Saltar al contenido principal

Bahamas: sube a 50 la cifra de muertos por el paso del huracán Dorian

El personal de la Policía de Bahamas retira los cuerpos recuperados en un vecindario destruido a raíz del huracán Dorian en Marsh Harbour, Gran Ábaco, Bahamas, el 9 de septiembre de 2019.
El personal de la Policía de Bahamas retira los cuerpos recuperados en un vecindario destruido a raíz del huracán Dorian en Marsh Harbour, Gran Ábaco, Bahamas, el 9 de septiembre de 2019. Loren Elliott / Reuters

Las autoridades aseguran que el halo de destrucción que dejó la tormenta a su paso por las islas de Gran Bahama y Ábaco fue enorme y no se descarta que la cifra de muertos aumente de forma considerable.

Anuncios

La cifra de muertes provocadas por el huracán Dorian en Bahamas aumenta. Autoridades policiales confirmaron que el número de fallecidos ascendió a 50 este 10 de septiembre, pero las cifras aumentarán con toda probabilidad porque cada hora se rescatan cadáveres de entre los escombros de los edificios de las islas de Ábaco y Gran Bahama.

La escena de destrucción en Ábaco es prácticamente total. Allí el 90% de las infraestructuras y edificios de la isla quedaron dañados o totalmente destruidos. Esta situación la sufren en especial los barrios más pobres y marginales, varios de ellos habitados por inmigrantes haitianos, que en muchos casos quedaron totalmente reducidos a montañas de escombros, donde probablemente se encuentren más víctimas.

Anthony Ferguson, comisionado de la Policía en Bahamas, precisó los desaparecidos se cuentan por miles. Por lo que, según la agencia EFE, varios medios locales han estimado que el número de víctimas mortales podría ascender hasta 3.000.

Casi 10 días después de que el huracán hubiese tocado tierra en el archipiélago, el 1 de septiembre, las escenas no dejan de ser desoladoras y los entierros masivos son la imagen más repetida.

Un cartel advierte a los posibles merodeadores de que si entran a saquear se les disparará. En la ciudad de Marsh Harbour, isla de Ábaco, Bahamas.
Un cartel advierte a los posibles merodeadores de que si entran a saquear se les disparará. En la ciudad de Marsh Harbour, isla de Ábaco, Bahamas. Loren Elliott / Reuters

Según las estimaciones del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, unas 70.000 personas necesitan comida y refugio. Los sobrevivientes que lograron evitar la muerte perdieron, en muchos casos, todo lo que tenían. Ahora la prioridad está en evitar que se propaguen enfermedades en la isla y que estas personas queden desatendidas.

"Las personas están preocupadas por su próximo paso, pero también por cómo obtendrán ingresos y cómo serán sus vidas en el futuro", aseguró Jenelle Eli, una portavoz de la Cruz Roja, que está ayudando en la zona.

Las islas más afectadas fueron las dos situadas más al norte, las turísticas Gran Bahama y Ábaco. Las zonas afectadas no estaban densamente pobladas, ya que se calcula que entre las dos apenas suman 50.000 habitantes, pero aun así la cifra de muerte se prevé elevada.

Evacuaciones lentas y cargadas de polémica

Las evacuaciones hacia la isla donde se sitúa Nassau, capital de Bahamas, se están produciendo de forma lenta y desordenada según denuncian algunos políticos y ciudadanos de Ábaco. No se descarta construir campamentos de grandes dimensiones para albergar a los refugiados en tiendas de campaña.

De hecho, las denuncias llegan debido a que sin la ayuda internacional la situación sería todavía peor. La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional asignó 2.8 millones de dólares y trasladó suministros de emergencia para 44.000 personas. La Cruz Roja estadounidense también se comprometió a asignar dos millones de dólares para las ayudas en las islas. Estados Unidos ha acogido, hasta el momento, a 1.400 personas.

Los residentes de Ábaco son evacuados de la isla en fila en el aeropuerto tras los estragos de Dorian en Marsh Harbour.
Los residentes de Ábaco son evacuados de la isla en fila en el aeropuerto tras los estragos de Dorian en Marsh Harbour. Loren Elliott / Reuters

El exprocurador general de las Bahamas, Alfred Sears, criticó en una carta abierta al primer ministro del país caribeño, Hubert Minnis, por llevar a cabo los rescates de supervivientes de forma "dispar, lenta y discriminatoria".

"Estamos sufriendo aquí y nadie se preocupa por nosotros. Hemos tenido que canalizar la gasolina de los automóviles destruidos para que las personas lesionadas vayan y vengan. No hay comida, ni medicinas, ni agua", aseguró Tepeto Davis, un ciudadano de la isla de Ábaco.

Con AP, Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.