Saltar al contenido principal

Reino Unido: ¿por qué se permitió la suspensión del Parlamento en un momento decisivo?

Un trozo de papel con la palabra "silenciado" se ve en la silla del dimisionario portavoz de la Cámara de los Comunes, John Bercow, en protesta por la suspensión del Parlamento, en Londres, Gran Bretaña, el 10 de septiembre de 2019.
Un trozo de papel con la palabra "silenciado" se ve en la silla del dimisionario portavoz de la Cámara de los Comunes, John Bercow, en protesta por la suspensión del Parlamento, en Londres, Gran Bretaña, el 10 de septiembre de 2019. Angela Rayner vía Reuters

El Gobierno de Boris Johnson suspendió el Parlamento británico. Serán cinco semanas previas al Brexit en las que los diputados no podrán ejercer sus funciones. ¿Se trata de un golpe a la democracia o un derecho del gobernante?

Anuncios

Este 10 de septiembre se materializó en Londres la orden del primer ministro británico Boris Johnson de suspender el Parlamento hasta el 14 de octubre, una medida que ha causado revuelo a lo largo y ancho del país y que ha sido calificada por muchos de antidemocrática o incluso tildada de "golpe de Estado".

"Es un delito contra el proceso democrático y los derechos de los Parlamentarios como representantes del pueblo", dijo el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, quien ha abanderado el papel de contrapeso de las decisiones del Gobierno en el proceso del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Captura de pantalla de un video que muestra al primer ministro Boris Johnson después de que el Parlamento británico votara en contra de adelantar las elecciones generales. Londres, Reino Unido, el 9 de septiembre de 2019.
Captura de pantalla de un video que muestra al primer ministro Boris Johnson después de que el Parlamento británico votara en contra de adelantar las elecciones generales. Londres, Reino Unido, el 9 de septiembre de 2019. Reuters

Pero ante la incredulidad o el rechazo de muchos, en la política británica la suspensión del Parlamento, o "prórroga parlamentaria" como se le conoce oficialmente, es un derecho que tiene cada primer ministro al inicio de su legislatura y que puede solicitar para poder preparar y presentar su plan de Gobierno.

La prórroga parlamentaria debe contar con el visto bueno de la reina. Por ello, Isabel II otorgó su consentimiento el pasado 28 de agosto, algo que le supuso una lluvia de críticas. Y es que a pesar de que la reina podría haberse negado a la petición del primer ministro, esto habría supuesto una ruptura con el papel de neutralidad que ha asumido la Corona británica desde que Isabel II relevó a su padre en 1953.

El nuevo primer ministro, quien asumió el cargo el pasado 24 de julio, asegura que la suspensión del Parlamento se debe a la necesidad de presentar su plan para la nueva legislatura. Una decisión que ha desatado la furia de amplios sectores de la sociedad, así como de múltiples sectores políticos que aseguran que se trata de una clara voluntad del Ejecutivo de querer neutralizar el poder del Parlamento durante la recta final del Brexit.

¿Por qué es tan controversial la suspensión del Parlamento?

Aunque las prórrogas parlamentarias son habituales en Reino Unido y se suelen realizar una vez al año, el revuelo desatado por la presente tiene que ver con las afectaciones que pueda tener respecto al Brexit. Desde que inició este proceso en junio de 2016, ha dividido profundamente a la sociedad británica y a sus políticos entre aquellos que defienden fervientemente la salida del bloque y los que instan por la permanencia.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La suspensión del Parlamento influirá de forma directa en el rumbo del Brexit debido a que tendrá lugar a pocos días de la fecha fijada para el divorcio, el 31 de octubre. Durante esos días el Parlamento no podrá celebrar debates ni votaciones y los proyectos de ley en proceso de ser aprobados quedarán suspendidos.

Otro hecho que ha hecho enfurecer a la opinión pública es la duración de la prórroga: cinco semanas, un tiempo considerablemente más largo de lo habitual para este procedimiento. Iniciando el 10 de septiembre y terminando el 14 de octubre, el Parlamento estará de regreso a tan solo 15 días del 31 de octubre, un margen reducido para que los parlamentarios puedan maniobrar ante las decisiones que el Gobierno tome sobre el Brexit.

Calendario que muestra los días en que el Parlamento británico estará suspendido a petición del primer ministro, Boris Johnson.
Calendario que muestra los días en que el Parlamento británico estará suspendido a petición del primer ministro, Boris Johnson. France 24

La mayoría de los diputados británicos aboga para que, de realizarse, la salida del Reino Unido de la UE se haga de una forma ordenada y habiendo acordado con Bruselas una pauta de salida, esquivando lo que se conoce como un Brexit 'duro', es decir una salida abrupta del bloque, puesto que podría sumir a la economía británica en una fuerte recesión.

Pero Boris Johnson sigue defendiendo a capa y espada que el Brexit se debe materializar el antes del 31 de octubre a cualquier costo y como sea.

Por el momento, lo único que aleja ese escenario es la reciente aprobación de una ley que obligaría a Boris Johnson a pedir una prórroga de la fecha de salida de la Unión. ¿El Gobierno se atreverá a saltarse el dictamen de la ley? ¿Los diputados tendrán tiempo de frenarlo? El tortuoso camino del Brexit sigue en el telar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.