Saltar al contenido principal

La guardia costera de Irán incautó un petrolero y detuvo a su tripulación compuesta por filipinos

El barco de bandera británica Stena Impero fue detenido por Irán en julio. En la imagen, el buque se encuentra en algún punto en la costa de Bandar Abbas, Irán, el 22 de agosto de 2019.
El barco de bandera británica Stena Impero fue detenido por Irán en julio. En la imagen, el buque se encuentra en algún punto en la costa de Bandar Abbas, Irán, el 22 de agosto de 2019. Nazanin Tabatabaee / WANA vía Reuters

Según la televisión estatal iraní, el bote incautado transportaba combustible de contrabando en el Golfo Pérsico. Irán se enfrenta al fenómeno del comercio ilegal de combustible en un momento en que las tensiones en la región van en aumento.

Anuncios

Las autoridades iraníes detuvieron a un bote remolcador cerca al Estrecho de Ormuz y arrestaron a su tripulación, compuesta por 12 ciudadanos filipinos. De acuerdo con el reporte de la televisión estatal de Irán, que no indica qué bandera ondeaba la embarcación, se sospecha ésta estaba transportando cerca de 284.000 litros de diesel.

“Los guardias costeros de la Provincia Hormozgan se dieron a la tarea de incautar un bote extranjero en el Estrecho de Ormuz”, reportó el general Hossein Dahaki, comandante de la Guardia Costera de la Provincia Hormozgan. “Este bote extranjero tenía una tripulación de 12 filipinos y todos fueron arrestados. Este estaba 283.900 litros de combustible de contrabando, los cuales han sido confiscados y entregados a las autoridades judiciales”. El general añadió que el valor estimado del combustible incautado es de cerca de tres millones de dólares.

El combustible iraní es uno de los más baratos del mundo debido a los subsidios. Esa condición ha ocasionado que el país se enfrente a un fenómeno creciente de contrabando hacia los países vecinos y hacia las naciones árabes del otro lado del Golfo Pérsico.

El control del Golfo Pérsico en una época de tensiones

Esta nueva incautación ocurre un día después de que Irán liberara a siete miembros de la tripulación del Stena Impero, detenido desde julio por la Guardia Revolucionaria Iraní y acusado de “violar reglas marítimas internacionales”. Cuando fue incautado, el buque de bandera británica también cruzaba por el Estrecho de Ormuz.

La zona es foco de tensiones desde que Estados Unidos se retiró unilateralmente en 2018 del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015. Desde entonces, el gobierno de Donald Trump volvió a imponer sanciones contra Irán y recrudeció la presión contra sus mercados. En mayo, Estados Unidos amenazó con sanciones a un grupo de países si continuaban comprando crudo a Irán y en paralelo trasladó el portaaviones USS Abraham Lincoln al Golfo.

Desde entonces, el control del corredor más importante del mundo para el transporte de petróleo está radicalmente dividido.

Irán y el control del contrabando de combustible en el Golfo

A pesar de que el gobierno impulsa estrategias de exportación de gasolina a través de su bolsa energética, algunos reportes iraníes indican que cerca de 10 millones de litros de combustible son contrabandeados a diario. Por eso se ha vuelto frecuente que las guardias costeras incauten buques constantemente.

La semana pasada, las ventas en la bolsa de Intercambio de Energía de Irán (IRENEX) alcanzaron un récord de 72 millones de dólares para exportaciones a países vecinos.

Con Reuters y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.