido principal

Liberados siete tripulantes del petrolero británico retenido por Irán

El barco Stena Impero detenido frente a las costas de Irán.
El barco Stena Impero detenido frente a las costas de Irán. Nazanin Tabatabaee / Reuters

El barco Stena Impero fue capturado por la Guardia Revolucionaria iraní a su paso por el estrecho de Ormuz con 23 marineros a mediados de julio y deterioró significativamente las relaciones entre Irán y el Reino Unido.

Anuncios

Siete miembros de la tripulación del petrolero británico Stena Impero fueron liberados de su confinamiento por la Guardia Revolucionaria de Irán por aparentes motivos de salud. La captura de este buque y sus 23 marineros por las autoridades iranís generó una crisis diplomática entre Irán y el Reino Unido, así como un aumento de la tensión en el golfo Pérsico.

Las autoridades iraníes justificaron la captura del petrolero el pasado 19 de julio en que había violado las normas de navegación en el estrecho de Ormuz, un supuesto que tanto Londres como la naviera niegan.

A bordo del barco de propiedad sueca se encontraban 18 indios, tres rusos, un filipino y un letón, pero el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores iraní,    Abbas Mousavi, no quiso detallar quienes eran los liberados. Aunque si se atrevió a asegurar que puede que pronto salgan de Irán y regresen con sus familias.

"No tenemos ningún problema con la tripulación y el capitán. El problema son las violaciones que cometió el buque", dijo Mousavi.

Irán aseguró en su día que la captura se debía a que el petrolero no respetó las normas de navegación, ya que se dirigía a un puerto saudita y cambió de repente su rumbo al pasar por el estrecho de Ormuz. Teherán comunicó, en su día, que su misión es investigar lo ocurrido, mientras, los miembros restantes “permanecerán en el barco hasta que finalice la investigación”.

"Vemos esta comunicación como un paso positivo en el camino hacia la liberación de toda la tripulación restante, que siempre ha sido nuestra principal preocupación y enfoque", aseguró Erik Hanell, presidente y director ejecutivo de Stena Bulk, propietaria del barco.

Una patrulla costera de la Guardia Revolucionaria iraní se dirige hacia el Stena Impero que permanece inmóvil al fondo, frente a las costas de Irán.
Una patrulla costera de la Guardia Revolucionaria iraní se dirige hacia el Stena Impero que permanece inmóvil al fondo, frente a las costas de Irán.

La incautación del petrolero iraní Adrian Darya 1 exacerbó las tensiones entre Teherán y Occidente que han estado creciendo desde que Estados Unidos renunció el año pasado a un acuerdo internacional que frena el programa nuclear de Irán y volvió a imponer sanciones económicas.

Este barco estuvo retenido en Gibraltar por varias semanas, hasta que el primer ministro del peñón, Fabián Picardo, decidió liberarlo. Las causas por las que se detuvo a este barco eran las sospechas de que se dirigiese hacia Siria para suministrar crudo a los aliados gubernamentales, algo que está prohibido.

Su liberación fue también muy controvertida porque Picardo hizo caso omiso de las advertencias de Estados Unidos para que continuase reteniendo al barco. Tras su liberación se dirigió hacia el puerto de El Pireo, en Atenas. Pero le fue negado el acceso. Ahora lleva varios días sin emitir señal y se teme que esté rumbo a Siria.

Ormuz, un estrecho cargado de tensiones

El estrecho de Ormuz es uno de los puntos clave del planeta en el comercio internacional, ya que por sus aguas discurre un gran número de barcos cargados de petróleo que después inician su camino hacia Europa a través del paso por el mar Rojo y el canal de Suez.

Debido a la profunda enemistad entre Arabia Saudita e Irán por controlar la zona, siempre se consideró un punto caliente. Además, la creciente enemistad entre la República Islámica de Irán y el Ejecutivo de Donald Trump ha empeorado la situación.

Varios buques mercantes internacionales fueron atacados en Ormuz este año en incidentes que han sacudido el comercio mundial de productos básicos. Washington culpa a Irán, que niega la acusación.

La Guardia Revolucionaria dijo que recientemente su armada detuvo también a siete buques de arrastre con 24 tripulantes extranjeros cerca de la desembocadura del Golfo por pescar demasiado cerca de la costa de Irán.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.