Saltar al contenido principal

El papa alza la voz contra la corrupción y el favoritismo desde misa en Madagascar

El papa Francisco antes de la misa dominical en Antananarivo, Madagascar, el 8 de septiembre de 2019.
El papa Francisco antes de la misa dominical en Antananarivo, Madagascar, el 8 de septiembre de 2019. Yara Nardi / Reuters

El sumo pontífice aprovechó la ceremonia religiosa que ofreció en Madagascar para alzar su voz contra el favoritismo y la corrupción, y llamar al respaldo de los más necesitados en esa nación africana.

Anuncios

Ponerle un alto al favoritismo y la corrupción, ese fue el mensaje que elevó el papa Francisco durante la misa que ofreció ante cientos de feligreses en la capital de Madagascar en el marco de su viaje apostólico a esa nación africana.

Según lo dicho por el sumo pontífice, la sociedad no puede continuar “de brazos cruzados” ante los permanentes pisoteos contra la dignidad de los más pobres que, a diario, luchan por sobrevivir en medio de las adversidades.

Tras el emotivo encuentro religioso en el que grupos de jóvenes reafirmaron su fe, el máximo jerarca de la Iglesia Católica reiteró que la esperanza es la base del progeso entre las comunidades.

El ajuste de las prioridades sociales encaminadas a la satisfacción de las necesidades básicas de los pueblos marginados justamente en Madagascar, nación que figura en el listado de los territorios más pobres a nivel global, fue otro de los mensajes más punzantes enviados por el papa.

De acuerdo con las cifras del Índice de Desarrollo Humano (IDH), en Madagascar al menos el 70% de los habitantes vive con poco menos de dos dólares por día, panorama que coincide con el reportado por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que indica que existe un alto nivel de desnutrición infantil en la mayoría de los niños de entre cero y cinco años.

En la homilía masiva que ofreció ante miles de personas, apenas días después de aplaudir el Acuerdo de Paz en Mozambique en la visita religiosa que realizó allí, el religioso argentino de 82 años instó a los fieles a derribar las “idolatrías” que conllevan a ubicar en el centro las pujas independientes por el enriquecimiento, que dejan de lado el bien común.

Francisco lamentó la que califica como “carrera por la acumulación” que viven los adultos en esta década, ya que, a su juicio, esta conducta exacerba el egoísmo, las inseguridades y la búsqueda insaciable de las “glorias humanas” para llenar los vacíos del corazón.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.