Saltar al contenido principal

Renuncia ministra británica de Trabajo: quinto revés para Boris Johnson en menos de una semana

Boris Johnson era secretario de Asuntos Exteriores cuando Amber Rudd era ministra del Interior, en diciembre de 2017.
Boris Johnson era secretario de Asuntos Exteriores cuando Amber Rudd era ministra del Interior, en diciembre de 2017. Andy Rain / EFE

Con su dimisión, la ministra de Trabajo, Amber Rudd se solidarizó con los 21 diputados conservadores expulsados por apoyar el veto a la salida del Reino Unido de la Unión Europa sin acuerdo. Es la segunda renuncia ministerial en menos de una semana.

Anuncios

El primer ministro británico, Boris Johnson, acumuló este sábado 7 de septiembre su quinto revés político en menos una semana.

El más reciente episodio lo protagonizó hoy su ministra de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, quien renunció a su cargo a manera de protesta por lo que considera un acto de “vandalismo político”, tras la expulsión de 21 diputados conservadores de su partido.

Con una carta publicada en su cuenta de Twitter, Amber Rudd, quien también lideraba el Ministerio de la Mujer y la Igualdad, se despidió de su cargo, no sin antes lanzar fuertes críticas al sucesor de Theresa May.

Para la exfuncionaria, el Gobierno de Boris Johnson “está gastando mucha energía preparándose para un “no acuerdo”, pero no he visto el mismo nivel de intensidad en aras de buscar un diálogo con la Unión Europea, que nos ha pedido un plan alternativo sobre la salvaguarda irlandesa”.

Por eso, dijo, no cree que “dejar (el bloque) con acuerdo sea el principal objetivo del Gobierno”.

En su escrito, Amber Rudd también tildó de “asalto a la decencia y a la democracia” la expulsión de sus colegas conservadores, por lo que también decidió dimitir a su partido.

Tras conocerse la noticia, el exministro de Justicia, David Gauke, calificó en un tuit de "valiente" la decisión de Rudd y resaltó que seguramente "no ha sido fácil" para ella salir del Gobierno.

Por su parte, el líder del Partido del Brexit, el antiinmigración Nigel Farage, se preguntó en un tuit por qué el primer ministro ha otorgado puestos ministeriales a proeuropeos, como la saliente ministra de Trabajo.

Entre los expulsados hay figuras destacadas del partido, entre ellas el veterano diputado Kenneth Clark, considerado "el padre de la cámara" de los Comunes, y Nicholas Soames, nieto del ex primer ministro Winston Churchil y con más de 25 años de servicio público.

Una semana nada fácil para Boris Johnson

Para el líder del gobernante Partido Conservador, la que termina es una semana para el olvido. Dos renuncias ministeriales y varios golpes propinados por el Parlamento británico, agudizaron una profunda crisis que inició hace pocos días con la orden de suspensión del Legislativo.

El “premier” decidió suspender las sesiones parlamentarias a partir de mediados de septiembre, lo que enfureció a una buena parte de los conservadores y a los partidos de la oposición, y le significó una serie de represalias en Westminster.

El 3 de septiembre, la oposición y 21 diputados "tories" se alinearon para tomar el control de la agenda parlamentaria, reservada al Ejecutivo, y consiguieron tramitar la ley que veta un "divorcio" duro de la Unión Europea.

Apenas un día después, los diputados aprobaron una nueva pieza legislativa que obligará al primer ministro a pedir la extensión de la fecha de salida de Reino Unido. Además, le vetaron al mandatario la posibilidad de convocar elecciones anticipadas el próximo 15 de octubre.

Si no lo hace, como lo ha dejado claro con su célebre frase de que preferiría estar "muerto en una zanja" antes que pedir un retraso, la oposición británica –e incluso algunos de los “tories” expulsados, no descartan acudir a la Justicia.

El cuarto golpe, y no precisamente de carácter familiar, lo propinaría su hermano menor Jo Johnson. El más joven de los primeros cuatro hijos de Stanley Johnson, el patriarca del clan, renunció como secretario de Estado de universidades del Gobierno por una "tensión irresoluble" entre sus "lealtades familiares y el interés nacional", debidas a que, a diferencia de Boris, él se opone al Brexit.

El quinto revés es la renuncia de la jefa de la cartera laboral. Sin contar con que las manifestaciones se han vuelto el pan de cada día en el Reino Unido, tanto de quienes apoyan el Brexit, como de quienes se oponen a una salida y más si es abrupta.

Un anti-Brexit y un pro-Brexit protestan frente al Parlamento de Londres, en Gran Bretaña, el 5 de septiembre de 2019.
Un anti-Brexit y un pro-Brexit protestan frente al Parlamento de Londres, en Gran Bretaña, el 5 de septiembre de 2019. Henry Nicholls / Reuters

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.